Fiscal Emiliano Arias allanó el Obispado de Chillán

Por: Nicole Contreras Fotografía: Mauricio Ulloa 09:00 PM 2018-09-14

Cuatro obispados fueron allanados simultáneamente por la Fiscalía, en el marco de los casos de abusos a menores por miembros del clero. Los obispados de Chillán, Concepción, Valparaíso y Osorno fueron registrados para obtener antecedentes, como investigaciones previas e información enviada por los obispos a la Congregación para la Doctrina de la Fe, en Roma. 

En mayo de este año el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, inició una investigación en contra de 14 sacerdotes de Rancagua por presunto abuso a menor, llamados “la cofradía”. Ese fue el punto de partida que dejó a la vista que la Iglesia mantenía un sistema paralelo de investigaciones canónicas por abusos a menores, que no compartía con la justicia civil. Alejandro Goic, ex obispo de Rancagua, luego de que el Papa posteriormente aceptara su renuncia, negó la entrega de antecedentes sin consulta a la Congregación para la Doctrina de la Fe, por lo que pidió los antecedentes. El órgano de la Santa Sede que busca “custodiar la correcta doctrina católica”, rechazó su petición. 

En paralelo el fiscal Arias, quien es chillanejo, inició una investigación sobre Óscar Muñoz Toledo, ex canciller del Arzobispado, presunto autor de abusos contra siete menores cometidos desde el año 2002. 

En esta línea Arias, respaldado por el fiscal nacional, Jorge Abbott, quien amplió la investigación en todo Chile el 27 de julio, ordenó allanar la Oficina Pastoral de Denuncias del Arzobispado de Santiago y al Obispado Castrense. En las evidencias encontradas en este último órgano religioso se sustentó el allanamiento al Obispado de Chillán, donde las acciones fueron dirigidas directamente por el fiscal Arias, apoyado por personal del OS9 y Labocar de Carabineros. La diligencia se inició aproximadamente a las 11 de la mañana y se extendió hasta pasadas las 20.00 horas. 

“Esto es consecuencia del trabajo que como Fiscalía hemos desarrollado desde el mes de mayo de este año. En mayo hicimos la recopilación de los primeros antecedentes, luego realizamos incautaciones en Santiago, en O’Higgins y el Obispado Castrense. En diversas regiones se están haciendo simultáneamente diligencias de entrada y registro e incautación en Osorno, Valparaíso, Concepción y Chillán”, explicó el fiscal Arias a su salida del Obispado de Chillán. 

“Existe una resolución del fiscal nacional, que señala que me da competencias para investigar los casos que nacieron a raíz de determinadas incautaciones. Dentro de esos casos, se encuentran varios ocurridos en regiones. Es por eso que realizo las diligencias en regiones. Existe una permanente comunicación con la fiscal de Ñuble, de Bío Bío, el fiscal de Los Lagos y el de Valparaíso”, añadió. 

Sobre el trabajo que realiza con la Fiscalía Regional de Ñuble, precisó que “hay diligencias que están siendo coordinadas con la fiscal Regional de Ñuble, doña Nayalet Mansilla. Ella me transfirió algunas causas y otras las sigue tramitando ella. No puedo referirme en concreto a cuáles son”. 

Sobre el eventual encubrimiento de parte del obispo Carlos Pellegrin a sacerdotes involucrados en abusos contra menores, Arias afirmó que “en concreto no me puedo referir a determinados antecedentes. La investigación en general se refiere a la comisión de abuso sexual por parte de determinados clérigos, sacerdotes, presbíteros, y además por ser cometidos los delitos al interior de una organización, por un eventual cómplice o encubrimiento”.

Agregó: “No puedo señalar la materia de incautación, me está vedado aquello, pero sí lo que puedo señalar es que lo que estamos buscando son delitos, la constancia de la comisión de delitos”.

El fiscal Arias recordó que “todos estamos obligados a entregar a Fiscalía, cuando se solicita alguna información,  y precisamente eso es lo que estoy haciendo el día de hoy, tengo una orden judicial y todo chileno, sea quien sea, está obligado a entregarme lo que señala la orden”. 

Acumulación de causas
Al 31 de agosto de este año se encuentran vigentes 19 causas por investigaciones de delitos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia Católica en Chile, con un total de 167 imputados (siete obispos, 96 sacerdotes, cuatro diáconos, 30 religiosos, 10 laicos y 20 sin precisar). El número de víctimas se estima en 178, de los cuales 79 son niños y adolescentes, 15 adultos y 84 sin información. La Fiscalía Nacional investiga todas las denuncias y antecedentes encontrados en los allanamientos,  aunque involucren a delitos posiblemente prescritos. 

El fiscal Sergio Moya encabezó el allanamiento en Concepción, Sergio Pérez en Valparaíso y Miguel Ángel Velásquez en Osorno. 

Obispado Castrense 
“En el caso del Obispado Castrense surgieron también antecedentes relativos a todo el territorio nacional. Hay antecedentes que los estamos investigando todos”, anunció el fiscal Emiliano Arias al salir del Obispado. 

Entre los casos de sacerdotes involucrados en presunto abuso a menor que investiga la Fiscalía Regional de Ñuble -que suman seis, más una denuncia contra un religioso cuyo motivo no ha sido precisado- se encuentra el del sacerdote Héctor Bravo, capellán del Ejército. 

Bravo también fue investigado canónicamente por un sacerdote externo a la Diócesis. Los resultados concluyeron que no se podía llegar a la verosimilitud moral de los hechos denunciados”. El Obispado le otorgó medidas cautelares que le prohibieron ejercer su cargo de capellán del Colegio Padre Hurtado, sin embargo, el sacerdote continúa siendo párroco de San Pablo y capellán del Ejército. 

El cargo lo ostenta desde febrero de 2010, año en que Juan Barros, exobispo de Osorno, quien declaró a comienzos de septiembre como imputado por presunto encubrimiento de abusos, era la máxima autoridad del Obispado Castrense, institución encargada de dar apoyo espiritual a las Fuerzas Armadas. 

Según Santiago Silva, actual obispo castrense, Bravo no está incardinado al Obispado Castrense, sino a la Diócesis de Chillán. Sin embargo, en derecho canónico el titular de todo  nombramiento de capellán castrense es el obispo castrense. “La responsabilidad jurídica es del obispo castrense, que tiene jurisdicción sobre todas las reparticiones y funcionarios de las Fuerzas Armadas”, explicó el abogado experto en Derecho Canónico de la Universidad Católica, Alejandro Álvarez. 

El obispo castrense, al recibir un sueldo del Estado, se transforma en un funcionario público, por lo que está obligado por la ley a denunciar a la justicia civil casos de abusos sexuales contra menores. 

La Red Laical Chillán mostró optimismo ante el allanamiento encabezado por el fiscal Arias. “Ante los procedimientos adoptados por Fiscalía, con el allanamiento de diversos obispados, incluyendo el de Chillán, manifestamos nuestro total respaldo a todas las acciones del fiscal Arias y su equipo en torno a investigar profundamente los casos de abusos y los eventuales sistemas de encubrimiento en mano de muchos obispos”. 

 

Comentarios