Valle Las Trancas contará con red sanitaria urbana

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 12:25 PM 2019-02-10

Todo iba bien, los recursos estaban. Después de diez años de espera el proyecto de agua potable rural (APR) para el Valle Las Trancas se podría concretar. La idea de dar una respuesta definitiva al absoluto descontrol que existe en la captación de agua por parte de residentes y en especial desde complejos turísticos instalados en las inmediaciones de lo que se conoce como el “Velo de la Novia”, finalmente estaba avanzando en sus etapas burocráticas.


Se había superado el obstáculo de la servidumbre en un terreno del municipio de Chillán para instalar la tubería de aducción. Sólo faltaba el visto bueno de la Contraloría para abordar de una buena vez el gran talón de Aquiles del principal destino turístico de la región de Ñuble, el único de carácter internacional.


Sin embargo, el órgano fiscalizador determinó a fines del año pasado que no se podía ejecutar un proyecto de APR en Las Trancas, por tratarse de una zona urbana. Aparentemente, en el municipio de Pinto, mandante del proyecto, no se dieron cuenta que el área de intervención está definida en el plan regulador seccional de Las Trancas como zona urbana, un instrumento elaborado y aprobado por la propia municipalidad de Pinto.


El proyecto de APR representaba una inversión superior a los $1.900 millones y consideraba 778 arranques, vale decir, 778 inmuebles conectados a la red, lo que daría mayor orden al sistema de extracción y distribución, superando los actuales problemas de escasez en verano, congelamiento en invierno y dispares sistemas de tratamiento (potabilización) que cada usuario realiza.


Actualmente, los habitantes de Las Trancas y los establecimientos turísticos se abastecen gracias a conexiones artesanales a vertientes y otras fuentes.


Incluso la fuente de abastencimiento estaba asegurada, pues el comité de APR había adquirido derechos de aprovechamiento de aguas por 15 litros por segundo en el Velo de la Novia.


El presidente del comité de APR Las Trancas y expresidente de la junta de vecinos, José Muñoz, recordó que tras detectar este error insalvable, del que se enteraron antes de manera extraoficial, fue clave la reunión que sostuvo con el intendente Martín Arrau, el 14 de noviembre, “quien comprendió la necesidad de abordar este tema con celeridad”.


Por ello, Arrau instruyó la conformación de una mesa intersectorial de trabajo integrada por los servicios públicos ivolucrados (Superintendencia de Servicios Sanitarios, Dirección de Obras Hidráulicas, Seremi de Vivienda y Seremi de Bienes Nacionales), el Gobierno Regional, el municipio de Pinto, Essbio y los vecinos de Las Trancas.


Interés de Essbio
“Ya hemos tenido tres reuniones y afortunadamente la solución está bien encaminada, y consiste en la urbanización de Las Trancas con redes de agua potable y alcantarillado para luego entregar el servicio en concesión a una sanitaria, y en este caso Essbio está muy interesada en colaborar y participar”, destaca Muñoz. 


Efectivamente, fuentes de la empresa sanitaria que tiene a las regiones de O’Higgins, Maule, Ñuble y Bío Bío como sus áreas de operación, señalaron que hay interés de la compañía por ser parte de la solución a este problema, incorporando a Las Trancas en su área operacional.


Jorge Ruiz, jefe de la División de Planificación y Desarrollo Regional (Diplade) del Gore, sostuvo que “efectivamente, como Gobierno Regional, estamos participando en una mesa multisectorial en la cual hemos avanzado en este tema”.


El profesional agregó que “se programó una nueva reunión en la cual Essbio presentará una propuesta de desarrollo con fondos propios para fijar un nuevo polígono de abastecimiento para la zona de Las Trancas”.


Urbanización
Y es que el proyecto abarcaría un área mucho mayor que el APR. Según reveló Muñoz, “es mucho más grande, más complejo, es mejor que el original porque no solo considera el agua potable, sino que también una red de alcantarillado de aguas servidas”.


Una urbanización de este tipo requiere, además de las redes, una planta de producción de agua potable y una planta de tratamiento de aguas servidas, y eventualmente, de acuerdo a la topografía del lugar, alguna planta elevadora.


El dirigente sostuvo que “se estima que beneficiará a unas 2.500 casas y cabañas, aún no está definido el detalle, eso es parte del diseño que se va a ejecutar, y que Essbio está interesado en desarrollar”.


Sentido de urgencia
Al respecto, el jefe de la Diplade detalló lo que viene: “Esta presentación sería a fines de febrero. Una vez recibida la propuesta se inicia el proceso de diseño, que en el caso de Essbio, está dispuesta a realizarlo con fondos propios, que es la primera que está manifestando interés en este proceso”. 


“Una vez recibida la propuesta -continuó Ruiz- se debe abrir a la recepción de nuevas propuestas de otras compañías interesadas en presentar propuestas. Por eso, antes de realizar adjudicaciones la Superintendencia de Servicios Sanitarios es la que realizará la apertura a otras ofertas”.


Según Muñoz, se estima que la inversión estimada en la urbanización completa para abastecer los 2.500 inmuebles podría rondar entre los 12 mil y los 16 mil millones de pesos.


“Estamos muy optimistas con lo que se ha logrado, gracias al interés que ha mostrado el Gobierno Regional en este tema, hemos tenido el apoyo de parlamentarios como el senador Víctor Pérez y los diputados Gustavo Sanhueza y Jorge Sabag, y por supuesto del intendente, quien le puso el acelerador a este proyecto”, comentó Muñoz.


En esa línea, Arrau expresó ayer que “queremos avanzar con el máximo sentido de urgencia para mejorar la calidad de vida de los habitantes de Las Trancas, que llevan tiempo esperado una solución y contribuir a potenciarla como destino turístico”.


De hecho, el carácter turístico de esta zona ha sido un elemento clave de la discusión, pues el crecimiento exponencial del número de camas en Las Trancas, que hoy se estima bordea las 3.500, ha sido también un factor del problema, razón por la que los empresarios turísticos habían mostrado su interés en que el proyecto de APR se concretara.


Por ejemplo, el presidente de la Cámara de Turismo de Las Trancas, Eduardo Salinas, destacaba recientemente que el proyecto “solucionará los problemas de abastecimiento que afectan a Las Trancas, como la intermitencia”. En ese sentido, el empresario explicó que ésa es una de las principales limitantes para el desarrollo del destino.
 

Comentarios