Expertos debaten sobre el uso de la Plaza de Armas

Por: Nicole Contreras 10:50 AM 2018-09-09

La Plaza de Armas acogerá durante siete días la Fiesta de la Chilenidad de este año, con más de 200 stands de comida y concursos folclóricos.  Hace tres semanas fue el escenario de la Fiesta de la Longaniza, que dejó 20 toneladas de basura, la que fue retirada rápidamente por el municipio. Dentro de poco, estrenará  los nuevos baños municipales a solo unos metros del monumento de Bernardo O’Higgins. Y en la otra arista se encuentran los adultos mayores, las personas en situación de discapacidad y los visitantes del espacio público, quienes según el alcalde Sergio Zarzar han motivado sus decisiones. 

¿Qué tipo de plaza necesita la nueva capital regional? ¿Son las fiestas y la construcción de los baños una intervención agresiva para su valor patrimonial?

 Organizaciones, expertos y la asociaciones comunitarias aludidas responden y coinciden en que en Chillán existe una carencia de espacios públicos.  

A diferencia de la Plaza de Armas de Chillán, la mayoría de las plazas más famosas de Europa y Latinoamérica no tienen áreas verdes, sino que presentan una explanada construida de cemento.  Sebastián Gray, arquitecto de la Universidad Católica, plantea que “hay que habilitar espacio público para albergar funciones precisas, por ejemplo si se necesita reunir una gran cantidad de gente, obviamente eso no se debe realizar sobre un jardín, sino en un lugar que está pavimentado y preparado para ese tipo de actividad”.

“Si el municipio quiere promover las actividades públicas y colectivas al aire libre, hay que encontrar los espacios adecuados para eso y no forzar el uso de los que no están diseñados para eso. Si hay cuatro plazas en el centro de Chillán, una de esas plazas podría pavimentarse para este tipo de actividades”, precisa. 

El arquitecto José Luis Gacitúa apunta a la necesidad de diversificar los espacios públicos en Chillán y sus funciones. “Se está utilizando la Plaza de Armas repetitivamente para todas las actividades, eso habla de la escasez de espacios públicos de encuentro en Chillán, y sobre todo de la falta de un parque”, asegura. 
“La mayoría de las plazas en Europa no tienen árboles, pero permiten que se pueda apreciar desde la plaza toda la arquitectura que la envuelve, ese es un espacio de encuentro que posibilita otro tipo de actividades que no dañan el césped, son grandes vacíos urbanos para descongestionar las ciudades”, explica y enfatiza que el caso de la Plaza de Armas es diferente,  debido a que  “no es un diseño adecuado para realizar todo tipo de actividades porque tiene varios tipos de árboles diferentes, y zonas verdes, que no es un pasto resistente al uso de las personas”.

El arquitecto ve como una posible solución buscar otros lugares como el sector de Quilamapu para construir un nuevo espacio público que permita emplazar fiestas ciudadanas. Sí advierte que para eso se debe generar una estrategia de movilización para garantizar la accesibilidad. 

La participación de la comunidad 

La Fundación Aldea trabaja en todo Chile para “democratizar el uso de plazas y espacios públicos” a través de la participación de la población. Actualmente desarrolla un proyecto con la comunidad del sector Santa Elvira para rescatar la vertiente que abasteció de agua a los sobrevivientes del terremoto de 1939. 

“Muchas veces las decisiones sobre las plazas las toman un par de expertos, si todos vivimos en una ciudad deberíamos tener espacio para poder opinar qué es lo que queremos”, afirma Soledad Díaz de la Fuente, secretaria ejecutiva de Fundación Aldea. 

“Deberíamos tener más recintos de ferias, no es necesario que tengamos que concentrar todo siempre en la plaza, sino que deberíamos tener otros  polos que potencien los diferentes sectores de la periferia”, sostiene. 

Los baños y fiestas ciudadanas para el pueblo

El presidente del Instituto O’Higginiano en Ñuble, Juan Ignacio Basterrica, enfatiza que “ la Plaza de Armas es nuestra carta de presentación a nivel país, ya tenemos el estatus de capital regional, por lo tanto toda actividad que se realice en ella tiene que considerar el daño que se provoca al patrimonio, a las áreas verdes y al estado del monumento que está en el centro. Hay que descentralizar las actividades”. 

Basterrica hace hincapié en la necesidad de una ordenanza municipal que regule los usos de la plaza y en la necesidad de crear una ruta turística patrimonial que comience en la Plaza de Armas. 

También coincide con que el sector Quilamapu sería un buen lugar para realizar fiestas y encuentros ciudadanos. “Ahí hay espacio suficiente. Se podrá decir que todas las personas no tienen la posibilidad de llegar allá, pero si las personas vienen de la periferia al centro de la plaza, por qué no pueden ir hasta allí”. 

Cecilia Henríquez, presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, defiende la organización de fiestas en la plaza y la construcción de los baños. 

“Las fiestas han sido un acierto, cuando se hacían en otros lugares era más difícil participar. Los baños han sido criticados, pero eran una necesidad para la comunidad”. Sin embargo, reconoce que “tal vez habría sido mejor que fuesen subterráneos”. También admite la necesidad de contar con más espacios de encuentro. 

José Jiménez, presidente de la Agrupación Muchachos de Agosto, que reúne a adultos mayores,  precisa que “agradecemos al alcalde, porque los adultos mayores necesitamos los baños, cuando no estamos  cerca del mall tenemos que ir al tercer piso de la Municipalidad y a veces hay mucha gente”. 

Difiere de su visión Hugo Guíñez, presidente de la Asociación de Adultos Mayores. “Es muy  inadecuado el lugar, hacía mucha falta la construcción de baños en el centro, pero el lugar que se escogió no pudo haber sido peor, se ha procedido de una forma muy irrespetuosa frente al símbolo patrio nuestro”, asegura. 

Enrique Yévenes, presidente de la Organización de Discapacitados Físicos de Chillán, opina que “es una gran falta de respeto la ubicación, al lado del monumento de O’Higgins. Además no sirve de nada que los baños estén en la superficie si los accesos a la plaza no se mejoran, como están gastados, usted choca y la silla de ruedas se da vuelta. No debe ser una justificación del municipio decir que se hizo para salvar a la discapacidad, nos están utilizando”, cuestiona. 

Comentarios