Estudio confirma a Libertad como eje del Barrio Cívico

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 08:05 PM 2018-10-25

La Cámara Chilena de la Construcción y la Universidad del Bío-Bío concluyeron el estudio sobre las características del futuro barrio cívico que debiera tener la capital de Ñuble. 

Los antecedentes, detallan expertos de ambas entidades, dan cuenta que la zona privilegiada para que se concentren organismos públicos de gobierno en la capital de Ñuble es la Avenida Libertad. 

Fernando Toledo Montiel, prorrector de la Universidad del Bío-Bío, explicó que el estudio contó con la participación de destacados expertos nacionales.

“En términos generales, se logró convenir la definición de un Eje Cívico en Avenida Libertad, entre la Estación de Ferrocarriles y el Hospital Clínico Herminda Martín (12 cuadras), como una alternativa para contribuir a la región y a la ciudad de Chillán, que también verá puesto en valor su patrimonio arquitectónico”, explicó el prorrector.

El decano de la Facultad de Arquitectura de la UBB,  Roberto Burdiles, agregó que el informe tuvo como finalidad “determinar ciertas zonas de la ciudad que promuevan por un lado el desarrollo de la ciudad y la integración de un Gobierno Regional de manera armónica”.

El académico remarcó que adicionalmente, se pretende “dar espacios al desarrollo de ciertos sectores que eventualmente pudieran incorporarse al desarrollo de la ciudad”.

El profesional destacó que a grandes rasgos es posible que en Chillán se genere un polo de desarrollo similar al que existe en Concepción y que ha ido tomando cuerpo a través de diversas inversiones sectoriales y regionales.

De esta manera, explicó, se vislumbra que la zona de la Estación se conecte estrechamente con el centro conformando un Barrio Cívico con un carácter regional e identidad propia. 

El vicepresidente de la Cámara Chilena de la Construcción filial Ñuble, Franz Iraira, expresó que el documento se entregará oficialmente al intendente de la Región de Ñuble, Martín Arrau García-Huidobro. 

“Nuestra intención ha sido aportar al nacimiento de la nueva región y queremos concebir la idea de un nuevo centro cívico como concepto urbano, que transforme el proceso de instalación del gobierno regional de modo integral, que agregue valor, imagen cívica y calidad de vida a nuestros habitantes”, manifestó Iraira.

Iraira anticipó que la CChC de Chillán y el Ministerio de Obras Públicas patrocinarán un concurso de Arquitectura para la elaboración de un Plan Maestro Urbano en el área de emplazamiento en que se ubicarán las reparticiones públicas de la región.

El prorrector de la UBB, Fernando Toledo, puntualizó:  “creemos que este proceso ha evidenciado un trabajo virtuoso entre la Cámara, la Universidad y las instituciones públicas y gubernamentales. Cada involucrado ha expresado desde su experiencia y visión lo que estiman más conveniente, y es así como se ha llegado a una propuesta consensuada y factible de realizar”, ilustró.

El desarrollo de un barrio cívico, destacó la presidenta de la CCHC, María Eugenia Rojas, fue una idea que nació al interior del Comité de Especialidades de la Cámara Chilena de la Construcción, durante el año 2017, como un aporte para la nueva región y tuvo como base el reconocimiento que un Barrio Cívico es vital para el ordenamiento administrativo y urbano de la ciudad.

Tras detectar y priorizar la necesidad de formular esa iniciativa, recalcó, se determinó postular en enero de este año al concurso “Fondo de Impacto Regional”, organizado por la Cámara Chilena de la Construcción a nivel central y cuyo objetivo precisamente es impulsar ideas que aporten beneficios concretos a las distintas ciudades de Chile.

Esta participación se realizó, definiendo como ente técnico a la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de la Universidad del Bío-Bío y se plasmó en la elaboración del estudio urbano “Nuevo Centro Cívico Región de Ñuble”, el que fue evaluado en Santiago de manera positiva, consiguiendo el financiamiento.

El estudio, se remarcó, fue liderado por arquitectos de la UBB de amplia trayectoria a nivel nacional e internacional, como Sergio Baeriswyl, Iván Cartes y Cristián Berrios. 

“Cambios positivos”
La presidenta de la entidad gremial, subrayó que sin dudas “un nuevo centro cívico traerá cambios muy positivos para la comunidad local, abriendo la opción de generar parques recreativos, nuevas ciclovías, mejores aceras y en general mejoras en el entorno urbano”.

Los resultados de la CCHC y de la UBB, concuerdan a grandes rasgos con los expuestos en un seminario organizado por el Ministerio de Obras Públicas en julio pasado, donde participaron altos representantes de esta entidad además de integrantes  de gremios locales.

Para la entidad estatal, si bien los actuales Edificios Públicos del centro tienen prioridad por contar ya con una gran estructura, no serán suficientes para todos los servicios que llegarán a la zona, por lo que se evalúa la opción de construir más de ellos en la zona de la Estación de Ferrocarriles y en la faja de Libertad.
Más que un sitio específico, lo que se busca definir es un área de la ciudad donde convivan y “conversen”, detallan expertos, diferentes edificaciones públicas.

Los especialistas caracterizan al barrio cívico como un “ente orgánico”, que deberá ser conformado de manera gradual en la medida que se vayan generando las necesidades ciudadanas y de los propios organismos estatales.

Agregó que una primera etapa la idea es “reciclar” y remodelar el actual edificio cívico ubicado frente a la Plaza de Armas, para que sea capaz de acomodar a la mayor cantidad de servicios, pero existen otras opciones de mediano y largo plazo.

Martín Urrutia Urrejola, director nacional subrogante de la Dirección de Arquitectura del MOP, enfatizó que la actual Gobernación (Edificios Públicos) “puede ser una excelente alternativa, pero claramente no puede ser la única. Sí va a conversar con edificios complementarios logrando una zona de centro cívico”.

Raúl Irrarázabal, asesor del Ministerio de Obras Públicas y arquitecto de la Dirección de Arquitectura de esa entidad, agregó que la idea es “empezar a trabajar rápidamente para tener un primer edificio o algo que sea representativo de esta nueva región en un plazo ojalá de no más de dos o tres años, a pesar de que el centro cívico será de largo aliento. Ojalá se pueda ir concretando en poco tiempo, pero en general son 50 años por lo menos”.

El alcalde Sergio Zarzar precisó ayer que el futuro Centro Cívico de la ciudad debería ocupar entre otros los terrenos que quedarán desocupados una vez que salga la cárcel de Chillán, en Isabel Riquelme.

Por su parte el vicepresidente del Comité de Adelanto y Desarrollo de Ñuble, Juan Ramírez, planteó que la entidad que dirige reconoce el potencial del eje Libertad para el Barrio Cívico, como asimismo del actual terreno de la cárcel, pero cree que este espacio será insuficiente para albergar a todos los organismos estatales.

Comentarios