Chillán gritó campeón con el último aliento

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Fernando Villa 08:00 AM 2018-11-26

Las grandes hazañas las escriben los grandes héroes.

Y ayer la Selección Seniors 45 años de Chillán, tuvo el suyo en la electrizante final regional disputada en el Estadio del Colegio Quillón bajo un sol abrasador.

El incombustible y veloz Manuel Labrín, fue la figura del combinado de la Región de Ñuble al anotar los dos goles con los cuales Chillán se impuso por 2-1 a San Pedro en el último suspiro del encuentro, desatando un carnaval en la galería andes colmada de hinchas chillanejos.

“Estoy feliz, emocionado, pero esto no es solo mi esfuerzo, sino que de todo el equipo, un grupo unido y humilde, que nunca bajó los brazos. La clave no fui yo, sino que todos los que integramos este grupo. Pero es verdad, he estado en otras instancias finales donde he anotado”, reflexiona Labrín, tras bajar otra estrella del firmamento e instalar a la selección en el Nacional.

Pero ayer no estuvo solo, porque detrás de su potencia y oportunismo, asomó la pausa y creatividad de Ramón “Peraca” Pérez, el trajín del “Fito” Parra, la clase de Valenzuela, la velocidad endemoniada del “Chino” Héctor Esparza y al fortaleza de una defensa liderada por Carlos Parra y Carlos Jara, que solo vaciló cuando San Pedro logró la igualdad.

Es que tras la apertura del marcador a los 34’, por intermedio de Labrín, quien con el arco desguarnecido tras centro de Esparza, anotó el 1-0, Chillán debió soportar la reacción del corajudo elenco sampedrino, comandado por el ex profesional Sergio Salazar.

Los penquistas lograron el empate con un cabezazo de Ramón Cornejo a cinco minutos del final.

Parecía que el campeón se definiría desde los 12 pasos, pero entonces apareció la garra y jerarquía de Chillán, que se repuso a la lesión del portero Miguel Hernández (entró bien Celso Castillo), y comenzó a hilvanar las últimas cargas para cambiar la historia.

En punta Labrín y Esparza, esperaban un asistencia entre línea para romper la poblada defensa de San Pedro, pero fue tras un centro desde la izquierda, que Labrín, iluminado en Quillón, conectó de cabeza, con un gran gesto técnico y derrotó al porteroWashinton Iturra. Golazo. Cuando el partido estaba, literalmente terminado.

Gladiadores

Carnaval azul. Chillán campeón regional con un grupo de gladiadores que sabe de copas.

“La unión del grupo fue lo esencial, aquí no hay figuras, somos todos uno. Ahora esperamos representar bien a la región en el Nacional”, confesó José Luis Franco, DT de Chillán.

“El trabajo que se hizo silenciosamente durante seis meses, debíamos coronarlo con el título. Hicimos el gol en el último minuto. Se lo dedico a mi señora que la estaba pasando mal con su madre. Ahora queremos ir con todo al Nacional y no a pasear”, recalcó Héctor Esparza.

“La humildad del grupo quedó demostrada en esta final. Quizás nos vimos apurados, pero terminamos ganando con justicia a última hora. Le dedico este título a mi familia. Espero que para el Nacional podamos tener el apoyo de las autoridades porque necesitamos pedir las vacaciones para ir y además que tenemos familias”, confesó emocionado Ramón “Peraca” Pérez.

La vuelta olímpica no se hizo esperar ante la hinchada chillaneja que aplaudió a rabiar a los monarcas del fútbol regional.

 

Comentarios