Gastos en personal y planta se toman presupuesto 2019

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Cristian Cáceres 08:45 PM 2018-11-03

Hay cifras que no calzan del todo en el presupuesto de Chillán para el año 2019. Las primera exposición de las cifras que manejará la Municipalidad durante el año venidero no dejó conformes a los integrantes del gobierno comunal y tampoco a los funcionarios de la entidad edilicia que buscan mayores certezas.

Puntualmente, uno de los elementos sobre los cuales se requieren mayor información se refiere al de los gastos en personal que tendrá la entidad edilicia, lo que es un ítem que tiene sus complejidades considerando sobre todo los tipos de contratos que mantiene la entidad edilicia.

Con un marco presupuestario del orden de los $33.169.674.000, el gobierno comunal gastará durante el 2019 alrededor de $11.560.778.000 para remuneraciones del personal de planta, contrata, honorarios y personal que se encuentra bajo el régimen del Código del Trabajo.

Lo que se espera conocer de parte de los funcionarios y concejales es cuánta de esa cantidad corresponde a personal de cada una de los estamentos y en específico cuánto dinero se proyecta para honorarios, un segmento que ha ido creciendo paulatinamente y respecto del cual existen aprensiones sobre la cantidad de contratos y montos cancelados.

Además, se esperaba que en el proyecto de presupuesto que presentó el municipio y que está en análisis al interior de la Comisión Hacienda que preside el concejal, Patricio Huepe García, hubiera algunas señales claras respecto de la futura conformación de la planta municipal para el 2020, la cual modelará de mejor manera la relación contractual de funcionarios que se desempeñan en el municipio.

La presidenta de la Asociación de Funcionarios de Planta de la Municipalidad de Chillán, Zoraya Martínez, reclama desde la Municipalidad mayor claridad acerca de la cantidad de fondos que van dirigidos a financiar a personal a honorarios.

La profesional del programa de la Vivienda de Dideco, sostiene que “en la Municipalidad de Chillán existe una sobredotación de personal a honorarios”.

El tema de fondo, es cómo se justifica que en la actualidad existan según sus antecedentes alrededor de 800 personas según esa modalidad, cantidad muy superior a los de planta o contrata.

Además, los honorarios que llegan sin que aparentemente haya concurso de por medio estarían ligados a componentes de tipo político más que técnico, algo que se critica en una entidad como el municipio que siendo capital regional debiera dar ejemplo en este sentido.

Uno de los temas que complica a los funcionarios, plantea Martínez, es que “llega personal a honorarios que rápidamente pasan a contrata y por otra parte personas que llevan años a honorarios y que han demostrado ser un aporte, tienen que ver postergados su ascenso”.

El concejal Camilo Benavente, planteó que “frente a las dudas que han manifestado personal de planta de la Municipalidad necesitamos certezas respecto de los montos que se entregan para cada uno de los estamentos municipales. Necesitamos un municipio robusto y sobre todo técnico que sea capaz de trabajar por la ciudad y el presupuesto que estamos estudiando deja mucho que desear”.

El edil, remarcó que se requiere que el municipio de señales claras respecto del tipo de planta municipal que tendrá en el futuro y que tendrá como objetivo regular de mejor manera el uso de honorarios.

La modificación de las plantas municipales es un tema sensible para la corporación edilicia, sobre todo para los funcionarios, quienes pretenden fortalecer el aparato interno e igualmente acceder a beneficios contractuales y estabilidad a largo plazo.

Actual planta

En el municipio chillanejo, la planta definida el 13 de octubre de 1994 está formada por unas 261 personas, pero no todos los cargos están completos en la actualidad, y por lo tanto, tendrían esa calidad alrededor de 179 personas, por lo que se podrían integrar a ella, en teoría, 182 técnicos y profesionales.

Será la Municipalidad la que, como consagra la ley, definirá cuál será el número total de funcionarios que estarán encasillados en ese escalafón, caracterizado por la titularidad de los cargos y la permanencia en el largo plazo.

De esta manera la corporación podría eventualmente mantener la planta en 261 personas, ampliarla o eventualmente reducirla, todo a partir de sus requerimientos internos. 

Las gestiones para avanzar en los cambios a la planta se están manejando a través de una comisión, conformada por las autoridades edilicias y los funcionarios a través de sus dirigentes.

En el caso de la nueva planta municipal, se espera que antes del 15 de noviembre próximo, se realice una nueva reunión entre los funcionarios y autoridades alcaldicias con el fin de dar fechas concretas para la formulación del proyecto de planta que debería ser enviado a la Subsecretaría de Desarrollo Regional, Subdere y a la Contraloría en el corto plazo.

Lo ideal hubiera sido que el proyecto mencionado hubiera concluido su diseño el 2018, como lo hicieron otras comunas que tienen terreno adelantado en este sentido. Pero se asume que la experiencia de otras municipalidades puede ser usado como referencia para el trabajo que se viene.

“La nueva planta municipal debe comenzar a operar el 2020 y durante el 2019 tenemos que finiquitar todos los aspectos relacionados con la cantidad de funcionarios que tendrá la Municipalidad en planta, contrata u honorarios”, declara Zoraya Martínez.

Ley de plantas 

La ley 20.922 de plantas municipales, señala, es una oportunidad cierta de mejora para el funcionamiento y organización de todos los municipios del país, pues robustecerá los equipos internos “organizando sinergicamente el trabajo e instalando una política de recursos humanos que centre su trabajo en el mejoramiento de las condiciones del trabajador, respetando su carrera funcionaria”.

Además, se espera que el cambio privilegiará el trabajo profesional y técnico de calidad y protegido socialmente, por sobre el trabajo precario que significa la contratación a honorarios.

La dirigente subraya que el mejoramiento “también apunta a terminar con el clientelismo político que tanto daño le hace al servicio público”.

En suma, la ley de plantas deberá generar mejor formas de relación con la comunidad al diversificar su trabajo, entregando mejores soluciones a las múltiples demandas y la eficiencia y eficacia serán indicadores permanente de toda acción.

Según antecedentes que manejan los funcionarios, la Municipalidad, deberá trabajar acorde a los lineamientos de sus planes de desarrollo y según sus planes estratégicos, por lo que todas sus actividades y programas, tendrán que seguir una misma ruta que favorezca a la comuna en general.

En el caso local, resalta Martínez, “el gremio ha sido proactivo en este proceso, al haber enviado al alcalde opiniones e ideas relevantes para nuestro municipio”. 

Según antecedentes surgidos en las negociaciones entre el municipio y funcionarios, 144 personas tendría que contratar la Municipalidad al 2020 para cumplir con los requerimientos asociados a la nueva planta que debe implementar el gobierno comunal.

En la actualidad y restando poco más de un año para que se modifique la orgánica interna, existe una propuesta que están analizando la Municipalidad y la Asociación de Funcionarios de Planta.

La iniciativa, que debe ser afinada en el corto plazo, no establece solamente incorporaciones de personal, sino que además modificaciones en la estructura del gobierno comunal e incrementaría sustancialmente el gasto en remuneraciones.

El informe, que cuenta básicamente con la visión de los funcionarios, no sería del gusto del municipio, pues entre otras consideraciones expone un incremento de grados y un nivel de contrataciones mayores a lo que se podría financiar con recursos municipales, descuidando proyectos de desarrollo urbano que tiene en mente la entidad edilicia.

Con recursos limitados y necesidades urbanas urgentes, se discute internamente si es que es procedente que la planta municipal crezca hasta los niveles planteados por los funcionarios.

Además, está por verse si habrá consenso respecto de la reestructuración de los departamentos municipales, donde se propone crear una Dirección de Recursos Humanos y una subunidad de Carrera Funcionaria; además de dar forma a las direcciones de Desarrollo Económico Local y Fomento Productivo y la formalización de Cultura y Turismo. Se suma la eventual Corporación de Deportes.

En el documento de análisis interno, una de las unidades que más crecería sería Secpla con unos 17 profesionales, Dideco, 15, Obras Municipales, 8 y Aseo, 7, entre otras.

Zoraya Martínez, había señalado previamente que “como idea general, nuestra propuesta de reestructuración considera la subida de un grado para todos los funcionarios, incluyendo hasta el estamento directivo grado 6, planteamiento básico e irrenunciable”.

Para los funcionarios, tal planteamiento revela “una planta municipal atractiva para el estamento funcionario y permitiría una mejor carrera funcionaria para quienes la integren y para quienes serán integrados”.

La creación de nuevos cargos, dependería de la necesidad del municipio de acuerdo a la reorganización del trabajo y del nuevo organigrama relacionado con el diagnóstico municipal ya realizado y deberá eventualmente considerar la reasignación de tareas.

Aumentará el gasto con nueva ley

En el actual proyecto de presupuesto, el gasto en personal llegaría al 35% aproximadamente, pero se cree que con el cambio de Plantas propuesto por los trabajadores, aquel ítem podría llegar a un 42% desde el 2020.

Para los trabajadores, al acceder a mejores condiciones laborales, clima laboral, de infraestructura, sin duda mejorarán su productividad, siendo más eficientes y eficaces concluyendo en un mejor servicio hacia la comunidad.

En todo caso, tal como lo indica la ley, la posibilidad de crear nuevos cargos deberá responder a las proyecciones comunales de desarrollo y por lo tanto la definición de perfiles, debe hacerse acotada a estos requerimientos.

Para el gremio, “con la llegada del Casino Marina de Sol, pensamos que nos permitirá una mayor disposición de recursos para focalizar parte de ellos, al Recurso Humano Municipal, lineamiento principal a considerar en este proceso de reestructuración”.

Pero, desde el municipio se ha remarcado en varias ocasiones que los fondos que llegarán desde el Casino tendría que ser ocupados solamente en obras urbanas y no en cancelar remuneraciones.

Sin duda existen diferencias claras entre las posturas del municipio y de los funcionarios respecto del crecimiento de la planta municipal, tema que debe ser solucionado en el corto plazo para que la reestructuración comience a regir desde el 2020.

Reuniones

El concejal Patricio Huepe, quien preside la comisión Hacienda del concejo señaló que el miércoles 7 de noviembre se reunirán con personeros municipales con el fin de analizar en mayor profundidad el presupuesto de 2019.

Sin duda un tema fundamental a ser abordado es el de los gastos en personal para el año venidero, donde se necesita aclarar las partidas de Planta, contrata y honorarios.
Además, comenzará el detalle de las partidas presupuestarias para los diferentes departamentos. Un tema que preocupa es Salud que bajará respecto de este año, mientras que subirán recursos destinados a  fiestas comunales en una cifra que  debe ser aclarada.

 

Comentarios