Víctimas de abusos rechazan defensa de laicos hacia sacerdote Ysern

Por: Claudio González | Matías Lagos Fotografía: Archivo| La Discusión 03:00 PM 2018-10-12

Con duras críticas hacia el sacerdote y sicólogo José Luis Ysern, se ha manifestado la comunidad laica de Chillán respecto de un presunto encubrimiento de abusos sexuales, puntualmente en el caso Jorge Laplagne, quien habría abusado del exacólito y exalumno de la Universidad del Bío Bío, Javier Molina.

La presunta víctima acusa a Ysern, -quien actualmente está en España tratando una compleja enfermedad-, de ocultar esos hechos.

La situación se suma a lo denunciado por Silvana Bórquez que sufrió los abusos de Jorge Baeza.

La Red Laical de Chillán, quienes han participado activamente en denunciar casos de abusos sexuales presuntamente cometidos por sacerdotes, y que incluso enfrentaron al obispo emérito, Carlos Pellegrin, tomaron distancia sobre las acusaciones de las víctimas de un posible encubrimiento por parte de José Luis Ysern.

Ramón Solá de los laicos de Chillán, enfatizó que Ysern ha colaborado en cambiar las estructuras dentro de la Iglesia, lo cual habría permitido estos abusos.

“No hemos hecho ninguna acusación sobre algún sacerdote en particular. Ysern ha demostrado en los años que lleva en nuestra diócesis ha colaborado en cambiar estas estructuras de poder que hay al interior de la Iglesia”, afirmó Solá.

Silvana Bórquez, una de las denunciantes del eventual encubrimiento, realizó una evaluación más drástica respecto del actuar de Ysern. Además, considera que la defensa individual y corporativa provoca más daño a la Iglesia.

“Lo han hecho los defensores de Karadima, O'Reilly, y eso como red de sobrevivientes no lo vamos a aceptar. Hay que ponerse en los pies de lagente que hemos estados silentes tanto por la Iglesia como por nuestra propia vivencia y dolor. Este tipo de defensas corporativas lo único que provocan es más daño a la Iglesia”, aseveró Bórquez.

A su vez, Javier Molina espera que Ysern enfrente a la justicia por encubridor. Agrega que cuando pidió su ayuda fue atendido en las afueras de la catedral, entregando un informe sin la rigurosidad que la situación ameritaba.

Comentarios