Halloween: ¿Cuántos dulces pueden comer los niños?

Por: Comunicado de Prensa Fotografía: Contexto 01:55 PM 2018-10-31

Restringir el consumo de caramelos, chocolates y golosinas puede ser una medida terrorífica para los niños y niñas que saldrán a recolectar dulces durante este miércoles 31 de octubre. Sin embargo, la alta ingesta de azúcar y calorías contenidas en estos productos pueden causar problemas gastrointestinales  y reacciones alérgicas, además de contribuir con la obesidad y la diabetes.

 ¿Qué pueden hacer los padres para cuidar la salud de sus hijos sin prohibirles los dulces durante Halloween?

La nutricionista del Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán (HCHM), Rode Varela, enfatizó que lo fundamental es seleccionar y moderar la ingesta  de estas golosinas. Según lo recomendado por la OMS la ingesta diaria, de azúcares que no necesariamente va en golosinas, no debería ser superior al 5% del total de calorías diarias (aproximadamente 70 calorías por vez, es decir 2 a 3 caramelos o 1 chocolate pequeño), de esta manera estaríamos contribuyendo a evitar problemas por exceso nutricional como es el sobrepeso y enfermedades asociadas como las caries.

En una línea similar, la odontopediatra del HCHM, Carla Sepúlveda Romero, advirtió que “la ingesta de alimentos azucarados aumenta el riesgo de enfermar por caries, ya que su consumo hace que las bacterias presentes en la boca produzcan ácido, que finalmente es el que daña los dientes. Para detectarlas hay que estar atentos a manchas, huecos, sensibilidad dental y dolor, no obstante, en ocasiones no presentan síntomas y solo es posible reconocerlas mediante una revisión del dentista”. 

Para que los menores disfruten de manera segura las profesionales compartieron algunas recomendaciones

Seleccionar golosinas: Preferir aquellas de menor contenido calórico, teniendo en cuenta el etiquetado nutricional al momento de comprar dulces, ya que la mayoría además de azúcar, tienen grasas saturadas y sodio.

Innovar al momento de la celebración: reemplazar las golosinas por preparaciones saludables como preparaciones con base frutal, ya sean  brochetas o  helados, asimismo realizar actividades al aire libre que impliquen  un mayor gasto  energético, contrarrestará la ingesta calórica asociada a los dulces.

Reducir el consumo de golosinas en la noche: los azúcares se metabolizan  más rápido en niños, provocando problemas de tránsito intestinal, cambios en el comportamiento, hiperactividad y alteraciones del sueño, entre otros riesgos evitables si  se dosifica el consumo de golosinas.

Cepillar los dientes luego de ingerir alguna golosina: comer dulces sólo después de las comidas principales  y no olvidar cepillarse los dientes.

Comentarios