Los escenarios de cara a la votación de Pelícano

Por: Roberto Fernández 01:00 PM 2018-09-30

Luego que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región del Bío Bío emitiera el viernes el informe consolidado de evaluación en que recomienda rechazar del centro de cultivo acuícola Noroeste de Punta Rinconada, que la empresa Cultivos Pelícano pretende emplazar frente a las costas de Pullay, en Cobquecura, se abren complejos escenarios para la firma penquista, que tiene además otras 10 iniciativas similares frente a las costas de Ñuble en evaluación ambiental.

El de Pullay fue el primero de 11 proyectos que Pelícano ingresó al SEA entre 2015 y 2016, de características casi idénticas, razón por la que desde un comienzo, una de las principales críticas de la agrupación Todos somos Cobquecura -opositora a las salmoneras-, fue la necesidad de presentar un estudio de impacto ambiental que agrupara a los 11 centros de cultivo, y no las 11 Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) que están en evaluación actualmente.

Cristóbal Bustos, vocero de la agrupación, recordó que hace dos años presentaron una denuncia ante la Superintendencia de Medio Ambiente, “por el fraccionamiento ilegal del proyecto”, acción que un año después replicó la Municipalidad de Cobquecura. Pese a ello, la autoridad fiscalizadora aún no se ha pronunciado.

La recomendación del SEA no solo sorprendió a Cultivos Pelícano, que el viernes lamentó que la resolución “fuese tomada solo con cuatro de las seis entidades evaluadoras”, sino que también a los opositores, pues según el vocero de Todos somos Cobquecura, Cristóbal Bustos, las observaciones del municipio y de la comunidad a esta primera DIA son las más débiles, “porque nos pilló a todos mal parados, hubo menos tiempo, no contábamos con la experiencia ni la asesoría legal que sumamos después, los municipios no tienen los profesionales que se necesitan, y alcanzamos a hacer una observación de tres páginas”.

Dijo aplaudir la decisión del SEA y “esperamos que la institucionalidad se pronuncie de la misma forma con los otros proyectos, porque salvo uno, son todos idénticos y porque en las evaluaciones de las declaraciones ingresadas con posterioridad, presentamos argumentos más fundamentados”.

Escenarios

Ahora la decisión está en manos de la Comisión de Evaluación Ambiental de Ñuble, presidida por el intendente e integrada por nueve seremis, la que sesionará por primera vez el 4 de octubre, cuando se realice la votación, aunque dicha fecha aún no está confirmada, y según los plazos legales, podría ser entre el jueves 4 y el miércoles 10.

En caso de ser rechazada la DIA, Pelícano podría recurrir al Comité de Ministros del Medio Ambiente, a través de la presentación de una reclamación.

En tanto, agotada la instancia administrativa, la empresa puede presentar un recurso ante el Tribunal Ambiental de Valdivia.

De igual forma, de ser aprobada, los opositores al proyecto también pueden acudir a estas instancias.

Pelícano podría optar por una estrategia distinta a partir de la recomendación del SEA y resuelva presentar un EIA por este proyecto o por todos los que están en evaluación, lo que significaría destinar tiempo y recursos en la formulación del estudio, cuya evaluación podría tardar otros tres años, con una instancia de participación ciudadana obligatoria y sin la certeza de la aprobación.

Atendiendo precisamente la resistencia de la comunidad, la empresa anunció el jueves que retirará del SEA tres centros y que de los ocho restantes, uno se focalizará en el cultivo de choritos y algas.

Manifestaciones

Bustos anunció que están convocando a dos marchas paralelas, una en la costa y la otra en Chillán, para el martes 2 de octubre, con el objetivo de presionar a las autoridades de la Comisión de Evaluación regional para que acojan la recomendación del SEA.

En tanto, para el día de la votación está previsto realizar una multitudinaria manifestación frente al edificio del Gobierno Regional, en Chillán, lugar donde sesionará la Comisión.

Comentarios