El modelo de contrataciones que puede hundir a Ñublense

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 09:30 PM 2018-11-10

“Mientras en Ñublense siga imperando este modelo de contrataciones en el que no llegan los mejores, sino los que están dispuestos a llegar al club sometiéndose a las condiciones que exigen que entren con un solo representante o intermediario, el técnico que llegue va a fracasar. Si no se extirpa ese tumor, Ñublense seguirá fracasando, y aunque llegue José Mourihno, va a fracasar como lo han hecho los últimos técnicos”.

La sentencia la hace un dirigente de Ñublense que ha sido testigo impotente en las últimas temporadas, del modelo de contrataciones que se enquistó en el club y le ha impedido despegar.

La fuente, y otras que han aportado datos claves en reserva, aseguran que si no se erradica esta práctica, el club seguirá viendo mermado su proyecto deportivo.

Es por eso que piden la salida del gerente deportivo Rubén Espinoza, quien cuando llegó a la institución ejercía como representante de jugadores.

“La evaluación de su gestión no es buena. Tenemos una postura al respecto y la vamos a dar a conocer en la reunión de directorio”, recalca Jorge Silva, presidente de la Corporación de Ñublense, que pide la salida del ex jugador de Colo Colo, Universidad Católica y la Selección Chilena.

En la confección de los últimos planteles los entrenadores alzaron la voz para reclamar por el criterio de Espinoza y la nebulosa que rodeaba el fichaje de algunos elementos que arribaban tras negociaciones que incluían la exclusividad de un intermediario ligado al club.

“Eso tiene que cambiar. Se tiene que abrir el espectro de representantes. No puede ser que haya un jugador que tenga que decirle a su representante oficial, ‘sabes, a Ñublense no puedo llegar contigo, sino que debo entrar con el representante que tiene Ñublense’. Seguramente hay ahí un modelo de negocio que tiene el club o lo usan para bajar costos, algo raro hay. Pero hay versiones de jugadores que han contado que así lo tuvieron que hacer para llegar a Ñublense”, revela una fuente que conoce de estas negociaciones y está ligado a la cúpula dirigencial.

Cambio de fondo

Un manager de jugadores, que prefiere mantener su identidad en reserva revela que nunca ha podido entrar al mercado ñublensino con algún jugador. “El problema no es el entrenador que vaya, sino que si no hay un cambio de fondo de la gente que conduce el club en lo deportivo, será muy difícil. Esto será un tema de nunca terminar. Si no se trabaja pro club y se dejan los intereses personales o el negocio, será muy difícil y no va a depender del entrenador ni de los jugadores. La clave es dar con quien es el que arma el plantel, con el entrenador, cómo seduce a los jugadores para que vengan y qué clase de jugadores son los que llegan, bajo qué criterios”, explica.

El excoordinador técnico de los “diablos rojos” entre los años 2004 y el 2007, René Rubio, cree que el modelo de gestión deportiva que instauraron en ese período fue exitoso porque no incluía la presencia de un gerente deportivo.

“En Ñublense no se necesita más de tres personas para trabajar. No se necesita un gerente deportivo. Se necesita una secretaria, un administrativo y un coordinador. En nuestra época éramos tres, no se necesita nada más”, recalca  quien fue clave en armar los planteles en ese período, explotando su conocimiento de la Tercera División y la Primera B.

El ex jugador de los “diablos rojos” y ex técnico de los cadetes, Marcos Sepúlveda,  propone una fórmula para mejorar la gestión deportiva del club.
“Para mí la clave es que puedan llegar distintos representantes al club con sus mejores jugadores, para que el técnico pueda elegir a los que representan su idea y de acuerdo a las pretensiones del club. Acá todos hablan de ganar el título, pero hay que considerar qué quiere el club. Ser campeón, mantenerse o entrar a una liguilla. La idea es que el entrenador se haga responsable de lo que contrata, visado por el gerente deportivo, pero que conozca el medio y la idea del club”, analiza Sepúlveda.

El próximo viernes, en la reunión de directorio de la Sociedad Anónima de Ñublense, podría quedar zanjada la salida del gerente deportivo Rubén Espinoza, aunque hay voces que postulan que su continuidad aún es posible.

Comentarios