Moore: “Si la justicia lo pide traeremos de vuelta a Chile a Cox"

Por: N.contreras/ M.Lagos/ K.Pacheco Fotografía: Shoenstatt 07:30 PM 2018-10-11

Patricio Moore fue designado por la comunidad Schoenstatt, de la que es miembro el exobispo de Chillán Francisco José Cox, para responder especialmente sobre la situación del sacerdote. Moore reconoce en esta entrevista que fue “una irresponsabilidad trasladarlo a Vallendar” en 2002, el mismo año en que recibió la primera acusación por abuso por parte de Hernán Godoy en La Serena, aunque matiza que la decisión se tomó debido a una petición del Vaticano. Sin embargo admite que deberían haber tomado en cuenta los “rumores” que existían sobre Cox, al que el superior provincial de la época consultó sobre su situación. 

Para reparar el daño, Moore asegura que están dispuestos a traerlo de vuelta a Chile si la justicia lo pide, esto debido a que en Alemania no será juzgado por la Fiscalía de Coblenza, ya que la legislación antigua solo investigaba delitos contra menores de 16 años y la víctima tenía 17. 

-Francisco José Cox fue obispo de Chillán en los 70, ¿están en conocimiento de denuncias en esta Diócesis?
-No, yo no tengo ninguna denuncia a menores de Chillán...

-Pero hay antecedentes de que la Comisión Scicluna tiene una denuncia por abuso a menor del exobispo de Chillán...
-Puede ser. Lo que pasa es que si en la Comisión Scicluna tienen la información, es algo secreto. Y además él era obispo de Chillán, nosotros como comunidad de Schoenstatt jamás recibimos nada.

-¿Cree que fue una irresponsabilidad trasladarlo a Alemania?
-Fue el Vaticano que nos pidió si lo podíamos recibir en Schoenstatt. En ese momento el provincial nuestro investigó en Chile en los tribunales y dijeron que no había ninguna denuncia, mirado desde ahora sí, no fue una buena decisión llevarlo a Alemania.

-Pero, Juan Pablo Catoggio, superior de Schoenstatt, dijo hace algunos días que “entre 1990 y 1997 conocimos diferentes testimonios y no respondimos como la situación lo requería”. Eso nos da a entender que Schoenstatt no tenía denuncias formales, pero sí antecedentes...
-Lo que sé es que los antecedentes eran rumores, y quizás sí, es verdad, en ese momento deberíamos haber ido al encuentro de esos rumores.

-Usted dijo que no había un diagnóstico médico sobre la posible demencia senil de Cox, en el video que se ha visto a través de una entrevista se puede apreciar que él se ve realmente lúcido... 
-Sí, nosotros queremos hacer un examen externo para que sea algo objetivo. La gente que vive con él dice que muchas veces está muy perdido, pero es una persona que no se puede mover, que tiene diabetes, cáncer, por eso él estaba sentado así, con esa cara. 

-En 2015 envió al Juzgado de Chillán su declaración por escrito para un juicio civil que involucra al Obispado y a un colegio diocesano, debemos entender entonces que en 2015 él estaba mentalmente bien...
-Por eso digo que este ha sido un deterioro normal, lento, dentro de la vejez.

-¿Qué le parece que haya denominado como enredo lo que está pasando en Chile?
-Mal, no corresponde, no es un enredo, son delitos, cosas muy graves.

-Usted dijo en un canal que el Papa pronto tomaría una decisión, puede precisar esa declaración...
-La decisión que él va a tomar no tengo idea, eso el Papa lo sabrá, pero ya está esta causa en Roma, y nos dijeron que ya estaba terminando la investigación, entonces suponemos que muy pronto habrán noticias.

-Franciso José Cox no va a ser juzgado en Alemania. ¿Cree que una forma concreta de colaborar con la justicia del Instituto Schoenstatt sería traerlo de vuelta a Chile?
-Sí por supuesto, si la justicia lo pide de todas maneras.

-Ustedes no enfrentaron en ese tiempo a Francisco José Cox...
-La comunidad nuestra sí, los superiores de esa época hablaron con él.  

-El rumor de encubrimiento surge porque su salida es en 2002 justamente cuando una de sus víctimas se atreve a denunciar por primera vez...
-El provincial en 2002, antes de enviarlo a nuestra casa, averiguó en los tribunales si había alguna denuncia, si hubiera habido alguna no lo llevamos. 

-Y no averiguó con la jerarquía chilena...
-Sí también, y le dijeron que no tenían nada. 

Comentarios