Blanca Hermosilla: “El desafío es desescolarizar lo que se escolarizó”

Por: Edgar Brizuela Fotografía: La Discusión 08:35 PM 2019-01-12

“Necesitamos desescolarizar aquello que se escolarizó tempranamente”. Ese es el desafío de la educación parvularia en Chile, sostiene la magíster en Educación chillaneja, Blanca Hermosilla Molina, asesora del Banco Mundial, el BID y la Unicef, además de diversas naciones de América Latina y el Caribe.

La profesional, exalumna del Liceo de Niñas, es absolutamente clara en su diagnóstico. Los niños hasta los seis años no necesitan estar sentados recibiendo información y manejar cuadernos, libros y material didáctico como si estuvieran en la enseñanza básica, sino que la formación inicial debe estar dirigida al juego y que a través de actividades lúdicas sean capaces de aprender y sentar las bases del conocimiento posterior.

La profesional estuvo de paso en Chillán, dentro de su apretada agenda de actividades internacionales, para dictar una serie de seminarios de capacitación para establecimientos del Instituto Santa María de Chillán, San Carlos y San Ignacio.

La idea es que en esos establecimientos se hagan realidad los preceptos del nuevo currículum aprobado por el Estado y que apunta a “desescolarizar a los niños, porque los niños de cuatro años están muy escolarizados, usando materiales, cuadernos e instrumentos que no debieran usar y el nuevo enfoque curricular establece lo contrario, es decir, desarrollar en los niños la felicidad, ser capaces de crecer de desarrollar su pensamiento, de desarrollar sus emociones, pero no pone como foco ni la escritura ni la lectura, sino que la integralidad del niño”, plantea la experta.

-¿Que busca este nuevo currículum?

-Este nuevo currículum fue aplicado para todas las escuelas de Chile y el desafío que tiene es que tenemos que volver a recuperar la infancia; los niños aprenden jugando, no aprenden sentados frente a cinco libros en la mañana. Tienen que volver a recuperar lo lúdico para aprender”.

-¿Este modelo se sustenta en ideas surgidas en otras naciones más desarrolladas?

-Este nuevo currículum es una oportunidad para que Chile recupere la infancia en su esencia, que es el ser y aprender jugando. Es absolutamente acorde con los estándares internacionales, de aquellos países que más han avanzado en temas de la infancia. 

-¿Qué opina de la marcada tendencia de uso de la tecnología, teléfonos móviles por parte de los niños?

-Yo creo que uno no puede ir contra el avance de la humanidad, pero los preescolares no necesitan acceso a tecnología. En términos de entretenimiento, en la mayoría de las salas de Enlace y de tecnología de las escuelas a los niños se les coloca frente a algún programa lúdico para acceder a la tecnología o se les puede relatar un cuento virtual. Pero yo no estoy de acuerdo para nada que un niño menor de seis años esté frente a una pantalla; eso no le hace bien para el desarrollo de su cerebro. Los niños tiene que ser controlados no solamente en el uso de la tecnología, tiene que ser controlados también por sus padres en los programas de televisión que ven, tienen que ser controlados en los libros que ven. Los niños preescolares hasta los seis años absorben todo y necesitan desarrollar su inteligencia, desarrollar su capacidad de abstracción, de síntesis, de movilidad, etcétera y la familia tiene permitir que los niños vuelvan a jugar y que los padres vuelvan a jugar con sus hijos.

-¿Como se logra la desescolarización?

-Volviendo a jugar, volver a aprender jugando. Los niños tienen que aprender jugando y la educación parvularia tiene dos desafíos: que los niños aprendan jugando y eso bajo el enfoque de derechos.

-¿Como ve actualmente la educación chilena? 

-Ningún país de América Latina y el Caribe tiene los avances que tiene este país en términos de la infancia. Ahora, si comparas los otros niveles tampoco hay ningún país que pague con subvención. Entonces tendríamos que entrar a un discusión más compleja. El modelo de privatización que hay en este país extremadamente neoliberal no existe en ningún país de América Latina y el Caribe. Son problemas complejos que están asociados al modelo económico del país. En todos los países en los que yo trabajo, la educación es pública.

-¿Pueden convivir ambos sistemas?

-Creo que se tiene que aprender a convivir con los dos sistema mejorando las brechas de inequidad existentes en el país en términos de resultados de educación. Hay que aprender a convivir y se han dado avances sustantivos en los colegios particulares subvencionados. Por ejemplo, se acabó el lucro. Ese es un tremendo avance. El cofinanciamiento tiene una línea de tiempo. Este país si sigue con el cofinanciamiento generará más inequidad, pues los que pagan van a un lugar y los que pagan otro tanto, van a otro lugar, y los que no pueden pagar van a otro lugar. Eso es una sociedad inequitativa.

-¿Qué le parece el sistema de selección de tómbolas para de acceder a colegios?

-Creo que es un sistema que en su lógica es un buen sistema, pero que hay que revisarlo, para que no ocurran injusticias. Yo no estoy de acuerdo con la selección de estudiantes por establecimientos. Yo creo que todos los chilenos tienen que tener las mismas oportunidades. No podemos estar seleccionando a los estudiantes que tienen las mejores notas para los mejores colegios, a los que tienen las notas regulares para otros colegios y a los que tienen malas notas para otros colegios. Eso es generar una sociedad injusta.

Comentarios