Las variantes que Cavalieri ensayó en el Nelson Oyarzún

Por: Rodrigo Oses Fotografía: R.Oses 07:30 AM 2018-10-04

El técnico de Ñublense, Germán Cavalieri, charla a solas con el gerente deportivo Rubén Espinoza y luego distendidamente con los directores de la Comisión Fútbol Francisco Rossler y Álvaro Izquierdo, en pleno césped del estadio Nelson Oyarzún, que ayer acogió la práctica de fútbol de los “diablos rojos” de cara al trascendental choque del sábado a las 20.00 horas frente a San Marcos de Arica.

La preocupación especial que reviste este choque con un rival directo tiene focalizados a todos los estamentos del club porque en la “interna” asumen que un resultado negativo pondrá en riesgo la permanencia en la categoría.

Por eso no hay detalle al azar. Ayer el plantel se dirigió hasta el recinto donde recibirá al subcolista del torneo y comenzó a ensayar algunos movimientos ofensivos y defensivos, bajo las instrucciones del técnico Cavalieri y sus ayudantes, mientras el preparador de arqueros Matías Alonso, trabajó a los goleros.
El entrenamiento fue seguido atentamente por los integrantes de la Comisión Fútbol Francisco Rossler y Álvaro Izquierdo y el gerente deportivo Rubén Espinoza.

Las variantes

Cavalieri paró dos equipos que ensayaron transiciones ofensivas, ataque por las bandas y finalización por el centro.

El equipo A, que usó petos amarillos, plasmó una línea de cuatro defensores. Un volante central, dos externos, un enganche y dos atacantes.

En el arco asomó Franco Cabrera; en la línea defensiva destacó el retorno de Hugo Bascuñán como zaguero central  junto a Diego Opazo, mientras que los laterales derecho e izquierdo, respectivamente, fueron René Bugueño y Juan Pablo Andrade. 

El volante central fue Roberto Reyes, el izquierdo Octavio Pozo y la novedad estuvo por derecha donde asomó Xavier Santos. El enganche fue Michael Silva y en punta alinearon José Luis Jiménez y Sebastián Varas centralizado.

La idea del Rojo es doblar por las bandas cada vez que ataque con las pasadas de los laterales, armando el “tandem”  derecho con Bugueño y Santos, y por izquierda Andrade con Jiménez.

Para la alternativa

Después probó en el mediocampo con Garcés (Reyes), Desfadur (Santos), Mateos (Pozo) y Silva (Croce), y en punta con Fiorina por Varas.

Cavalieri insiste en que su equipo debe prolongar los momentos de intensidad.

“Por ahí nos está faltando por más tiempo  o 90 minutos ser un equipo más intenso, pero por entrega no se puede reprochar nada a estos jugadores. Claro que el partido ante Arica hay que jugarlo como una final”, recalcó el entrenador en la antesala del pleito.

También criticó que el análisis del periodismo chillanejo es “poco profundo”, porque solo se basa en el resultado y cuestiona los sistemas sin ser la causa de las derrotas.

“Los sistemas no pierden o ganan, me han hecho goles con línea de cuatro y critican la línea de tres. Han sido errores puntuales o desconcentraciones, pero el análisis es poco profundo”, se queja.

Ayer probó su nueva fórmula, con cuatro variantes, en el reducto donde el sábado rendirá uno de los exámenes más trascendentales del año y ante una hinchada que no quiere más excusas ni lamentos al borde del abismo.

Comentarios