Municipio de Chillán admite graves vicios en la Educación Municipal

Por: Edgar Brizuela Fotografía: La Discusión 09:35 PM 0000-00-00

En una verdadera catarsis colectiva se transformó la última reunión de la Comisión Educación del Concejo Municipal, donde el tema principal era iniciar el debate del Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal (Padem 2019), pero que se enfocó a verificar los vicios del sistema y en especial malas prácticas de muchos profesionales, administrativos y asistentes que trabaja en el.

No fueron pocos los que plantearon que la Municipalidad de Chillán y el Departamento de Administración de la Educación Municipal, DAEM, no pueden seguir avalando a personas que no estarían realizando las actividades para las que las contrató, y por lo tanto deben salir forzadamente del sistema.

En las presentaciones de la mayoría de los presentes, salvo un intento de defensa colectiva de parte de representantes del Colegio de Profesores, se puso de manifiesto la necesidad de que el sistema cuente “con los mejores” y se haga una “limpieza”, que para los que intervinieron es necesaria para que los procesos se desarrollen de manera eficiente.

En la Comisión de Educación se planteó que el sistema educacional municipal debe funcionar con niveles de calidad que aseguren el cumplimiento de los procesos educativos, de tal manera que los estudiantes retornen a los establecimientos municipales,  que se han ido despoblando de alumnos por una serie de factores.

La manera en que se aplican los contenidos es un elemento fundamental, se reconoció, pero tan relevante como ello es que los funcionarios en general, directores, docentes, auxiliares de la educación, parvularias y personal administrativo, tengan comportamientos a la altura de lo que se espera del sistema, lo que se debiera manifestar incluso en la manera en que se tratan entre ellos, y sobre todo, en como reciben y atienden a los padres y apoderados.

Por ejemplo, representantes de los Asistentes de la Educación plantearon que “las escuelas subvencionadas saben que lo que hacen es un negocio, pero acá no lo saben y la cara en que reciben a las personas ha cambiado. Este es un servicio y si queremos ser respetados hay que cambiar de conductas”.

Wenceslao Vásquez, director de Control municipal, fue enfático al asegurara: “puedo repetir perfectamente lo que desde hace mucho tiempo vengo planteando: la educación municipal tiene que sincerarse,  y sincerarse es decir que todas las cosas que están de más las saquemos, porque a veces tenemos cáncer y tenemos que eliminarlo”.

Vásquez remarcó que “no puedo tener, y así se ha planteado en esta sala, personal que ha estado con licencias médicas por años y les seguimos pagando con platas que son de todos los chillanejos”.

Subrayó que “pareciera ser que todos los actores de esta mesa de diálogo apuntan a eso,  pues ha habido por primera vez una reunión tan importante donde hubo autocrítica, lo que encuentro tremendamente   positivo”.

“No hacen la pega”

El director (s) del DAEM,  Juan Sáez, fue igualmente enfático al declarar que “es una realidad que hay gente que no hace la pega”, agregando que quienes incumplen sus cometidos, más que ver qué normativas les favorecen, deben ser capaces de analizar si realizan bien su trabajo.

“De repente, llega a tanta la frescura que a veces hay colegas que en un día de paro de profesores llegan a pedir favores, cuando se supone que no debieran estar en paro, sino que trabajando”, declaró Sáez.

Por su parte el concejal Juan López Cruz valoró la autocrítica generalizada, pero pidió que esta conducta se mantenga y se imprima en cada una de las personas y organizaciones y además sea parte del futuro Padem 2019 “este espíritu de cambio”.

Agregó que “acá nadie está por defender a nadie y será el alcalde quien debe tomar las medidas administrativas que correspondan”.

El concejal Jorge Vaccaro,  en tanto, destacó igualmente que durante la reunión fueran tratados temas de una manera tan abierta y honesta por parte de los propios actores del sistema educacional local, que como unidad debe tender a la excelencia.

“En todo tipo de organización hay gente buena, mediocre y mala y en esto no se puede permitir que haya personas que no estén aportando al sistema , porque lo más importante es la educación y la enseñanza que damos a los niños. Cuando hablamos de personas hablamos de directores, docentes, paradocentes, asistentes de la educación y en el sistema municipal hay que tener lo  mejor de lo mejor, pues de lo contrario vamos a tener un sistema mediocre”.

Primera vez

Vaccaro agregó que jamás desde que es concejal había observado una reacción de este tipo en los protagonistas del sistema municipal, donde no hubo reparos en pedir que se tomaran medidas radicales en los casos que correspondieran.

Agregó: “me agrada que las defensas corporativas hayan sido dejadas de lado por el bien superior que es la educación municipal que es nuestro norte”.

Brígida Hormazábal, presidenta de la Comisión Educación, reconoció que todas las personas que trabajan en el sistema educacional municipal deben enfrentar evaluaciones desde el empleador.

“Hay un contrato y un convenio que todo trabajador firmar y si yo no cumplo con esto, y como pasa en toda empresa, no puede seguir ejerciendo. Pero las desvinculaciones deben ser previamente analizadas y estudiadas con los procesos debidos”.

Hormazábal agregó que como en todo sistema “hay gente buena, más o menos y mala”. Reconoció además que si en Educación hay muchos sumarios es preciso que los directores asuman mayor protagonismo.

De cara a la renovación de directores de escuela, lo que se pide es que estos sean elegidos de acuerdo a sus méritos y mediante un modelo de selección que asegure que la calidad educativa será el sello que estará marcado en cada uno de los trabajadores de la educación, de tal manera que quien no cumpla con los objetivos tendrá que ser desvinculado.

Comentarios