Políticos locales “desmenuzan” reforma previsional de Piñera

Por: Claudio González | Isabel Charlin Fotografía: Agencia UNO 09:05 PM 2018-10-29

Mientras en Brasil era confirmado como Presidente electo Jair Bolsonaro; en Chile, el Presidente Sebastián Piñera anunciaba la noche del domingo en cadena nacional, un nuevo proyecto de ley para reformar el sistema de pensiones, iniciativa que recoge algunas de las propuestas realizadas por la anterior administración de Michelle Bachelet.

Éste incluye un aumento gradual de 4% en las cotizaciones con cargo al empleador (cifra que sería administrada por instituciones no vinculadas al manejo de pensiones, como instituciones bancarias, cajas de compensación, administradoras de fondos en general, corredoras de seguros de vida, etc.); además de un bono para la clase media, entre algunas de las propuestas.

Para el intendente, Martín Arrau, el tema es especialmente sensible para Ñuble

“La reforma es muy relevante, entendiendo que el 13,5% de la población de Ñuble tiene 65 años o más, muy sobre la media del país, que es de un 11,4%. Chile está envejeciendo y tenemos que prepararnos desde ahora para alivianar la carga de nuestros adultos mayores”, dijo la autoridad regional.

En esta línea, el diputado de RN, Frank Sauerbaum, explicó que este grupo etáreo verá aumentada progresivamente su pensión solidaria.

“Ñuble tiene una población envejecida, que recibe permanentemente la pensión básica solidaria que va a aumentar progresivamente y ese aumento se va a notar pronto. En segundo término, los trabajadores jóvenes van a recibir hasta un 40% más de pensión, porque estos cuatro puntos porcentuales que se van a aumentar a cargo del empleador, van a ir directamente a su pensión”, sostuvo el legislador.

El plan del Ejecutivo es mejorar las jubilaciones de las personas que se benefician del Pilar Solidario, y que reciben una pensión básica solidaria de $107.300, a fin de que, una vez aprobado el proyecto de ley, tengan un incremento inmediato de un 10%, y a la vez, se avance en un aumento progresivo.

Sin embargo, a juicio del senador PPD, Felipe Harboe, las iniciativas presentadas por Piñera no resuelven las bajas pensiones de este grupo etáreo, que según el jefe de Estado, será el más favorecido por esta reforma.

El legislador criticó también el hecho que el Gobierno no se refiriera a la regulación de las administradoras.

“Yo valoro la intención del Presidente de realizar una reforma a las pensiones, pero la verdad es que cuando uno ve el contenido, al menos de los anuncios, porque el proyecto aún no existe; es bastante insuficiente. Vamos a seguir teniendo a un grupo importante de nuestros adultos mayores con muy malas pensiones, y lo que es más delicado, no ‘se mete mano’ para regular a las AFPs. El objetivo no es echar abajo el modelo, sino mejorar las pensiones”, arguyó.

“Fondos son de los afiliados”

En defensa de la propuesta elaborada por el equipo de La Moneda, salió el senador UDI, Víctor Pérez, quien sostuvo que el anuncio del Gobierno se hace cargo de las demandas ciudadanas, por la mejora de las pensiones, desde una perspectiva “de solidaridad”, manteniendo al Estado fuera de la administración de los fondos previsionales.

“Esta reforma se hace cargo de un tema real, que son las bajas pensiones, con un concepto de solidaridad importante. No solo hay un pilar solidario, sino que se reitera que los recursos que están en el sistema previsional son de los afiliados, no del Estado”.

La reforma al sistema de pensiones fue bien recibida por el legislador DC, Jorge Sabag, quien afirmó que la iniciativa de La Moneda “va en el sentido correcto”.

“Hay que aumentar las cotizaciones con cargo al empleador, lo que permitirá que en un período razonable de ocho o nueve años, mejoremos las pensiones en un 40%. También valoro que se mejoren las pensiones para la clase media, obviamente esto debemos debatirlo en el Congreso para que tenga sostenibilidad en el tiempo”, argumentó.

A juicio de la diputada PPD, Loreto Carvajal, el anuncio del Presidente “en nada innova” respecto de lo proyectado por el Gobierno anterior, y aún mantiene las facultades administrativas en las AFPs, postergando un aumento inmediato de las pensiones.

“Elevar a un 4% la cotización en nada innova respecto de la propuesta del Gobierno de la Presidenta Bachelet, que propuso un 5%. La diferencia es que sigue entregándose la facultad de administración a entidades como AFPs, cooperativas, aseguradoras, que no son estatales y que no contribuyen en el corto plazo a aumentar las pensiones”, dijo.

Al respecto, el diputado de la UDI, Gustavo Sanhueza, sostuvo que “Dentro de las 47 medidas habrá aportes adicionales que irán hacia la vulnerabilidad, hacia la mujer y a la clase media, con un 4% en un horizonte de nueve años, que irá directamente al fondo de pensiones de los trabajadores”.

Por su parte, el diputado radical, Carlos Abel Jarpa, llamó a sus pares de la oposición a prestar atención en la tramitación sin perder el norte, respecto de avanzar hacia la modificación de la administración de las pensiones.

Comentarios