Más de 500 incautaciones de "pelotazos" en la cárcel de Chillán

Por: 09:05 PM 2018-09-13

Las estadísticas internas de Gendarmería de Chillán cifran que a inicios del mes de septiembre, la cantidad de incautaciones de paquetes lanzados desde el exterior del recinto penal, contenedores generalmente de drogas y medicamentos, “ya son más de 500, es decir un promedio de dos al día”, asegura el suboficial Cristian Montecinos, presidente de la Asociación de Funcionarios Penitenciarios (Anfup).
Sin embargo, el problema mayor que prevén los funcionarios está aparejado a la conversión de Ñuble a región y a Chillán a capital regional.


“Lo que pasa es que con el nombramiento, hoy la cárcel de Chillán pasa a ser cárcel matriz, o de tipo A, como ocurre en todas las capitales regionales. Eso significa que ya no podremos seguir enviando reos de alta complejidad a cárceles como El Manzano de Concepción o el Penal Colina 1, de Santiago. Es más, todos los reos complejos que siendo de Ñuble están internados allá por razones de seguridad, pueden pedir su traslado a esta unidad, y nadie se los podría negar”, advierte.


La relación, entonces, entre reos de alta complejidad y los “pelotazos” o “aéreos”, como le llaman a los paquetes que lanzan desde el exterior, se vio reflejado en lo que ocurrió el pasado fin de semana en la cárcel de Chillán.


Gendarmes incautaron un paquete que no solo contenía drogas y grageas de Diazepam, sino además “13 sierras para cortar metales, con las que pueden desde fabricar armas cortantes, hasta cortar barrotes de las celdas para tratar de huir, fenómeno que se incrementa siempre en las fechas de festividades como el ‘18’, Navidad y Año Nuevo”, apunta.


Para la Anfup ha sido una lucha constante el conseguir recursos para poder instalar mallas protectoras de mayor envergadura a las que hoy exhibe la cárcel, sin embargo, y pese a los compromisos adquiridos con las autoridades anteriores, esto no ha prosperado.


Reunión larga y fructífera


El nombramiento del comandante Gonzalo Hermosilla como nuevo director regional de Gendarmería Ñuble y la de Jacqueline Guíñez como seremi de Justicia Ñuble, le ha abierto una nueva puerta a la deteriorada relación de la Anfup con sus directores.


Desde la oficialidad se anunciaron las gestiones para conseguir mayores recursos destinados a mejorar las condiciones laborales y estructurales de Gendarmería. “Ayer sostuvimos una reunión con el director nuevo y debo decir que fue larga, intensa, pero muy fructífera, lo que nos da esperanza para lo que se viene”, dijo Montecinos.


Según el suboficial se pusieron fechas y lineamientos para mejorar el entorno y las inmediaciones de la cárcel. “Esto es fundamental, porque si no se arregla, al final terminarán lanzando armas y algún funcionario o un interno terminarán muriendo. No es sencillo quitarle esos paquetes a los reos, siempre hay riesgos y debemos evitarlos”, cerró.

Comentarios