“Pasan años antes que los procesados confiesen”

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Víctor Orellana 08:40 PM 2017-05-27

El ministro Carlos Aldana, de la Corte de Apelaciones de Concepción, tomó las nueve causas sobre violaciones a Derechos Humanos que se estaban investigando en el Tribunal de Alzada chillanejo, luego que en una disposición de la Corte Suprema se decidiera nombrar jueces con dedicación exclusiva y dejar todas las causas del país en mano de cuatro magistrados.

Si bien la determinación de la Suprema se informó en 2013, fue en abril de 2017 que el magistrado Aldana terminó de recibir las carpetas de investigación de los casos ñublensinos que, hasta entonces, estaban en manos del ministro Claudio Arias.

“Y en un mes el ministro Aldana hizo lo que los ministros de la Corte de acá no han hecho en todo este tiempo”, dice crítica Rosario Peña, dirigenta de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos de Chillán, objeción que es apoyada por la totalidad de manifestantes que el pasado miércoles esperaron al general de Carabineros (r) Patricio Jeldres, procesado por dos casos en Ñuble, para “funarlo”.

Sin embargo, el ministro Aldana prefiere ser menos lapidario, cuando LA DISCUSIÓN le pregunta si encontró deficiente el estado en que estaban las causas que le traspasaron desde la Corte local.

“No, porque aquí hay mucha investigación útil, se ha avanzado y en todas ellas hay ya varios volúmenes y tienen muchas diligencias y todo eso es útil. Cada uno dentro de sus competencias ha hecho lo que ameritaba dentro de esas circunstancias, así que no tengo opinión respecto a lo que él (el ministro Arias) ha hecho, como imagino que tampoco él  la tiene respecto a lo que yo hago”, expresa.

Es más, todas las diligencias que ha realizado el juez penquista las ha desarrollado en dependencias del Primer Juzgado Civil, y no en la Corte de Apelaciones, que era hasta entonces donde se estudiaban las causas.

-¿Hay algunas más avanzadas?
-Ya las he estudiado todas. Las nueve están en sumario por lo tanto están todas en la misma etapa, algunas necesitarán más diligencias que otras, en cuatro de ellas están contempladas reconstituciones, se han concretado tres, una en San Nicolás y dos en Chillán, y la cuarta está programada para mediados de junio. En las otras cinco que quedan se debe determinar si hay requerimiento de la investigación para decretar también alguna reconstitución.

-¿Cuáles son los obstáculos que advierte?
-Estamos avanzando con las características propias de estas causas ocurridas hace más de 40 años, que no son distintas a las que he tenido en Concepción, con los mismos obstáculos, como testigos que ya han fallecido, personas que ya no recuerdan mucho lo que ocurrió. No obstante ello se puede avanzar y determinar exactamente qué ocurrió.

-¿Cómo ha sido la disposición para cooperar de los procesados?
-La colaboración es relativa, ellos han mantenido sus declaraciones como cualquier procesado o querellado. Ahora, en el caso de Jeldres, por la causa de San Nicolás, lo que ha dicho no coincide con lo que yo he logrado establecer en el proceso. Puede ocurrir igual cosa en los otros procesados y eso no sería extraño,  porque así empiezan estas causas de Derechos Humanos cuando las he tomado, de que empiezan negando y hemos llegado, en Concepción, al 90% más o menos en que la gente ha confesado después su participación.

-¿Qué tan largos pueden ser estas investigaciones?
-Las causas de Concepción ya llevan 11 años y no antes de un año de investigación se logra decir que la causa ya está afinada como para cerrar sumario, porque llegar a la verdad de lo que realmente ocurrió es muy difícil.

-¿Qué le puede decir a los familiares de los detenidos, ejecutados y desaparecidos que han manifestado tener toda la esperanza puesta en su trabajo?
-Respeto la opinión, sus esperanzas y sus pareceres, pero yo cumplo mi labor como juez y haré todo lo posible por hacerlo con el máximo de dedicación y adoptaré las medidas que crea correspondientes. Obviamente los entiendo, como entiendo la posición también de las personas que están siendo procesadas, a ambos les pido que tengan confianza en la justicia, que esa es nuestra opinión y mi compromiso.

Comentarios