Haitiana murió en San Carlos: Gobierno intenta contactar a familia

Por: Cristóbal Vaccaro Fotografía: Contexto | Agencia UNO 08:45 PM 2018-09-02

Un infarto fulminante habría terminado con la vida de Eberthe Marsan, una mujer haitiana de 47 años que falleció el pasado sábado en un domicilio de San Carlos, provincia de Punilla.

Según consignó el medio local San Carlos Online, Eberthe trabajaba como cuidadora de un menor, que fue precisamente el que advirtió la muerte de la mujer, la que luego fue constatada por personal de emergencias y la PDI, quienes descartaron la participación de terceros.

La gobernadora de Ñuble, Paola Becker expliccó que ya se han establecido los contactos con la Embajada de Haití en Chile para notificar a la familia sobre el hecho.

Sin embargo, La jefa provincial dijo que se deben esperar los peritajes del Servicio Médico Legal (SML) y las decisiones que pueda tomar la Fiscalía.

"Desde primera hora la Gobernación ha estado atenta a este caso y ha establecido los contactos con la Embajada de Haití. Se está a la espera de la autopsia, lo que señale la Fiscalia y por supuesto las determinaciones de la familia que se encuentra en Haití", explicó.

En San Carlos en tanto, una funeraria local donó una urna y la realización de los servicios correspondientes, mientras que el municipio anunció que donaría un nicho para la realización del eventual entierro, si es que la familia decidiera enterrarla en Chile.

Sin embargo, y tal como ocurrió con el caso de los tres haitianos fallecidos por inhalación de monóxido de carbono en Coelemu, tras la muerte cuando se complejizan los trámites para la repatriación de los cuerpos o bien su entierro.

Bolivar Deloit, vocero de la comunidad de Haitianos en Ñuble, explicó que "primero hay que contactar a la familia" de Eberthe Marsan para determinar si sus restos serán repatriados o enterrados en la región de Ñuble.

Desde el Gobierno Provincial también detallaron que, una vez entregada la autopsia, se esperará la decisión de la familia respecto a la realización de los funerales o bien la repatriación del cuerpo.

Comentarios