Condenan a hombre por robar celular y secuestrar conductor en Chillán

Por: Ladiscusion.cl comunicado de prensa Fotografía: Agencia Uno 04:10 PM 2018-09-05

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Chillán condenó a Pablo Ignacio Monsalve Morales a la pena efectiva  de 5 años y un día  y 3 años y un día de presidio, en calidad de autor de los delitos consumados de robo con intimidación y secuestro. Ilícitos perpetrados en junio de 2014, en la comuna.

En fallo unánime (causa rol 164-2018), el tribunal –integrado por los magistrados Claudia Montero  (presidenta), Raúl Romero (redactor) y Paola Molina– aplicó, además,  a Monsalve Morales las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras duren las condenas.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la madrugada del 15 de junio de 2014,  la víctima conducía su vehículo Toyota Yaris, deteniendo la marcha en el semáforo ubicado en la intersección  de calle Maipón con Avenida O’Higgins, en el centro de la ciudad de Chillán, momento en que fue abordada por Monsalve Morales, quien ingresó al vehículo por la puerta del copiloto, intimidó verbalmente a la víctima, la registró y le sustrajo un teléfono celular, “exigiéndole inmediatamente que condujera el vehículo por las calles que él le ordenaba, reteniendo así a la víctima contra su voluntad, llegando en primera instancia a calle Lazareto, lugar en donde el imputado sacó las llaves del automóvil, obligando a la víctima a permanecer en éste, descendiendo el acusado y regresando a los pocos minutos, entregándole nuevamente las llaves a la víctima, ordenándole que reiniciara su marcha y transitara por diversas calles de esta ciudad para dirigirse hasta la comuna de El Carmen, en cuyas proximidades, el acusado decidió conducir el vehículo, continuando su marcha regresando al pueblo de El Carmen, donde el enjuiciado compró cerveza, reiniciando su tránsito por distintas arterias de esa comuna hasta que, debido a un desperfecto del automóvil, el encartado desciende de éste para empujarlo, aprovechando la víctima dicha circunstancia para huir del lugar en el mencionado vehículo”.
 
 

Comentarios