Cesantía, agua y pobreza son las prioridades de los gobernadores

Por: Isabel Charlin 07:30 AM 2018-09-05

En un día marcado por la incertidumbre al interior de los partidos de Chile Vamos, el Gobierno finalmente nombró ayer pasadas las siete de la tarde a los tres gobernadores de la nueva Región de Ñuble: Paola Becker (RN), en Diguillín; Cristóbal Martínez (UDI), en Punilla; y Rossana Yáñez (Evópoli), en Itata.

Los nombres habían trascendido el día anterior, sin embargo, no había confirmación oficial por parte de Presidencia, lo que generó dudas al interior del oficialismo.

“Los gobernadores y el intendente son cargos de confianza del Presidente, y estamos esperando la información oficial desde La Moneda. Estas autoridades no existen hasta el 6 de septiembre”,  sostuvo ayer el delegado presidencial, Martín Arrau, quien fue ratificado también como el primer intendente de Ñuble, según informó el Ministerio del Interior.

A un día del arribo del Presidente de la República al nuevo territorio, y de la inauguración de las tres gobernaciones de la región, aún no había certeza respecto de quiénes serían las futuras autoridades.

Durante la última sesión extraordinaria del Consejo Regional del Bío Bío ayer, en el Teatro Municipal de Chillán, el ambiente era de incertidumbre.

Varios felicitaban a quienes supuestamente habían sido nombrados gobernadores el lunes. Sin embargo, hasta ayer nadie los había contactado para confirmarlos oficialmente. Fue por la tarde que recibieron el llamado del subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla. “Esta mañana (ayer), en reunión que sostuvimos con Martín Arrau le pedimos que llamara a Santiago para ver qué pasaba. No podemos proyectar nuestro trabajo si no conocemos a las autoridades”, manifestaba antes de conocer las ratificaciones el presidente distrital de la UDI, Juan José González.

También, desde RN, el diputado Frank Sauerbaum dijo desconocer por qué se tardaron tanto los nombramientos. “Me imagino que están escaneando nuevamente los antecedentes de los escogidos, por eso hasta ayer aún no habían llamado a nadie”, sostuvo el parlamentario.

Mirada integral
La actual gobernadora de Ñuble, Paola Becker, asumirá como futura gobernadora de Diguillín.

“Es un desafío importante. Estos últimos cinco meses me quedó la sensación que no me alcanzó el tiempo, pero ahora tendré la oportunidad de enfocarme en la Provincia de Diguillín. Debemos darle respuestas a la comunidad, que está con expectativas muy altas. Tengo muchas ganas de trabajar, de manera cercana, siempre en terreno”, admitió la autoridad. 

Son hartos desafíos, agregó. “Somos la provincia más grande de la región, tenemos problemas de cesantía, los últimos datos del INE, sobre todo en algunas comunas de la provincia son preocupantes. Tenemos que resolver temas de conectividad, trabajar en temas de agua potable, que le importan sobre todo a la gente de sectores rurales; de riego, y reactivar el sector agroalimentario. Hay harto que hacer, y muchos de estos problemas son transversales a todas las provincias de la región, pero en el caso de Diguillín tenemos altas tasas de adultos mayores, que están bastante solos en algunos sectores. Debemos generar las instancias de conectividad con los sectores urbanos de sus comunas, pera mejorar los servicios”, aseveró.

Becker añadió que el futuro intendente Arrau les ha pedido trabajar en un plan integral de las provincias, “por lo que hemos estado abordando desde hace tiempo ese concepto. Se tiene que entender esta región con un modelo integrador de proyectos, de manera transversal. Cada provincia tiene su identidad, su historia, pero tenemos problemas comunes, que tenemos que enfrentarlos de la misma manera”, dijo.

Los desafíos son motivantes”

“Había que mantener la calma, hasta el último momento, porque a veces algunos celebran y en la puerta del horno se les quema el pan”, decía ayer el futuro gobernador de Punilla, Cristóbal Martínez.

Si bien en un principio el hasta ayer coordinador de la Zona de Oportunidades (ex Rezago) asumiría en Itata, finalmente tendrá la responsabilidad de dirigir la segunda provincia más grande de la región en cuanto a población.

“Yo estaba trabajando en Itata hasta hoy (ayer), sé que mi nombre estaba sobre la mesa, y uno en cierta forma pone su trabajo y ganas a  disposición, y el Presidente decide. Sé que mi nombre estaba arriba, pero no tenía mayor claridad si era Itata, Punilla o Diguillín”, sostuvo el ingeniero comercial, quien informó la problemática del territorio.

“De cierta forma, las tres provincias comparten temas muy similares, como el agua, la agricultura. Los problemas son relativamente similares a distinta escala”, afirmó.

Sobre si será un desafío trabajar con alcaldes ‘peso pesado’, como Hugo Gebríe, Víctor Toro o Carlos Chandía, Martínez manifestó que “lo que nos caracteriza a los jóvenes es que mientras más desafiante y compleja sea la situación, más ganas y motivación le pone uno a lo que está haciendo”.

Si bien será dueño de casa mañana, en el acto central de instalación, recalca que será la gente la protagonista. “Es importante que ellos se sientan parte de este inicio de región”, admitió, agregando que la coordinación del programa Zona de Oportunidades será algo que deberá definir el intendente Arrau.
Acercarse a la comunidad

Rossana Yáñez estaba feliz cuando a las 17.00 horas de ayer la llamó el subsecretario Ubilla para nombrarla gobernadora de la Provincia de Itata.

“Mi nombre surgió el viernes. Me llamaron para pedir mi currículum y el lunes me pidieron otros datos. Si bien estaba muy bien trabajando junto al alcalde Sergio Zarzar como jefa de Gabinete, me llamó la atención el hecho de poder colaborar con este territorio pobre, que tiene muchas carencias, sobre todo, relacionadas a los adultos mayores. Es un desafío muy motivante para mí, por lo que dije ‘vamos’”, aseveró la nueva autoridad, quien recibió todo el apoyo familiar, ya que tendrá que viajar cerca de 70 kilómetros todos los días hasta Quirihue.

“Hay que hacerlo no más, hay cosas que valen la pena, este desafío no lo dejo por eso”, asumió.

Entre sus prioridades está  reunirse con los alcaldes de la provincia y con el equipo de la Zona de Oportunidades, para empaparse de los programas  que están ejecutándose.

“La petición del Presidente es acercarnos a la comunidad. Es tan necesario que como autoridades nos preocupemos de lo que la gente quiere y no de lo que nosotros consideramos importante. Debemos recoger inquietudes para proponer soluciones”, planteó

Roles diferentes
Para el futuro intendente Martín Arrau, el rol de cada uno de los gobernadores dependerá de la provincia. 

“Por ejemplo, en Itata, será tremendo el rol que deberá ejercer Rossana Yáñez, ser la voz de personas que están en una zona de rezago, de retraso importante, y ahí cualquier proyecto que desarrollemos será un aporte, en conectividad, agua, redes asistenciales, etc. Ella es de las que tendrán mayor responsabilidad, pues es la zona con mayores necesidades”, dijo.

Por el contrario, añadió, la gobernadora de Diguillín, Paola Becker, tendrá una labor de mayor cercanía, dada la mayor cantidad de habitantes. 

“Es otro rol, más de Gobierno en terreno que en Itata, donde se dará naturalmente, pues son menos habitantes. En Punilla, en tanto, está claro el desafío, que va más por el desarrollo agrícola. Cada uno de los gobernadores tendrá distintas misiones, el trabajo que hagan dependerá de su propia gestión”, aseveró el futuro intendente.

Seremis
Desde el Ministerio del Interior anunciaron ayer que nombrarán a los seremis de Ñuble hoy, en el acto de las 19.00 horas en el Teatro Municipal de Chillán.
Extraoficialmente, estarían confirmados Doris Osses (UDI) en Desarrollo Social; Juan Carlos Molina (RN) en Agricultura; Yeniffer Ferrada (RN) en Trabajo; Jacqueline Guíñez (RN) en Justicia; Roger Cisterna (RN), en Economía; Patricio Caamaño (RN), en Medio Ambiente; Soledad Castro (independiente), en Cultura; Rodrigo Ramírez (UDI), en Deporte; Felipe Rössler, en Educación; Ignacio Vera (UDI), en Obras Públicas; Gustavo Pinto (RN), en Energía; Cristóbal Jardúa (UDI), en Transportes; Bárbara Hennig (Evópoli), en Mujer y Equidad de Género y Carolina Navarrete (UDI), en Bienes Nacionales.

En Segegob, sale María Isabel Ortiz, de Evópoli, y entraría Renán Cabezas, de RN; en tanto en Vivienda asumiría el actual delegado del Serviu, Enrique Rivas (RN). En Salud, en tanto, estaba la posibilidad ayer que Marta Bravo (UDI) no asumiera como seremi, y la reemplazara el actual seremi de Salud de Bío Bío, Erick Jiménez (RN).

De confirmarse este gabinete, RN quedaría con nueve seremis, la UDI con seis, Evópoli con una y una independiente. La cartera de Hacienda, en tanto, no se instalará en Ñuble, por lo que el delegado Álvaro Pezoa no asumirá el cargo.

Los coordinadores regionales de Seguridad Pública, Alan Ibáñez (UDI) y de la Subdere, Bárbara Kopplin (Ind.) también serían ratificados.

Comentarios