Contratos a honorarios son más de 1.000 en el municipio de Chillán

Por: Edgar Brizuela Fotografía: La Discusión 09:15 PM 2018-11-10

Hasta 1.057 trabajadores municipales a honorarios ha tenido el último año la Municipalidad de Chillán, cifra informada por el propio municipio que excede todas las estimaciones realizadas por concejales y las asociaciones de funcionarios de la entidad edilicia.

Pese a la cantidad récord de funcionarios, desde el municipio se postula que aquella está plenamente justificada considerando las innumerables acciones que debe desarrollar en bien de la ciudad y sus habitantes, tema controversial  a nivel del Concejo Municipal.

En las últimas semanas concejales habían alertado sobre la cantidad de personal con contratos a honorarios, lo más precarios del sistema frente a las contrata y planta, al interior del edificio consistorial, anticipando una cifra estimada de 800 personas.

Este número de personas trabajando con vínculos de prestación de servicios suparaba todas las proyecciones,  plantearon ediles. Y algunos, habiendo requerido información interna, se habían encontrado con que algunos directivos reconocían que con “la mitad de los honorarios es posible hacer un buen trabajo”.

Si la Municipalidad, comentó  el concejal Camilo Benavente,  puede operar con la  mitad de ese tipo de personal, “¿cuál sería el motivo para que se sumen cada vez más personas?

Por su parte el concejal Juan López Cruz reclamó que desde Dideco le han asegurado, personal de su confianza, que en en el último tiempo ha llegado una cifra importante de personas que no parecen ejercer una función determinada.

En aras de la claridad y transparencia, lo que proponen concejales es que el alcalde y su equipo de trabajo entreguen un informe pormenorizado de los honorarios, con nombres apellidos y funciones claras.

López agregó que “no se puede permitir que con ingresos que son de la ciudad se abulte eventualmente la planta”.

Los cuestionamientos son múltiples, pues además de la cantidad se da el caso que,  como lo planteó la concejala Brígida Hormazábal, muchos honorarios, que llevan poco tiempo, son priorizados para acceder al sistema de Contrata en desmedro de funcionarios que llevan muchos años en condiciones desmejoradas, pero que sí son aportes reales para la ciudad.

Desde los funcionarios de planta han evitado referirse abiertamente a este tema. Fuentes internas plantean que se deba a que  están en sensibles negociaciones con la Municipalidad con el fin de dar forma a la nueva Planta Municipal que comenzará a regir el año 2020, pero que podría haber estado en funcionamiento desde el 2019 o incluso desde el 2018, si hubiera habido acuerdo entre las partes.

Los números de la controversia

De acuerdo a los antecedentes de la corporación edilicia entregados a LA DISCUSIÓN, “a octubre del presente año el municipio tiene 65 trabajadores a honorarios bajo el régimen Honorarios a suma alzada”.

Además, tuvo 939 funcionarios bajo el concepto de “prestación de servicios programa comunitarios”, que corresponden a personas que han sido contratadas a través de planes específicos que vienen desde entidades estatales.

A todos ellos se suman “finalmente otros 53 que engloban personal a honorarios para ejecutar diferentes convenios”.

La suma invertida en los sueldos de todos los contratos a honorarios, lo que es un insumo fundamental que piden concejales para entender el cuadro completo, “es un cálculo de largo aliento que debemos sacar”.

Desde el municipio chillanejo se advierte que “el número de honorarios crece y baja constantemente. Es importante señalar que dentro de esta cifra, se incluyen hasta las prestaciones de servicios efímeras, que pueden durar un  día (contratación de cualquier servicios o prestación)”.

La entidad edilicia remarca además que “el tema de los trabajadores a honorarios en los municipio es un ‘tema país’  y que se origina por la normal necesidad de los municipios y los organismos del Estado para dar cumplimiento a sus mandatos legales en favor de la comunidad y la institucionalidad necesaria para el país”.

Las cifras del Sinim

Paralelo a los datos entregados por el municipio de Chillán para este año 2018, la Subsecretaría de Desarrollo Regional, a través del Sistema Nacional de Información Municipal (Sinim), registra la cantidad de funcionarios a planta, contrata y honorarios que tiene el municipio.

En 10 años (2008 -2017), el personal de planta pasó de 202 funcionarios a 174, registrando una disminución de -13,8%.

En la misma década, los funcionarios bajo el régimen de contrata aumentaron de 54 a 146, con un incremento de 170%.

En tanto, los trabajadores bajo el sistema de honorarios, en sus distintos tipos, pasaron de 137 el año 2008, a 621 durante el año, correspondiente a un aumento de 353%.

De acuerdo a estas cifras, la cantidad total de funcionarios municipales se incrementó en 139%, pasando de 393 en 2008 (planta, contrata y honorarios) a 941 en 2017.

El número, de acuerdo a los datos entregados por el municipio, aumentaría al contabilizar los honorarios por servicios efímeros contabilizados en la cifra recientemente entregada.

¿Cargos políticos?

Los cuestionamiento del Concejo Municipal, más allá de la legalidad de las contrataciones, que parecieran estar en regla, apuntan a un eventual uso político de estas contrataciones.

No obstante el concejal Camilo Benavente, quien reprocha la excesiva planilla de honorarios de Chillán, concuerda con que se trata de un fenómeno nacional y que “pasa en todos los municipios”.

Sin ir muy lejos, advierten  personeros políticos consultados, tras la pérdida del gobierno por la Nueva Mayoría, muchos funcionarios que cesaron en sus cargos tuvieron que buscar resguardo en comunas pequeñas de esa tendencia política a través de contratos a honorarios.

En el caso de Chillán, el foco de las contrataciones estaría en la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco), que tiene una plataforma importante de servicios.

Ese organismo, con casi 30 programas y media centena de subprogramas, tendría capacidad para sumar funcionarios. Además es en esa entidad donde se materializan programas con recursos estatales, a través de los cuales llegan obviamente honorarios.

Tema país

El ingeniero civil y experto en temas municipales, Luis Díaz Acuña, confirma que este tipo de contratos precarios es utilizado de manera transversal por todos los municipios del país.

El experto remarca que las municipalidades tienen restricciones para contratar personal con el presupuesto normal, el que no puede llegar al 10% de sus ingresos propios.

Pero, a través de programas,  subraya, es posible que llegue una cantidad apreciable de personas “sin que medie concurso ni se conozcan claramente las funciones a las que serán destinadas”.

Para el profesional, el caso honorarios tiene un problema adicional para las corporaciones edilicias, pues aquellos vínculos ya no son tan precarios como se puede pensar.

Al contrario, en la actualidad los tribunales han comenzado a reconocer amplios derechos a los honorarios, de tal manera que en caso de despidos la jurisprudencia están tomando   las normas del Código del Trabajo. Esto implica que en el caso de finiquitos la Municipalidad tiene que entregar millonarias indemnizaciones.

Los contratos a honorarios, plantea el experto, es una materia que debiese ser conocida por el Concejo Municipal, lo que implica la entrega oportuna de informes claros de parte del municipio.

La información, declara Díaz Acuña, puede ser exigido por el Concejo Municipal, organismo colegiado que puede presionar al municipio para que fundamente la selección de su personal.

De esta manera, si el concejo estima que el municipio tiene una planta de funcionarios con vínculos transitorios que no se justifica, pueden incluso bloquear el presupuesto municipal en ese ámbito.

Presupuesto 2019

Justamente, en estos momentos Chillán discute el presupuesto municipal para el año 2019, por lo que podría derivar en que los concejales pidan un estudio sobre los contratos honorarios. Con esto, podrían dar una señal de fuerza para que el tema de contrataciones quede expresamente explicitada en el documento maestro.

Lo que se espera conocer en el corto plazo es cuánto de los más de $33 mil millones del presupuesto 2019 corresponderá a pagos de personal de cada una de los estamentos, y en específico, cuánto dinero se proyecta para honorarios, un segmento que ha ido creciendo paulatinamente y respecto del cual existen aprensiones sobre la cantidad de contratos y montos cancelados. Estimaciones apuntan a que en ese ítem se invierten anualmente $11 mil millones.

Lo que lleva a dudas del Concejo Municipal es que los honorarios son mucho más que la planta definida el 13 de octubre de 1994. Esta la componen unos 261 cargos, pero no todos están completos en la actualidad, donde figuran 174.

Será la Municipalidad la que, como consagra la ley, definirá cuál será el número total de funcionarios que estarán encasillados en esos escalafones de planta y contrata y que tienen permanencia asegurada de largo plazo.

En el caso de la nueva planta municipal, se espera que antes del 15 de noviembre próximo se realice una nueva reunión entre los funcionarios y autoridades alcaldicias con el fin de dar fechas concretas para la formulación del proyecto de planta que debería ser enviado a la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere)  y a la Contraloría en el corto plazo.

Comentarios