Con acento en desafíos de la nueva región se efectuó Te Deum

Por: Susana Núñez Fotografía: Mauricio Ulloa 10:30 PM 2018-09-14

El primer Te Deum que se realiza en Chillán como capital regional  coincide con la profunda crisis de la Iglesia Católica que a nivel local se expresó con la ausencia del obispo Carlos Pellegrin, quien está siendo investigado por un presunto caso de abuso sexual.

En su lugar, ayer fue el vicario general de la Diócesis San Bartolomé de Chillán, Pedro Rodríguez, quien presidió la celebración tradicional que contó con la presencia de las nuevas autoridades regionales a quienes dirigió principalmente su mensaje, haciendo alusión a evitar la confrontación política para mantener un clima de unidad en el nuevo territorio, por el bien común de los ñublensinos.

Con un marcado acento a los desafíos que impone la puesta en marcha de la Región de Ñuble se efectuó la liturgia marcada por la ausencia de la primera autoridad eclesiástica que no dejó indiferente a los asistentes.

El vicario general tuvo palabras de respaldo a Pellegrin, quien ha atravesado por meses complejos. 

“Aprovecho de darles el cordial saludo de nuestro obispo diocesano Carlos Pellegrin, sea como sea un padre es un padre y ciertamente espiritual, no se preocupen no tengo la más mínima intención de ser obispo”, dijo.

El mensaje entregado a los creyentes estuvo centrado en tareas de las nuevas autoridades de la región y el progreso del territorio, centrando la mirada en los más vulnerables, a los que llamó en el evangelio como "pequeños".

“Pedimos al Señor que done a quienes han sido llamado a gobernar esta nueva región, la inteligencia y el corazón de buscar con el máximo empeño en el bien común, y la capacidad a toda la ciudadanía de acompañar este esfuerzo con participación confiada. Recordamos a todos los ciudadanos el valor que representa la unidad nacional, más allá de las legítimas diferencias políticas, las instituciones de la democracia están a la base del servicio”, trasmitió la autoridad eclesiástica.

Llamó a los nuevos líderes de la comunidad a tener como centro de sus preocupaciones  el desarrollo de las instituciones,  puestas a disposición de los ñublensinos y no de los intereses políticos.

“Las instituciones de la democracia, así como han sido diseñadas y descritas en la Constitución, están a la base del bien común, del servicio a lo que hemos sido llamados todos los ciudadanos. Ahora es el tiempo de la responsabilidad y no de los desencuentros políticos y sociales, por el bien de las familias de nuestra región. Debemos recordar que los gobiernos pasan, pero  las instituciones permanecen. Las discusiones sobre uniones tendenciosas, dividen, no le hacen bien el país ni a la región”. 

La liturgia de Acción de Gracias también se desarrollará en las distintas parroquias de la Diócesis durante el fin de semana, con motivo de conmemorarse los 208 años de la independencia nacional.

Comentarios