Chilenos juzgados en Malasia interponen recurso para cambiar cargos

Por: Agence France-Presse Fotografía: Agencia Uno 08:00 AM 2018-10-09

Los abogados de los dos chilenos que pueden ser condenados a muerte en Malasia al ser acusados de asesinato, interpusieron un recurso para modificar los cargos contra sus clientes, según informaron este martes.

Fernando Candia, de 32 años, y Felipe Osiadacz, de 28, están siendo juzgados por supuestamente haber matado a un ciudadano malasio en el lobby de un hotel, menos de 24 horas después de que llegaran de vacaciones a este país, a principios de agosto de 2017.

Si se los halla culpables de asesinato, pueden ser condenados a la pena de muerte, que en Malasia se produce por ahorcamiento.

Ambos hombres, que están encarcelados, se han declarado inocentes y sus abogados alegan que actuaron en defensa propia después de que el malasio los atacara primero.

Uno de los abogados informó este martes que habían escrito al fiscal general. "Hemos enviado una carta de apelación (...) para que se reconsideren los cargos contra ellos", dijo a la AFP el letrado R. Alagendra.

"Confiamos en que se tomará la decisión justa sobre ellos" agregó.

El tribunal ha fijado la fecha del 24 de octubre para pronunciarse sobre el recurso.

Al menos 10 testigos han prestado testimonio hasta ahora, incluyendo un toxicólogo que halló restos de droga en la sangre y orina del fallecido.

Tras la audiencia del martes, Maritza Olcay, la madre de Candia, dijo que rezaba por su hijo.

"Rezo siempre. Y pido a los demás que oren por mi hijo", dijo conteniendo las lágrimas, a los periodistas que se hallaban en el exterior del tribunal.

También estaba presente la novia belga de Osiadacz. "Quiero que vuelva a casa. Ha perdido un poco de peso, pero psicológicamente es fuerte. Realmente creo que el sistema judicial en Malasia es justo", indicó la muchacha, que dijo llamarse Gaelle.

Un responsable judicial dijo a la AFP que tienen previsto que el juicio termine en noviembre, una vez que se escuche a tres testigos más, entre ellos un policía y un médico.

Comentarios