Hija de Oreste Plath revivió juegos de antaño

Por: Carla Aliaga Fotografía: Gentileza UPA 09:15 PM 2017-05-25

La investigadora conversó con los estudiantes, quienes se mostraron entusiasmados con su exposición

Karen Plath es editora y consultora de diferentes instituciones privadas y públicas.

1996 murió el folclorólogo chileno, Oreste Plath, publicando más de 40 obras.

El trompo, el luche, el emboque, la cuerda y tantos otros juegos de la niñez y la de los padres y abuelos se están quedando en el baúl de los recuerdos. Una realidad que advirtió la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán y que buscó revertir en los V Diálogos de Patrimonio “Juegos y Deportes, expresiones de la cultura popular”.

Como cada año, dentro de las actividades del Mes del Patrimonio, se realiza esta instancia en torno al tema definido a nivel país, proponiendo un espacio de reflexión y de mayor profundización del tema que se celebra cada año, más allá de la fiesta que significa. Instancia en la que colaboran el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes Región del Bío Bío y el Centro de Extensión de la Universidad del Bío-Bío.

En su quinta versión, los diálogos se centraron en la identidad asociada a los juegos tradicionales y al fútbol. La jornada se dividió en dos partes: en la primera, los protagonistas fueron Ingrid Valenzuela Fideli, futbolista amateur, y Rodrigo Herrera Ojeda, antropólogo. En la segunda, conversaron José Alberto Sánchez Cortés, volantinero, junto a Karen Plath Müller Turina, investigadora de arte, folclor y juegos tradicionales y heredera del legado de su padre, el folclorólogo chileno Oreste Plath. 

“Los juegos tradicionales son adoptados y adaptados, jugamos lo mismo en diferentes partes del mundo. Ellos son un patrimonio de los pueblos del mundo, es mucho más que un mero pasatiempo. Somos depositarios del patrimonio cultural, regional. Los juegos revisten un carácter universal”, explicó Karen Plath Müller Turina.


Fue ella quien puso énfasis en rescatar los juegos tradicionales, tan perdidos en la actualidad por las familias. “Ha entrado fuerte el tema de internet y los celulares. Los padres recurren a ellos porque es más fácil, pero creo que hay que darse un tiempo para todo”, sostuvo la investigadora y agregó que “el juego involucra el sentir, la voz, la emoción, el cariño, de dar vuelta y repetir, no puede ser solo tecnología. Son valores que no se pueden perder y que están desde la antigüedad, de Grecia, China, Roma, y que han perdurado por años, pero la familia lo ha perdido”.

Karen Plath exhibió a los escolares que asistieron a los diálogos un sinnúmero de juguetes de antaño. Los menores se interesaron al conocer su procedencia y su utilidad.

“El día que en que doy la conferencia se entusiasman   tanto los niños como los adultos, pero luego llegan a la casa y no lo fabrican ni los salen a comprar. La gente está muy cómoda”, enfatizó Plath, quien de todos modos aplaudió la gestión de la UPA por sacar a adultos y niños a jugar en sus barrios. Al menos durante este mes.

Comentarios