Familia Morales tomará control del Persa San Rafael de Chillán

Por: Edgar Brizuela Fotografía: M.Ulloa 10:40 PM 2018-09-29

Este sábado fue un mal día para muchos locatarios de la Feria Persa San Rafael, como consecuencia de la inclemencia de una lluvia primaveral que ahuyentó a muchos potenciales clientes y a no pocos comerciantes que vieron cómo los lugares asignados estaban absolutamente anegados y decidieron retirarse.

“Han pasado 20 años y no existen lugares dignos para nosotros que haya construido la administración y no se ven senderos pavimentados, ni luminarias, ni nada que podamos decir que es una mejora, sino que todo está como hace 20 años”, relata un comerciante establecido, que desde hace muchos años llega sagradamente cada fin de semana a ejercer su actividad.

Tras dos décadas, las condiciones generales del tradicional y atípico centro comercial, emplazado en un punto estratégico del sector oriente y puerta de entrada a Las Mariposas, pueden variar como consecuencia del inminente cambio de administración.

La familia que es dueña del terreno de unas 2,5 hectáreas, los hermanos Morales Bravo, decidieron no renovar el contrato de arriendo con la Asociación de Comerciantes que controlan el Persa y que venció el pasado 16 de septiembre.

La idea de la familia, declaran Luis y Raúl Morales, es administrar la actividad comercial que se desarrolla en sus terrenos y financiar a futuro la infraestructura que reclaman locatarios y clientes.

Sin tener claridad aún qué tipo de proyecto ejecutarán, piensan que buenos modelos pueden ser la techumbre del Patio Prat de la plaza Sargento Aldea o el nuevo Terminal Hortofrutícola en construcción a la entrada norte de Chillán.

Lo concreto, plantean los hermanos, es que el Persa, a pesar de los rumores que circulan, no cerrará sus puertas, sino que continuará ejerciendo, como aseguran, “un rol social para muchas personas”.

Alto valor

Para la familia lo realmente sencillo hubiera sido desprenderse del activo y vender el terreno o arrendarlo a una gran empresa de retail o inmobiliaria, pues no les faltan ofertas para ello, obteniendo gratificaciones muy superiores a las que conseguían hasta ahora desde la asociación de locatarios.

Por ahora, ninguna de las partes quiere dar cifras respecto del valor de la propiedad y no se conocen mayores detalles del flujo de ingresos mensuales que manejan los actuales controladores.

No obstante es evidente que el terreno donde está el Persa es muy cotizado, por su ubicación estratégica.

La corredora de propiedades Maria Luisa Solar calcula que en la zona el precio del terreno llegaría a las 2,5 UF por metro cuadrado, cifra que en todo caso es referencial y puede ser muy superior.

Raúl Morales, enfrentado a reconocer un precio por el terreno, admite que el sitio estratégicamente emplazado costaría mucho más que los $4.000 millones que tiene en la actualidad, según algunas versiones.

Historia del contrato

Morales enfatiza que si decidieron tomar el control del terreno no es para abultar sus cuentas corrientes, sino que para brindar mejores condiciones de trabajo a los locatario.

La decisión ya está tomada,  remarca Luis Morales Bravo. “Ese contrato se hizo en un comienzo por cinco años con la Municipalidad de Chillán el año 1988, y luego por 25 años con el sindicato. Expiró el 16 de septiembre de este año. Y ahora nosotros queremos hacernos cargo, lo que significa que procederemos a administrarlo, lo que implica que nosotros recibiremos el arriendo de las personas”.

Raúl Morales agregó que “la decisión se tomó porque el Persa necesita dar un paso, necesita que parte de los ingresos que se perciban vayan en mejoras de la infraestructura, en mejores condiciones para la gente”.

El empresario precisó que “es importante que la gente sepa que ese terreno ya no va a estar sujeto a un contrato de arriendo y lo fundamental es que los comerciantes, locatarios, alcabaleros y en especial los clientes del Persa, deben saber que este va a continuar por mucho tiempo más y lo único que puede suceder desde hoy en adelante, es que las condiciones de todos los que mencioné, mejoren”.

Morales adelantó que “además, la decisión la tomamos porque los comerciantes, la enorme mayoría de los comerciantes, nos pidió que nos hiciéramos cargo para que se emparejara la cancha para todos. Hoy se cobran precios justos, pero sin embargo hay desviaciones que nosotros queremos corregir. Hay gente que paga mucho y otros que pagan muy poco”.

Traspaso

En la actualidad no existe un plazo fatal para que el Sindicato de Trabajadores Independientes del Mercado Persa San Rafael, en su calidad de administradores, cese en sus actividades, pues la familia Morales decidió darles un tiempo prudente para que arreglen sus temas administrativos y financieros.

“Comenzaremos a cumplir nuestro rol en cuanto el actual administrador esté en condiciones de dejar al terreno. No sabemos qué piensan hacer ellos, pero están invitados a seguir participando de este comercio, de este negocio, pero creo que tienen que ajustar sus cuentas antes de dejar el Persa”, subraya Raúl Morales.

La idea de la familia es que la transición sea “sin que los locatarios lo noten y se siga ejerciendo la actividad comercial durante todos los fines de semana como hasta hora”.

“La fecha del traspaso estará dada por el momento que ellos (los socios de la Asociación), nos digan. No queremos generar ahora al final un conflicto y cuando ellos nos digan que están listos, nosotros tomamos el control, pero no puede exceder seis meses, máximo”, destaca Raúl Morales.
Desde la actual administradora se indicó que por ahora no realizarán comentarios respecto de la decisión que adoptó la familia propietaria del sitio para no renovarles el contrato, lo que fue notificado según los cursos normales.

Locatarios

Entre locatarios abunda el desconocimiento de los temas administrativos, pero sobre todo esperan que de concretarse el cambio sea positivo para ellos como para las miles de personas que llegan al lugar.

Alfredo Carrasco, comerciante que lleva poco tiempo en el sector, planteó que “ojalá sea para mejor y existan mejores condiciones de infraestructura para trabajar”.

Víctor Barra, quien vende artículos de aseo, remarca igualmente que la nueva administración debería entregar puestos que resistan las condiciones climáticas.

Aquiles Aparicio, productor avícola, resalta que espera que los cambios "sean para beneficio de la comunidad, pues esto lo vemos como un bien social” “sean para beneficio de la comunidad, pues esto lo vemos como un bien social”

Comentarios