La inolvidable historia de los sufridos siete ascensos de Ñublense

Por: Rodrigo Oses 2017-05-27

“La celebración fue emocionante, había camiones con gente frente a las casetas. Los camarines estaban abiertos, los hinchas entraron y nos llevaron a la piscina, después al casino y luego al centro, a la plaza, arriba de un camión, era una locura, para no olvidarlo jamás”.

Así recuerda Mario Cerendero, otrora capitán del plantel de Ñublense de 1976, el carnaval que se desató en Chillán la tarde del 21 de noviembre tras el triunfo del Rojo por 1-0 sobre O’Higgins que gatilló el primer título y el primer ascenso a Primera División del club tras 18 años de intentos fallidos.

“Con decirte que ni siquiera nos entregaron las medallas porque la Asociación Central no creía que íbamos a ser campeones, porque siempre en años anteriores fallábamos al final”, evoca Cerendero.

En su sufrida historia centenaria, el cuadro chillanejo sabe de escasas alegrías. 

Solo 7 ascensos marcan su zigzagueante derrotero.

Sin embargo, el actual plantel que está formando el DT Emiliano Astorga, quiere aportar con el octavo retorno.

“Llegamos para luchar por el ascenso, si no se logra este año, vamos el 2018 por el objetivo”, zanjó de entrada.

Camino a esa hazaña, Astorga tendrá que saber que en 1980 hubo un goleador paraguayo como Sergio Nichiporuk que devolvió a Primera a Ñublense a punta de cabezazos.

Que en 1985, Esaú Bravo y sus diablos rojos salieron del infierno de Tercera a pura garra. Que el 92’, no importaron las penurias, porque otra vez Bravo y un grupo liderado por Mario “Gol” Lagos tocó el cielo en Quillota. Porque aunque la gloria ha sido esquiva, el hincha no olvida los sufridos ascensos del 2004 en Linares, el 2006 con Zanatta como héroe y el último, del 2012, con un penal de Olivares. Ahora la hinchada ya se ilusiona con el esquivo octavo ascenso de la historia roja.

Comentarios