Critican deuda de Chillán en materia de plebiscitos

Por: Edgar Brizuela 10:20 AM 2018-10-28

Generar un barrio cívico patrimonial y preguntar si la comunidad quiere rascacielos en el centro, definir si el paseo Arauco será mixto en su totalidad o sondear los atractivos de un futuro parque municipal, son algunos de los muchos temas que pueden ser materia de una consulta pública en Chillán. El reciente sufragio realizado en Las Condes que terminó rechazando la construcción de una piscina municipal y el referéndum municipal en la vecina Bulnes, capital del Diguillín, ponen sobre el debate local la necesidad de que la comunidad chillaneja se exprese sobre temas relevantes del acontecer local.

Las encuestas y votaciones populares son escasas y las veces en que han sido requeridas produjeron consecuencias importantes para las urbes.  El 2014 se votó, por ejemplo, la posibilidad de crear la comuna de Barrio Norte en Concepción, tema que estaba sobre la mesa y que era sondeado por el Gobierno, que a través de la Subsecretaría de Desarrollo Regional pidió un informe sobre el particular al municipio penquista, entidad que optó por realizar una encuesta vinculante, recuerda Óscar Ramírez, actual delegado municipal para ese populoso sector. 

El alto funcionario, con amplias potestades en la zona, planteó que la votación contra la creación de la nueva unidad administrativa, fue incluso mayor en Barrio Norte.  Tras ello, el alcalde decidió reforzar la delegación municipal y darle mayores recursos y competencias para resolver problemas vecinales.  El caso de Concepción, junto a los actuales, es destacado por diversos personeros locales que piden al municipio de Chillán que desarrolle este tipo de iniciativas de manera frecuente.

El ingeniero y consultor de empresas, Jorge Vaccaro, planteó que la entidad edilicia debiera ocupar las herramientas de participación que posee para definir, por ejemplo, el uso del Paseo Peatonal o para analizar la ampliación de arterias importantes de la ciudad.  “Me parece súper importante que las autoridades hagan siempre consultas sobre temas relevantes para la sociedad local de manera de ocupar instrumentos como encuestas y trabajar con la opinión de los vecinos”, expuso el ingeniero electrónico y edil RN.

El director del Centro de Estudios de la Realidad Regional, Renato Segura, recalca que la participación ciudadana está consagrada en la ley, que reconoce el derecho de la sociedad para ser escuchada en materia de gestión pública y en el caso local, el municipio de Chillán considera dicho mecanismo para lo cual existe el Consejo Comunal de Organizaciones de la sociedad civil.

“Ahora bien, cuando los temas requieren un mayor consenso en materia de gestión pública, por sus efectos en la comunidad, el alcalde tiene la opción de llamar a una consulta ciudadana participativa y vinculante”, refuerza el académico.

 

El cientista político y académico, Cristian Quiroz, planteó que “hoy en día la democracia meramente representativa y electoral para la generación de autoridades, puede ser perfeccionada con instancias y mecanismos de participación ciudadana activa, lo que permite no solo empoderamiento y representatividad de la comunidad, sino que también otorga mayor legitimidad y transparencia a las decisiones públicas”. En esos términos, recalca el exconcejal de Chillán, la gestión en Chillán está al debe.

Quiroz enfatizó que si bien en lo general las consultas ciudadanas son positivas, es importante salvaguardar ciertas condiciones, de manera de asegurar su legitimidad y no tergiversar su sentido.

En este sentido, apuntó que “resulta útil atender las recomendaciones que ha generado la OCDE para fomentar procesos de consulta y participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas”.

Serían básicamente tres recomendaciones de la OCDE y que valdría la pena considerar: “La primera es la regulación, o sea, establecer la naturaleza de las consultas, procedimientos, contenidos y las condiciones. Aquí cabe precisar si se tratará de consultas vinculantes o no vinculantes, ¿se consultará solo sobre materias de interés de la autoridad o la comunidad organizada también podrá proponer materias?”, agregó. 

La segunda, se relaciona con controlar a quien promueve la acción y por último, como en todo tipo de decisión de política pública, habrá que controlar a grupos de interés que tendrán contradicciones o afinidades frente a determinadas temáticas a consultar. En tal caso, se requiere de la suficiente transparencia e información para que la comunidad vote con conciencia de los alcances, efectos, beneficios y perjuicios de una decisión.

El ingeniero comercial y ex gobernador de Ñuble, Patricio Huepe, subraya que en la actualidad, las “decisiones no deben ser discrecionales, deben ser justificadas para disminuir las brechas de inequidades: en acceso a mejor movilidad, en áreas verdes, en seguridad, en vivienda, en educación y en salud”.

Para Huepe, con una ciudadanía que está más “empoderada”, las decisiones de las autoridades deben seguir el modelo “bottom-up, de abajo hacia arriba y ampliar el radio de acción de ellas y no solo circunscribirlas a la selección del Fondo de Desarrollo Vecinal, Fondeve”.

“El desafío pendiente es que más allá del Fondeve, tengamos consultas ciudadanas sobre prioridades de presupuesto, de inversión para proyectos de vialidad urbana, ubicación de un museo regional, sobre la reposición de escuelas o la instalación de luces Led, el desarrollo de un nuevo edificio consistorial o dotar a la ciudad de mejores plazas y áreas verdes”, declara Huepe.

La presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, Cecilia Henríquez, indicó que “solamente han existido conversaciones informales con las autoridades para hacer encuestas ciudadanas”. Y agregó que “no hay grandes metas en el tema de participación”.

Juan Ignacio Basterrica, historiador y presidente del Instituto O”Higginiano local, agregó que de haber existido una encuesta previa, los baños de la Plaza de Armas no se habrían construido probablemente en el sector donde están siendo emplazados”.

Agregó que “una consulta ciudadana bien utilizada puede ser muy útil para una ciudad, pero si no es bien utilizada puede ser pérdida de tiempo”.

El arquitecto Claudio Martínez Cerda, quien lidera la creación de un Barrio Cívico en la ciudad, cree que una medida como esa podría haber evitado que se construyeran las dos torres de Los Héroes que cambiarán el sentido del espacio urbano céntrico de la ciudad.

Sobre el tema, el alcalde Sergio Zarzar, indicó que “siempre he tenido en consideración a la comunidad y las mejores encuestas ciudadanas son las que hacemos a diario en cada población y en cada junta de vecinos”.

Por ahora, el único proceso masivo de participación sería el que pretenden desarrollar para que la comunidad decida los atractivos del futuro parque junto al aeródromo.

“En materia de participación todo se puede hacer. Lo que hagan otras comunas bienvenido es y corresponde a la idiosincrasia de cada una de ellas”, expresó.

Comentarios