El Norte de Chillán será el nuevo polo inmobiliario

Por: Edgar Brizuela 10:50 AM 2018-10-07

El norte de Chillán es el nuevo objetivo de las inmobiliarias. Luego de que prácticamente se acabaran los terrenos hacia al sur de la ciudad y mientras se avanza en edificar numerosos conjuntos habitacionales hacia el oriente y el poniente, no queda otra alternativa más que edificar hacia el borde septentrional de la capital regional.

Los terrenos en la ciudad son escasos y gran parte de los que circundan el polígono edificado, pertenecen a algunas de las grandes inmobiliarias y constructoras que desde hace años han invertido en la zona para tomar el control de áreas de interés. En la actualidad, reconoce el alcalde Sergio Zarzar, la ciudad, que sigue creciendo en población y cantidad de viviendas, tiene poco espacio hacia donde expandirse y los terrenos están en manos de constructoras que vienen a satisfacer los requerimientos de la población.

Si bien hay voces que llaman a evitar que se ocupen áreas agrícolas y propiciar la densificación del centro, lo cierto es que es inevitable que se produzca el crecimiento horizontal, la expansión hacia fuera de los actuales límites urbanos de la ciudad.

“Lo que pasa es que el sector sur ya toca el límite con Chillán Viejo y todo eso está construido y no hay mucho donde avanzar. En el sector norte, quedan todavía espacios y hay que entender que los terrenos normalmente están en manos de constructoras que en su debido tiempo las compraron y de acuerdo al Plan Regulador pueden construir más viviendas”, destaca Zarzar.

El jefe comunal reconoce que existe cierto rechazo hacia extender los límites urbanos a terrenos agrícolas y que pueden ser considerados como humedales o áreas verdes, pero los procesos de construcción de viviendas no pueden ser detenidos: “La gente dice: no construyan más casas, pero eso no se puede impedir y ahora le corresponde al sector norte continuar con la expansión habitacional”.

“No se olviden que el Chillán urbano está estrechísimo, con sus limites desde el Puente Ñuble al Paso de Piedra en Chillán Viejo que es muy limitado y debe ser una de las comunas más angostas en la parte urbana del país y por eso es que tenemos que extendernos hacia otros espacios”. En este caso, hacia el norte.

Y un imán para este futuro desarrollo inmobiliario está dado por la existencia del Casino de Juegos que movilizará proyectos inmobiliarios.

La corredora de propiedades María Luisa Solar señala que la dispersión hacia el límite norte se estaba preparando desde hace muchos años, desde cuando fue vendido el antiguo proyecto Fe Grande a inversionistas nacionales.

Desde entonces, varias empresas han adquirido terrenos hacia ese sector, por lo que no debe extrañar que luego de copar terrenos hacia el sur, el oriente y el poniente, el norte sea el elegido.

La corredora de propiedades, destaca que en el caso de los otros puntos cardinales un puñado de empresas han llegado a aglutinar enormes porciones de terrenos para poder proyectar nuevos conjuntos habitacionales.

De esta manera, es posible observar al Oriente la presencia de las empresas José Miguel García, Urbani, Galilea y Malpo, las cuales han logrado proyectar diversos proyectos inmobiliarios, fundamentalmente casas.

Hacia el poniente, en tanto, los principales actores hasta el momento han sido Pacal, Armas y Convet, los cuales siguen propiciando proyectos habitacionales.
Red Vial

Este ensanchamiento urbano de Chillán, trae necesariamente como consecuencia la necesidad de generar nuevas calles y avenidas, plantea Zarzar.

“Estamos viendo ese tema. Es cierto que está contemplado abrir nuevas calles hacia todos los sectores de la ciudad. Hemos abierto nuevas arterias, pero no es un tema tan fácil”, reconoce.

El alcalde plantea que lo ideal es que Chillán tenga en el futuro avenidas anchas hacia la periferia, pero la concreción de ellas, establecidas en el Plan Regulador, tomará tiempo y sobre todo dinero.

“Queremos que Alonso de Ercilla y Vicente Méndez tengan cuatro pistas y suena bonito, pero esos proyectos son complejos. Tenemos además, el desarrollo del baipás Oriente de 23,5 kilómetros, del cual tenemos más de $1.000 millones para el diseño, pero no puede costar menos de $80.000 millones. O sea, las soluciones viales para la ciudad son caras y de largo plazo”.

Lo que espera la Municipalidad, es que las empresas ajusten sus proyectos al Plan Regulador, para que las calles visualizadas en el instrumento de planificación urbana sean construidas efectivamente, a medida que surgen las nuevas villas.

Desarrollo

Las zonas oriente y norte de Chillán son las que concentran la mayor superficie autorizada para edificación en la comuna de Chillán, según reveló el informe del Centro de Estudios e Investigación SolData, a partir de los permisos de edificación otorgados por el municipio en agosto pasado.
Según el estudio, un 48,6% de la superficie autorizada se ubica en la zona oriente de la comuna, delimitada por las calles Alonso de Ercilla, Argentina y el eje Chacabuco-Camino a San Bernardo.
En tanto, un 36,2% se concentra en la zona norte, área que se encuentra al norte del eje Camino Parque Lantaño-Ecuador-Chacabuco-Camino a San Bernardo.
A su vez, la zona poniente -delimitada por Camino Parque Lantaño, Brasil y La Castilla- concentró el 7,8% de la superficie; mientras que la zona centro (polígono formado por las cuatro avenidas) alcanzó el 4,8%; y la zona sur (al sur del eje La Castilla-Collín-Barros Arana-Alonso de Ercilla) reunió el 2,3%.
Arquitectos
Frente al imparable desarrollo habitacional en la ciudad, desde el Colegio de Arquitectos se remarca que en estos momentos es más necesario que nunca avanzar en planificación que promueva el desarrollo de mejores condiciones de vida para la población.
“Si bien hay estrategias de empresas inversionistas de concretar proyectos específicamente en el área habitacional, creemos importante que la autoridad comunal y regional hoy debe actuar con una visión de planificación y anticipación a esta tendencia que implica un aumento de la población que va repercutiendo en la necesidad de implementar vías de circulación expeditas, infraestructura educacional, de salud, deportiva, principalmente áreas verdes, equipamiento”.
Si no se adoptan medidas y no se ordena la ciudad, agrega el presidente de la entidad, Pedro Ramos, “la conectividad vial quedará supeditada a un crecimiento insostenible, afectando el desplazamiento diario de los habitantes hacia la urbe circundante y central, como hoy todos vemos”.
Ramos destaca que ante la necesidad de crecimiento de la ciudad, un factor importante en el desarrollo y funcionamiento de la ciudad es “la concreción de las vías de circunvalación en torno a la ciudad, fijadas en el actual Plan Regulador, para lo cual es importante gestionar los recursos e inyectarlos metódicamente para llevar a cabo las expropiaciones que son parte del instrumento de planificación comunal, lo cual ayudaría notablemente a descongestionar el tráfico vehicular”.
Un tema relevante destaca Ramos y que explica muchos de los atrasos de la red vial de la ciudad es que los inversionistas privados tienen una velocidad mucho mayor que el municipio y el Estado para generar proyectos.
Las empresas por lo general tardan un par de años en tomar la decisión de invertir en sus iniciativas habitacionales, pero el Estado, para generar una gran avenida, puede fácilmente demorar hasta diez años en generar una propuesta concreta.
“Es indudable que el factor inmobiliario va mucho más delante que las políticas estatales de desarrollo de la ciudad. El parque automotor crece exponencialmente, como también se produce la expansión y densificación de la ciudad, pero la reacción ante este fenómeno aún se discute. Y ante esta disyuntiva confiamos que las nuevas autoridades tomen cartas relevantes pensando en el futuro y modernización de la nueva Región de Ñuble, en todos los ámbitos que involucra el desarrollo y progreso en beneficio de sus habitantes”, destaca Ramos.
El arquitecto Juan Gabriel Mardones, destacó igualmente que “en la ciudad las inversiones en movilidad urbana no van a la par que las inversiones de las empresas”.
Para el arquitecto y corredor de propiedades la ciudad está llegando a un punto en el que además de servicios básicos y fundamentales como áreas verdes requiere que se externalice el comercio a través de stripcenter u otros formatos que contengan los viajes de las personas hacia el congestionado centro.

Comentarios