50% de los alumnos aún no se adscribe a proceso de admisión

Por: Nicole Contreras Fotografía: Aegncia Uno 07:10 AM 2018-09-20

Pese a que el nuevo Sistema de Admisión Escolar permite a los padres desde el 6 de septiembre realizar las postulaciones de sus hijos a sus establecimientos educaciones de preferencia, a través de una plataforma online, María José Lerzundi debió visitar directamente cada centro para asegurarse de que presentaban las condiciones para recibir a su hijo, que debe ingresar el próximo año a primero básico y que está diagnosticado con un Trastorno del Espectro Autista. 

A esto se sumó que su otra hija debe cursar kínder y dentro de sus principales temores está que sus hijos queden en instituciones diferentes, dependiendo de lo que determine el algoritmo que procesa las postulaciones. 

“A mí no me parece el sistema nuevo, qué pasa si no quedan en el colegio que uno quiere, o si quedan separados. A mí me preocupa mucho ese tema por mi hijo que pertenece al Espectro Autista. que lo manden a otro colegio que no tenga el programa completo de integración”, sostiene. 

Los dos hijos de María José integran la cifra de las 5.820 postulaciones que recibió el sistema hasta el viernes pasado, de un total de 11.470 que deben registrarse antes del 29 de septiembre, fecha en que finaliza el plazo. Este año el proceso se realizará para alumnos que ingresen a prekínder, kínder, primero, séptimo básico y primero medio. 

A una semana del término de las inscripciones las comunas que presentan el índice más bajo de participación en el proceso, encontrándose bajo el promedio regional de 60 por ciento, son Ninhue, San Nicolás, El Carmen, Portezuelo, Pemuco y Pinto. 

“Nosotros lo que estamos haciendo es contactarnos con los DAEM todos los días para poder pedirles que nos apoyen con la postulación. La última semana de septiembre ya tengo  agendado un recorrido por distintos medios de comunicación comunales para poder hacer llamado a la gente y que recuerden postular, pensando que la semana de Fiestas Patrias lamentablemente para el Sistema de Admisión es bien poco eficiente”, afirma Felipe Rossler, seremi de Educación. 

“En la Región de Ñuble tenemos 400 puntos de postulación, que están algunos en establecimientos educacionales, en todas las bibliotecas municipales. Hay facilitadores en cada uno de sus puntos de postulación. Tenemos toda esta logística que lamentablemente a veces no llega a rincones excesivamente rurales.

Hay gente que vive muy apartada de una zona urbana, y que por tanto va una vez a la semana a la plaza principal de la comuna,  y queremos aprovechar esa ida a la plaza para que puedan hacer el trámite. Nos juega en contra la baja conectividad que podamos tener en la zonas rurales”, admite sobre la lentitud con que se  ha desarrollado el proceso en estas comunas. 

Sobre la situación que puedan enfrentar los hijos de extranjeros en el proceso, asegura que hasta la fecha no han tenido dificultades y que “ningún niño que haya entrado al país de forma legal y que tenga nacionalidad en curso puede quedarse fuera del proceso de admisión”. Sin embargo,  hace hincapié en que “un niño que entró de forma ilegal no tiene ninguna oportunidad de postular porque no hay ningún antecedente que haya confirmado ese ingreso”. 

Rossler destaca los beneficios que traerá el nuevo Sistema de Admisión Escolar por sobre la forma tradicional de postulación. “El primer gran beneficio es que este sistema va a  permitir que una familia de Arica que se vaya a trasladar el próximo año a Chillán, no tenga que venir acá a realizar la postulación, sino que lo hace derechamente desde su casa. Además, este es un sistema ciego. Si bien hay cuatro criterios que entregan una preferencia a algunos niños, el sistema en general no ve a dos niños distintos, ve a dos que son exactamente iguales, y los dos tienen la misma posibilidad o no de quedar en un establecimiento determinado”, recalca. 

Los criterios que entregan preferencias en la llamada “tómbola” son: tener un hermano en el establecimiento al que se postula, ser estudiante prioritario que pertenece al 15 por ciento de condición de vulnerabilidad, ser hijo de funcionarios del establecimiento y quienes sean exalumnos. Después de llenar esos cupos, la elección será aleatoria. 

Las mismas posibilidades de quedar en un establecimiento,  que destaca el seremi, son precisamente las que generan incertidumbre en los apoderados. 
Los padres tendrán la posibilidad de rechazar la opción que otorgue el sistema si no es de su agrado. Existirá una etapa complementaria desde el 3 al 7 de diciembre para apelar a la decisión del sistema. 

“Van  a haber familias que no van a quedar en su primera preferencia, pero que eso no va a ser culpa del sistema, hay muchas familias que el año pasado postularon a sus hijos a establecimientos con alta demanda en Chillán que no quedaban y que con el sistema actual tampoco van a quedar, entonces no es algo propio del sistema, sino que es propio de un establecimiento que tiene alta demanda de estudiantes y cupos limitados”, reconoció Rossler. 

Entre esos establecimientos de alta demanda mencionó al Colegio Padre Hurtado, el Colegio Concepción, el Polivalente San Nicolás y el Instituto Santa María. 

Dudas 
Verónica Llanos, presidenta de la Asociación de Padres y Apoderados, es crítica con la nueva forma de postulaciones. “Nosotros como padres y apoderados siempre hemos tenido nuestras diferencias con este sistema, que así como puede ser positivo en el aspecto que es más cómodo que se haga desde la casa del apoderado, también tiene la debilidad de que no todos los padres y apoderados conocen este sistema”. 

“Ha sido muy lento lo que es la matrícula online para los padres y apoderados, pocos se han acercado, de hecho las  postulaciones a prebásica son bajas, según las matrículas que tenemos nosotros”, revela.

Asegura que solo el próximo año se podrá analizar si el nuevo sistema fue exitoso.  “En marzo del próximo año vamos a tener recién los datos seguros, a ver cuántos alumnos quedaron en los establecimientos que querían los padres y quiénes quedaron en lista de espera porque rechazaron y dónde quedaron. Esa es una de las inquietudes que le planteamos a las autoridades”, explica. 

“Puede pasar que ese alumno que quede dando vueltas pueda ser mi hijo, tenemos que ponernos en el zapato del otro, y si es mi hijo que no quedó en el cupo que yo quería, y si mi hijo quedó en una tómbola matriculado en otro establecimiento, entonces son muchas dudas que se están viendo paso a paso”, cuestiona. 

Mayor integración
Desde el Colegio Concepción, el rector César Riquelme, valoró positivamente el proceso. 

“Va a producir una mayor integración escolar en Chile. En el caso nuestro, por ejemplo, por ley el 15% de los alumnos tiene que ser vulnerable, por lo tanto creo que efectivamente con este tema se avanza más a una educación más integrada socialmente”, valora. 

 “Por otro lado tampoco ahora se toman pruebas de admisión, y eso es un motivo menos de exclusión, hoy los colegios no pueden a priori establecer parámetros para rechazar alumnos”, enfatiza. 

Comentarios