“La normativa no debería prohibir siempre la actividad física”

Por: Rodrigo Oses Fotografía: A. Aqueveque 2017-05-29

Los docentes de educación física reconocen que la prohibición los afecta.

2 Torneos escolares podrían suspenderse esta semana por la medida.

La norma contenida en el Plan de Descontaminación Ambiental para Chillán y Chillán Viejo no admite matices. 

En días de preemergencia y emergencia ambiental, no se puede realizar actividad física al aire libre. 

La medida se traduce en la  suspensión de actividades deportivas al aire libre o bajo techo en todos los establecimientos educacionales de la intercomuna, como una manera de proteger a los alumnos de los efectos nocivos de los altos índices de material particulado presentes en el aire.

La norma es impuesta por el Ministerio del Medio Ambiente y el Servicio de Salud y prohíbe las actividades deportivas al aire libre.

Así lo aclaró en su oportunidad el director provincial de Educación, Hernán Álvarez, quien enfatizó que “hasta el momento no hemos recibido ninguna denuncia de no acatamiento en la provincia”.

Si bien las medidas restrictivas han sido acatada en todos los colegios, escuelas y liceos, donde se han suspendido las clases de educación física o Acles -Actividades Curriculares de Libre Elección- y se han readecuado principalmente en actividades lúdicas y relacionadas también a la promoción salud y medioambiente, pero dentro de las salas de clases, los profesores de educación física de Chillán tienen una visión crítica de la estricta y “poco” flexible” normativa. 

“Nos complica”
“La medida nos complica porque en preemergencia y emergencia, no podemos hacer nada en Chillán. Ni siquiera una clase más técnica como girar un pie.

Está mal la normativa, alguien se tomó las atribuciones y aplicó una normativa que no debería existir, porque no es flexible, aquí se corta todo de golpe, se prohibe todo y tenemos a los niños encerrados en la sala”, analiza Samuel Caroca, profesor de atletismo del Colegio Padre Hurtado.

El profesor de educación física y técnico de balonmano del Colegio Concepción, César Villaroel, también sugiere una revisión y mayor flexibilidad.

“Considero que hay que revisar el sistema de medición de contaminación y perfeccionarlo para adoptar una medida radical que prohíbe la actividad física.

Hay una contradicción porque por un lado se prohíbe, pero por otro se sugiere hacer actividad física pero de baja intensidad en la que no se exija el sistema respiratorio. Esta medida nos perjudica porque tenemos que llevar una clase práctica a la aula cuando los índices de sedentarismo y obesidad son altísimos”, sentencia.

Cristian Marchant, profesor de educación física de la Escuela República de Italia concluye : “Este criterio podría discutirse, estamos recién empezando el invierno y ya están las prohibiciones. Creo que en el horario matinal debería haber mayor flexibilidad y realizar una clase suave, más técnica, sin exigencia, porque los niños piden la clase tradicional de educación física, pero la norma es clara”.

Comentarios