Más allá del DT

Por: Rodrigo Oses 2018-11-19

Rodrigo Oses
html head title/title style type="text/css" /style /head body phtml head title/title style type="text/css" /style /head body/body /html/p /body /html

El fracaso deportivo de un club se comienza a escribir a comienzo de temporada, cuando las decisiones erróneas marcan el descalabro de un plantel mal conformado.

Por eso Ñublense ha convivido con el fracaso en los últimos años. Porque en cada inicio de torneo, el criterio economicista ha imperado para armar planteles profundos. Y ojo, no digo que se invierta necesariamente poco recurso (este año fue la tercera planilla más alta), sino que se invierte, se busca y se contrata mal. En el plantel del 2018 abundaron los defensores y volantes, pero en ataque, la pobreza y falta de calidad era deprimente. Con un Sebastián Varas mermado físicamente y un Marcos Prieto dejando la tienda roja, Ñublense jamás tuvo un goleador de fuste en el área, mucha ventaja para pelear un ascenso.

Los tres refuerzos que llegaron en el segundo semestre, a bajo precio, terminaron sentados en la banca, porque, de seguro, se privilegió el interés económico, a la calidad del jugador.

Esta política imperante ha hecho fracasar a mediano o largo plazo a cuanto técnico ha arribado a la banca de Ñublense, por eso, insisto, más allá del entrenador que arribe, la clave es modificar ese modelo de contratación.

Optimizar los recursos, saber invertirlos en valores que en cada uno de sus puestos, vengan precedidos por buenas campañas, sin lesiones, con ritmo de competencia, con buenos números en la categoría y si es refuerzo extranjero, que venga para sobresalir y ser titular y no para sentarse en la banca.

Ñublense no mejorará si su política de contrataciones, que responde a una gerencia deportiva debilitada y con escaso poder de decisión, o quizás, mucho poder de decisión, trabaja de la mano del entrenador, respetando su criterio para dar con los elementos que mejor podrán plasmar su idea de juego.

Si bien en 15 días se conocerá quién será el nuevo entrenador de Ñublense, si Patrick Kiblisky y su equipo de trabajo no disminuyen el margen de error a la hora de armar los planteles, seguirán fracasando en la Primera B.

Comentarios