¿Menos es más? Lista de proyectos del nuevo Pladeco cae a la mitad

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Cristian Cáceres 09:45 PM 2018-12-01

En pocos días y antes de que termine el mes, el Concejo Municipal de Chillán será convocado a aprobar el Plan de Desarrollo Comunal (Pladeco), correspondiente al período 2019-2024, que entrega un listado de tareas que deben ser ejecutadas en el sexenio.

El proceso culmina de manera “satisfactoria”, según quienes conocen el documento final, que hasta ahora solo ha sido expuesto a los concejales, que deberán aprobarlo. A la fecha  existe un puñado de personas que han podido acceder a su contenido.

Durante la semana pasada y con el fin de preparar la sesión de validación del documento, elaborado por la Universidad del Bío-Bío, la Municipalidad de Chillán entrevistó a una serie de personalidades de la comunidad que participó activamente en el proyecto,  con el fin de generar el video de cierre, que será difundido y que quedará como muestra evidente de los esfuerzos realizados para sacarlo adelante.

En el camino hubo meses de intenso trabajo, que no estuvieron exentos de inconvenientes, quiebres internos y recomposición de los equipos de la entidad asesora que más de una vez estuvo a punto de ser desafectada.

Por el proceso pasaron más de 10 investigadores universitarios y dos directores de Planificación municipal, además de funcionarios municipales que tuvieron que sacar el plan adelante “a como fuera lugar”, recuerdan ediles.

Una de las cosas que llaman la atención en este Pladeco, es que se trata de un informe mucho más acotado que el anterior, que abarcó los años  2011-2015, en el sentido que contiene una menor cantidad de iniciativas de inversión.

De hecho, el instrumento de planificación que venció el 31 de diciembre de 2015 y que fue extendido hasta ahora, contaba con una matriz de 325 proyectos, contra 167 que tiene el que está en proceso de aprobación, que representa una caída de iniciativas de -48%. 

En algún momento la futura carta de navegación, llegó a tener 288 propuestas, pero luego de un proceso de selección quedaron las que fueran ejecutables en el período, se llegó a las 167 definitivas.

Durante la fase de elaboración el coordinador institucional del ente asesor, Domingo Sáez, manifestó que el Pladeco buscaba ser “realista”, en el sentido de que se postularían iniciativas que puedan efectivamente ser ejecutadas por el gobierno local en el próximo sexenio.

“Acá hay un tema de realismo. La idea es que sea un instrumento de planificación real y concreto. Lo ideal es que contenga cosas de lógica y de desarrollo que se puedan concretar en el tiempo”, destacó el experto de la UBB.

Evaluación

El concejal Patricio Huepe García, presidente de la Comisión Hacienda donde fue analizado el tema, remarcó que “el anterior Pladeco tenía 325 iniciativas, ¿cuántas de esas se ejecutaron efectivamente”. 

Ediles sostienen que el anterior documento no se cumplió satisfactoriamente. En el listado de deudas quedaron el Plan de conservación de calzadas, la reconstrucción del Centro Cívico Plaza de Armas, la actualización del Plan Regulador (que está en nueva revisión), el Plan Maestro de Residuos (que es otra deuda), el desarrollo del Centro Cultural Municipal (recién en licitación), además de piscinas barriales o el tercer acceso a Chillán.

Para el ingeniero comercial es relevante que esta nueva carta de navegación “sea realmente utilizada y no quede guardada en anaqueles municipales”.

Sobre todo, indica que es prioritario que el texto se complemente con otros informes clave de la ciudad como son el Plan Regulador de Chillán-Chillán Viejo (en etapa final de diseño) y una eventual modificación al Plan Regulador de Chillán, que debe hacerse cargo de los problemas que existen respecto de la edificación en altura.

Respecto de la aplicabilidad del anterior Pladeco, la información de la UBB y que manejan los concejales apunta que “no todos los proyectos se ejecutaron, que hubo un alto porcentaje de planes que siguen a la espera de ejecución y que están en esta nueva carta de navegación”, destaca Juan López Cruz.

Termómetro urbano

El arquitecto Claudio Martínez Cerda precisa algunos elementos valiosos del futuro Pladeco, pues incorpora conceptos como “Ciudad amable”, avanza en el reconocimiento de barrios, promueve parques y áreas verdes, energías renovables, además de motivar la generación de medidas contra la contaminación ambiental. 

Para el arquitecto, son temas relevantes incluidos en el documento la actualización del Plan Regulador, la conservación y puesta en valor del patrimonio material e inmaterial, la generación de un Plan de desarrollo turístico, entre otros.

Martínez agrega que este plan da cuenta de “una ciudadanía no solo empoderada, sino que cada vez más consciente de las fortalezas de la ciudad, así como de las amenazas y problemas más urgentes, como es el tema medioambiental, de contaminación, carencia de áreas verdes, la pérdida de identidad Chillán”. 

El profesional enfatiza: “creo que el Pladeco, en esta etapa, es un excelente termómetro de lo que está sintiendo y de lo cual las autoridades deben hacerse cargo de manera prioritaria. Iniciativas activas como la que hemos impulsado (Ñuble Transversal), junto a otras organizaciones civiles, respecto a la necesidad de proteger el patrimonio para que Chillán mantenga las características de ciudad amable, así como la propuesta del eje cívico en Avenida Libertad de la UBB, y otras de carácter cultural, como son los museos y archivos regionales, están muy bien recogidas por el documento. De modo que se va produciendo una coincidencia de criterios, lo que hace posible que nuestros sueños sean algún día realidad”.

Martínez agrega que “ahora viene un gran desafío, hacerlo viable, priorizar,  buscar financiamiento cuando corresponda, hacerse cargo de la urgencias y luego establecer un plan de ejecución a mediano y largo plazo. Estimo además, que debiera haber una unidad de gestión que no sea parte de la burocracia municipal para llevarlo a cabo y gestionarlo, de modo que no quede como muchas veces en el papel”.

Georreferenciación

Un elemento clave de esta carta de navegación es un sistema de seguimiento que permitirá a la comunidad conocer el estado de avance de las 167 iniciativas.

Según indicaron Andrés Acuña, jefe de Proyecto, y Domingo Sáez, coordinador institucional, ambos de la UBB, de acuerdo a las bases técnicas el instrumento de planificación posee un sistema de seguimiento georreferenciado. En particular, el sistema debe considerar diversas capas de información, siendo una de ellas las nueve zonas en que se dividió el territorio comunal, como también las iniciativas de las 12 áreas estratégicas que constituyen la matriz de proyectos y sus respectivas fichas.

La georreferenciación alude a que una iniciativa, en la forma de proyecto, estudio o programa, puede ser localizada en un mapa de acuerdo a sus coordenadas de latitud y longitud, si está adscrita a un punto específico, o bien, a una zona territorial particular. 

Andrés Acuña apunta que “el sistema permite acceder a información básica de la iniciativa como área estratégica a la que tributa, objetivo general, fuente de financiamiento, estado de ejecución, por citar algunas características”.

Este modelo, agrega, podrá ser consultado y el “acceso al sistema de seguimiento estará disponible en la página web de la Municipalidad de Chillán”.

Acuña añade que “lo que hemos señalado siempre es que la ciudadanía podrá acceder al sistema de seguimiento georreferenciado, a través de cualquier dispositivo electrónico con conexión a internet, como un computador personal, una tablet o un smartphone. El sistema no es una aplicación móvil nueva, sino que es compatible con una existente (Google Maps)”.

Domingo Sáez, coordinador institucional, agrega que “el sistema podrá ser utilizado por cualquier ciudadano desde cualquier punto del planeta, solo requerirá un dispositivo electrónico y acceso a internet”.

Precisa que el sistema georreferenciado “es una herramienta clave para el seguimiento del Pladeco, así lo hemos concebido al interior del equipo consultor de la Universidad del Bío-Bío”. 

El compromiso de Secpla, en tanto, es destinar al menos un profesional que mantenga actualizada la información, para garantizar un monitoreo ciudadano en tiempo real. “Creemos que esta es una instancia inédita de transparencia en la gestión municipal, en la que cualquier vecino de Chillán podrá velar por el normal avance de las iniciativas que impactarán positivamente sobre la calidad de vida al interior de su territorio inmediato, y en la comuna como un todo”, remarca Sáez.

Consejo comunal

Pedro Ramos Muñoz, presidente del Colegio de Arquitectos de Ñuble, explica que “es un instrumento de planificación que cobra importancia cuando las obras apuntan al desarrollo de la capital regional”.

Agrega que como el diagnóstico de la UBB reconoce falencias en la ciudad, “es el momento de crear una instancia de profesionalización estable donde se discutan y generen soluciones a corto mediano y largo plazo”.

Para Ramos, en el futuro la fiscalización será un tema estratégico, por lo que será imprescindible “crear una instancia conformada por profesionales, funcionarios y entes sociales que puedan cumplir el rol de seguimiento y cumplimiento de cada etapa que plantea este instrumento de planificación comunal y ser conocidas por la comunidad. Esto puede ser coordinado perfectamente a través de un “Consejo de Desarrollo Comunal”, que tendría que ser creado por la Municipalidad.

Comentarios