¿Ñuble nace alejada del cuoteo y los “pitutos”?

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa 07:30 AM 2018-09-03

Pocos se sorprendieron cuando en una entrevista emitida por radio La Discusión, la delegada ministerial de Bienes Nacionales, Carolina Navarrete (UDI), reconoció que ella había llegado al puesto gracias al diputado Gustavo Sanhueza.

Si bien las seremías son cargos políticos y de confianza, a veces las capacidades técnicas son invisibilizadas por un carné de militancia, algo que durante el proceso de instalación de la Región de Ñuble, y específicamente en la búsqueda de personal para llenar los nuevos cargos públicos, no ha estado ausente.

Hasta el momento, pocas han sido las convocatorias para profesionales, técnicos y administrativos que se han ofrecido vía Servicio Civil. En el caso de Gobierno Interior, ha sido la Delegación Presidencial la que ha estado recibiendo currículums y entrevistando personas. Y la pregunta sobre militancia u orientación política no ha estado ausente.

En el caso de los cargos que se tienen que proveer vía Alta Dirección Pública (21 de 26 directores regionales de servicio), solo se encuentran en proceso cuatro concursos (Sence, Sernac, Sename e Instituto de Previsión Social), cuyos resultados podrían estar en octubre, por lo que la totalidad de los cargos directivos partirán con subrogantes.

El delegado presidencial, Martín Arrau, ha defendido el proceso en todo momento, el cual, a su juicio, ha sido transparente y ajustado a los tiempos y presupuestos disponibles. Incluso, estuvo en Chillán el director nacional del Servicio Civil, Alejandro Weber, quien se comprometió a supervisar la mayor cantidad posible de ofertas laborales para la nueva región.

“Sectarismo”
“Lamento profundamente que se haya terminado la transversalidad política, que yo personalmente me esmeré en mantener por años. La historia la tenemos escrita y la hicimos nosotros, pues nadie podrá jamás borrarla, ni siquiera cambiando un letrero. Hay muchos miembros y exmiembros del directorio del comité Ñuble Región molestos, porque no ven a un hijo, a un nieto o a un vecino profesional, técnico o administrativo trabajando en su nueva región”, sostiene el presidente del comité Ñuble Región, Hérex Fuentes, quien apunta a que han primado criterios partidistas por sobre los técnicos, y que en muchos casos, se ha optado por profesionales de otras ciudades.

Al respecto, el senador, Felipe Harboe, ha manifestado su preocupación respecto del “sectarismo” que se estaría ejerciendo en el proceso de instalación, “no de parte del delegado Martín Arrau, sino de quienes lo ‘tironean’.  

“Espero que él tenga la capacidad de resistir a la tentación o a la presión que está sufriendo por parte de los partidos de derecha para llenar el Gobierno Regional de operadores políticos”, aseveró.

Para el diputado de RN, Frank Sauerbaum, los reclamos no son válidos, pues “se han hecho exigencias a quienes ocupan cargos de relevancia para cumplir con los estándares que se merece la nueva región. La oposición tiene que fiscalizar este proceso y nos parece muy bien, siempre y cuando, se haga de manera constructiva”, manifestó.

¿Es transparente la ADP?
Se ha instalado el debate respecto de si el sistema de Alta Dirección Pública (ADP) privilegia o no los aspectos técnicos, pues muchos piensan que a fin de cuentas, con la terna de profesionales en la mano, la autoridad política no siempre elige al mejor, sino que al afín; y que a lo largo del proceso, ese ‘afín’ ha tenido asegurado desde el comienzo su ‘pole position’.

Rodrigo Egaña, economista y especialista en gestión pública, quien lideró el Proyecto de Reforma y Modernización del Estado, y se desempeñó como director de la Dirección Nacional del Servicio Civil y como presidente del Consejo de Alta Dirección Pública sostiene que no es correcto plantear -como lo han dichos algunos-, que los nombramientos  de directivos ADP son políticos.

“El sistema, lo que ha intentado garantizar, es el mérito, que quienes sean nominados, sean idóneos para desempeñar el cargo. Después está la decisión de la autoridad, que a partir de una nómina puede determinar quién es más conveniente para asumir el cargo. Plantear de partida que en la ADP hay nombramientos netamente políticos, creo que es un error de interpretación sobre el sentido del modelo de ADP”, planteó.

Comentarios