A espantar sus propios fantasmas para arrancar del descenso

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 07:30 PM 2018-09-28

Se hunde más o alcanza el tanque de oxígeno.

Ñublense juega este sábado a las 17.00 horas un duelo clave en su lucha por zafar del descenso directo.

Los “diablos rojos” visitarán al complicado y recuperado Melipilla, tratando de dejar atrás una convulsionada semana que arrancó con los coletazos de la derrota ante Barnechea, el roce entre el DT Germán Cavalieri y el preparador de arqueros Francisco Arias y el desesperado llamado  a la unidad de Sebastián Varas.

El elenco ñublensino se metió en el fondo de la tabla y tendrá que espantar sus propios fantasmas para alejarse del descenso.

Atajará Cabrera y los fantasmas rondan

La formación del Rojo es todo un misterio, considerando los cambios constantes de Cavalieri para encarar a cada rival.

“No creo que tenga un perjuicio negativo, yo cambio partido a partido porque siento que un jugador puede cumplir una funcionalidad distinta en cada partido y dependiendo del rival. Este plantel ha demostrado una gran capacidad para adaptarse a todos los sistemas que hemos ensayado”, anticipó el argentino, que en la conferencia de prensa del jueves tejió una teoría conspiratoria a la hora de analizar a los medios.

“Me gustaría que fueran más transparentes en el análisis, que dijeran de frente las cosas o me llamaran, porque sé que hay medios que conversan con los técnicos rivales y les entregan toda la información nuestra”, fue su increíble hipótesis.

El lateral Diego Sepúlveda también ve fantasmas que rondan su cabeza.

“Uno a veces tiene miedo de equivocarse porque piensa que van a empezar los insultos y uno piensa en la familia, en cómo se sentirá, y eso igual afecta. Uno puede estar muy bien para jugar en lo futbolístico, pero la batalla está en la cabeza, es mental”, confesó el ex lateral zurdo de Puerto Montt.

“La situación es mala, pero muy mala, difícil, la estamos pasando mal otra vez, por eso pedimos el apoyo de todos”, recalca el delantero Sebastián Varas, quien hizo un desesperado llamado a la unidad de todos los estamentos que rodean el club.

Vuelve Pozo
En lo futbolístico todo indica que ante la expulsión de Sebastián Contreras, finalmente, atajará Franco Cabrera, quien se habría recuperado de un microdesgarro. También vuelve Octavio Pozo al mediocampo, tras cumplir una fecha de castigo.

En Melipilla (31 puntos) asumen este partido como una gran final. “En casa nos tenemos que hacer respetar ante Ñublense, que viene complicado en la tabla.

Acá sabemos que tenemos que imponer nuestros términos y quedarnos con los tres puntos”, acota José Luis Cabión. 

Ya no hay margen para el lamento.

Comentarios