La batalla final podría jugarse sin público

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Hugo Navea 08:00 AM 2018-10-29

Justo cuando más necesita el aliento de su hinchada para ganar la última batalla del torneo de la Primea B y mantener la categoría, Ñublense podría recibir una dura sanción que lo obligaría a jugar sin público el duelo del domingo ante Deportes Copiapó en el estadio Nelson Oyarzún Arenas de Chillán.

Esto porque luego de los proyectiles que lanzó la barra local a la cancha en pleno partido con Rangers, el Tribunal de Disciplina citó al club para mañana y le aplicaría este drástico castigo.

“Con Ñublense suelen ser duros los castigos, pero estamos a la espera de la resolución”, comenta una fuente dirigencial, aunque otra asegura que la “conducta intachable anterior” del público local serviría de referencia para evitar una sanción dura como la que se espera.

De todos modos, la dirigencia local estaría preparando un informe para presentarlo ante el Tribunal, con el objetivo de evitar el castigo a todo el estadio y que solo se sancione la galería norte, donde se ubica la barra.

Si fuera así, se permitiría el acceso a los hinchas a la Tribuna Andes, Pacífico y Galería Sur.

Mañana se resolverá la polémica en el Tribunal de Disciplina de la ANFP.

Mientras tanto, los jugadores de Ñublense solo se juramentan ganar en casa el último partido para mantener la categoría, luego de conseguir un revitalizador triunfo en La Serena.

A ganar en casa

“Estamos convencidos de que nos quedaremos en Primera B. Estoy seguro. Nos sacamos la cresta para ganar este partido y ahora con el aliento de nuestra gente vamos a ganar a Copiapó para mantener la categoría”, reflexiona el incansable y luchador volante de corte de Ñublense, Luciano Gaete, tras la sufrida y agónica victoria sobre La Serena en La Portada y palpitando la batalla final frente a Deportes Copiapó en Chillán.

Mirando de reojo a Arica

Los diablos rojos se jugarán la permanencia en la categoría jugando en el estadio Nelson Oyarzún, tal como ocurrió el año pasado, cuando se salvaron tras vencer a Puerto Montt.

Esta vez, el escenario será más dramático y tenso, porque se trata de la última y definitoria fecha del torneo, no la penúltima como ocurrió el torneo 2017. Además, porque Ñublense no es el único equipo que arriesga el descenso. 

El colista San Marcos de Arica (31 puntos) es el principal candidato al infierno y visita a Wanderers, ya clasificado para la liguilla por el segundo ascenso.

También peligra Magallanes (33), que recibe la visita del sublíder Cobreloa y por supuesto, Copiapó (33), que será el rival del complicado subcolista Ñublense (32).

La ANFP confirmará para las 13 horas del domingo los partidos por el descenso, de manera simultánea Ñublense-Copiapó y Wanderers-San Marcos de Arica, y los por el ascenso, Coquimbo Unido-Puerto Montt y Magallanes-Cobreloa

Para salvarse
Ñublense ganando se salva automáticamente y Copiapó, podría irse al descenso, si a su vez Arica vence a Wanderers.

Si el Rojo empata, se salva solo si los ariqueños no ganan en Valparaíso. 

Incluso, perdiendo, los diablos rojos se salvarían si Arica empata (o pierde), porque tienen mejor diferencia de goles.

Si ganan Arica y Ñublense y pierde Magallanes frente a Cobreloa, el que perderá la categoría será Copiapó, ya que igualaría en puntaje con la Vieja Academia (33), pero la peor diferencia de gol condena al elenco nortino. La única opción sería que los albicelestes cayeran por más de 5 o 6 goles.
En Copiapó asumen que el choque es de vida o muerte.

“La presión es para Copiapó pero también para Ñublense, nosotros tenemos un punto más y eso tenemos que demostrarlo”, anticipa el lateral zurdo, Rodrigo Jara.

El DT Héctor Almandoz espera una gran respuesta de sus dirigidos en esta final.

“Hay que estar fuertes en la cabeza, más metidos que nunca, tenemos una semana difícil. Se lo dije a los muchachos, los quiero a todos positivos y firmes a Chillán. Esto aún depende de nosotros y llegamos con un punto más. Hay que tener calma. La desesperación trae locura y no nos tiene porqué pasar eso.

¿Nos duele? Sí, porque podíamos hoy cerrar todo, pero tendremos que ir ante Ñublense y conseguir lo que necesitamos. Hay que trabajar en lo anímico y vamos a dejarlo todo en la cancha”, reflexiona.

“Más que pensar en los resultados que nos sirven, tenemos que levantar al equipo. Necesito hombres para ir a Chillán, necesito luchadores, necesito leones. No voy a ir a buscar un empate porque es mucho riesgo”, sentencia.

En Ñublense, vuelve Sebastián Varas, quien confía en que el plantel está preparado para ganar el último partido.

“Fue emocionante ver ganar al equipo en Serena, estamos unidos para ganar esta final porque hemos sufrido. Con el apoyo de nuestra gente en casa sé que lo vamos a lograr”, sentencia, sin saber que la presencia del público aún está en suspenso.

Comentarios