Más de 660 alumnos aún no tienen matrícula en Ñuble

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 08:40 AM 2019-02-12

Siguiendo la tónica de recorrer el país para impulsar el proyecto del Gobierno “Admisión Justa”, la ministra de Educación, Marcela Cubillos,  visitó ayer las Regiones de Biobío y Ñuble, ocasión en la que se reunió con padres y alumnos que no quedaron conformes con la asignación otorgada por el nuevo Sistema de Admisión Escolar.

La gira nacional, criticada por la oposición y tildada de “efectista y propagandística”, la cual ha sido comparada con el despliegue de la cartera para sacar adelante el proyecto “Aula Segura”; tiene para la secretaria de Estado un único objetivo: escuchar a los padres usuarios de este sistema y saber cuál ha sido su experiencia.

“Criticar que una ministra de Educación pueda estar en regiones y se reúna con los padres no procede. La crítica debiera ser hacia cómo se hacían las cosas antes. Hemos confirmado en Chillán lo que hemos visto en cada comuna y reunión. Es un sistema que ha ido poniendo una muralla entre las familias y los colegios; hay papás que han postulado a prekinder y no han podido ni siquiera conocer los colegios durante el proceso de postulación, porque hoy está prohibido hacer difusión y efectuar entrevistas”, afirmó Cubillos.

Otro foco al que quiere apuntar “Admisión Justa” es a reintroducir el mérito a partir de séptimo básico en aquellos establecimientos de excelencia, cuestión que se restringió con la Ley de Inclusión promulgada durante el pasado gobierno de Michelle Bachelet.

“Niños de octavo básico muy talentosos no quedan en los liceos de su preferencia, pese a haber tenido todo el mérito durante su educación básica. Creemos que el sistema debe ser perfeccionado y se le deben introducir mayores criterios de justicia”, sostuvo la ministra de Educación.

Precisamente, una de las apoderadas que se reunió con la autoridad fue Cecilia Cea. Su hija Sofía, quien cursó su educación básica en Pinto, postuló a primero medio en tres colegios de San Nicolás y Chillán que ponen énfasis en la enseñanza de idiomas y no quedó en ninguno.

“Finalmente, tuvo que matricularse en un colegio que tiene copago, y que no posee las características que ella buscaba. Además, durante el proceso, sentimos que faltaba mucha información. Los colegios no sabían si tenían o no cupos en la etapa de regularización, y prácticamente nos cerraban la puerta cuando íbamos a preguntar”, admitió.

Escenario legislativo

Respecto del complejo escenario legislativo que tendrá “Admisión Justa” a partir de marzo en el Congreso, la ministra Cubillos tiene confianza en que lograrán convencer a parlamentarios de oposición.

“Este sistema nunca contó con aprobación ciudadana. Estudios durante la tramitación de la ley de inclusión hablaban que un 93% de las familias quedaba en su primera opción. Queremos que se escuche a los padres en el Congreso, y obviamente, los proyectos sufren cambios durante su tramitación. Entendemos que así como los padres se están juntando con nosotros, también lo están haciendo con sus parlamentarios, y cualquiera que escuche estas historias, entenderá que hay que introducirle cambios al sistema”, dijo Cubillos.

Además de restablecer el mérito a partir de séptimo básico en aquellos establecimientos de excelencia para el cien por ciento de las vacantes, dejando un 30% para alumnos prioritarios; el proyecto del Gobierno busca también que los establecimientos de especialización temprana cuenten con procesos propios de selección; se amplíe la priorización de hermanos a niños que viven bajo un mismo techo; se pueda aumentar el porcentaje de alumnos vulnerables que los colegios están dispuestos a recibir y se incorpore una quinta prioridad que reserve un 30% de la matrícula, para que los colegios que lo soliciten puedan admitir sobre la base de criterios objetivos relacionados con su proyecto educativo.

Sin matrícula

El seremi de Educación, Felipe Rössler, informó ayer que en la Región de Ñuble son 665 los alumnos que aún no están matriculados, pertenecientes en su mayoría a prekinder, kinder y primero básico.

Si bien un 90% de los más de 10 mil alumnos que postularon quedaron en alguna de sus tres primeras preferencias; la autoridad local reconoció que hay apoderados que no están conformes con el establecimiento asignado, “Por lo que les estamos buscando alternativas”, expresó.

La cifra incluye también a 120 alumnos de cursos superiores que decidieron no continuar sus estudios.

Actualmente, existen cerca 820 vacantes disponibles en Chillán, 60% de las cuales corresponden a establecimientos municipalizados y un 40% a particulares subvencionados.

“En caso que en una comuna no haya vacantes, como seremía estamos facultados para autorizar la creación de un cupo en el colegio más cercano”, informó Rössler.

Comentarios