La historia de José Yévenes, campeón nacional de volantinismo

Por: Rodrigo Oses 01:25 PM 2018-09-16

Nació en el Fundo de “Cucha Urrejola”, en el corazón de Portezuelo, pero a los cinco años se fue a Santiago y se enamoró de los volatines que coloreaban el cielo. Hoy con 70 años y 50 dedicados al volantinismo deportivo, José Timoteo Yévenes, luce innumerables títulos nacionales y un subtítulo mundial en Francia el 2014.

“De pequeño quedé encandilado con el volantinismo. Hasta hoy lo practico. He logrado premios que solo Dios ha permitido para ser lo que soy”, confiesa con la mirada iluminada, de vuelta por algunos días, en su ahora, querida Región de Ñuble.

“Cinco décadas llevo practicando. He logrado más de 60 títulos nacionales, fuimos a competir a nivel mundial, fui subcampeón en Francia entre 35 países el 2014 y me han entrevistado de todos los diarios nacionales y canales”.

-¿Cuáles son las cualidades de un buen volantinero?

-Ser meticuloso, hacer las cosas bien, preparar un volantín con maderos calibrados, para que en el aire se eleve y no se caiga, porque un volantín bien calibrado parece que se manejara con un control remoto dirigiéndolo en el aire.

-¿Usted fabrica sus propios volantines?

-Yo fabrico mis propios volantines. Hay miles de artesanos que fabrican sus volantines y los elevan en septiembre. El volantinismo se practica de Arica a Punta Arenas, es un deporte criollo, es parte de nuestro folclor, nunca hay que olvidarlo. Por eso estoy acá, para que se difunda en las escuelas, las autoridades deben preocuparse de mantener esta raíz nacional, no debemos perderla.

-¿Por qué se ha ido perdiendo esta tradición?

-La tecnología ha llegado de tal manera que hoy los niños viven en el celular y el teclado, los invadió. Usted donde vaya ve esto, estamos perdiendo nuestras raíces criollas como el volantinismo. Igual que la cueca que se está perdiendo, yo soy hijo de inquilino y la bailo desde niño.

-¿Cómo son las competencias de volantinismo deportivo?

-Tenemos unos cuadriláteros en miniatura como los del boxeo, donde nos metemos dentro de una cancha, y en una distancia de 20 a 30 metros elevamos el volantín, se echan a volar y en el aire tienen que cortarse recíprocamente. La competencia la gana el que se mantiene en el aire tras ‘cortar’ al resto de los volantines. Es algo parecido al tenis, por el sistema de llaves.

-¿Qué hilo usan?

-No usamos hilo curado, es hilo de competición. El hilo curado lo venden en los clandestinos poniéndole pedazos de vidrio, nuestro hilo es procesado meticulosamente, usamos piedra de cuarzo microgranulada, se muele a tal magnitud que queda molida como harina cruda y ese hilo después con el roce en el aire, hace que se corte el hilo del otro volantín. En un torneo mundial que fuimos a competir perdimos con Indonesia, donde es un deporte nacional. Allá los hilos se procesan con polvo de diamante. 

-Usted es como el Alexis Sánchez del volantinismo deportivo

-Jajajaja, ahora integro el club Los Cazadores del Aire, he integrado los tres clubes más grandes de Chile: Halcones, Alfiles y Cazadores del Aire.

El Cazador del Aire

-Se siente un verdadero cazador...del aire.

-Exacto. Es un verdadero combate aéreo el que se vive. Dos volantines en el aire, familias que miran al cielo que se vuelve multicolor con los volantines. Es una fantasía.

-¿Qué dimensiones debe tener el volantín que compite?

-Varían. Depende del torneo. Hay torneo de ñecla y otros oficiales. En el primer tipo, mide 44 centímetros cuadrados a 40 cms2 y el de competición 46 a 48 cms. cuadrados calibrado. Hecho por profesionales.

-¿Cómo se financian para ir a competir al extranjero?

-Nos financiamos nosotros mismos, el Estado nos ha aportado, pero muy poquito. Hago un llamado a los políticos para que consideren el volantinismo y recuerden que fueron niños también, a lo mejor lo hacen. Competir a nivel mundial es fabuloso.

En las comunas, poblaciones y regiones, nos acordamos del volantín en septiembre, pero nosotros, los volantineros profesionales, jugamos todo el año. Nuestras competencias parten en octubre y terminan en mayo cuando ya no hay viento en Santiago. En otras partes de regiones, eso sí, hay viento todo el año. Habemos más de 40 clubes en la Región Metropolitana. Somos más de 4 millones de personas los que practican este deporte.

-¿Cómo campeón del volantinismo deportivo nacional, cuál es su sueño?

-Es que se practique a nivel nacional y que no sea restringido. Porque se ha llegado a restringir nuestro deporte, se dice que es peligroso, mortal, pero con educación y perseverancia, hemos demostrado con monitores cómo practicar este deporte en los lugares abiertos. Necesitamos los espacios para hacer este deporte porque muchos niños deben jugar en las calles y pasan a llevar los cables eléctricos. La gente necesita este espacio, es un deporte que se arraiga en el corazón y en el alma.

Comentarios