Alertan sobre destrucción de empleos en Chillán

Por: Roberto Fernández Fotografía: FACE-UBB 10:05 PM 2017-05-24

El destacado economista Gonzalo Sanhueza dictó la conferencia “Escenario económico para el 2017”.

Gonzalo Sanhueza es socio de Econsult y miembro del consejo de política monetaria del Banco Central.

26% reconoce una situación complicada en materia de deuda, cifra que sube a 32% entre los jóvenes.

Los resultados del estudio de opinión “El pulso de la economía desde Ñuble”, desarrollado en Chillán por Corñuble y la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE) de la Universidad del Bío-Bío, no solo mostraron un mejoramiento de la confianza de los consumidores en el futuro, sino que reveló un empeoramiento del endeudamiento en algunos sectores de la población, lo que en opinión del decano de la FACE, Benito Umaña, está relacionado directamente con la destrucción de empleos en la ciudad.

La presentación de los resultados y conclusiones del estudio se realizó ayer en el Centro de Extensión de la UBB, actividad en la que además, el economista Gonzalo Sanhueza Dueñas dictó la conferencia “Escenario económico para el 2017”.

Desempleo encubierto
En la encuesta, un 46,5% de los consultados reconoció que al menos un miembro de su hogar se encuentra sin empleo, una cifra que Umaña calificó como elevada y que comparó con el 7,9% de desocupación en Chillán según la encuesta del INE para el trimestre enero-marzo, guarismo que supera el promedio regional (6,8%) y el nacional (6,6%).

El académico destacó que un 21% de los encuestados dijo tener un empleo por cuenta propia, vale decir, trabajos independientes en su mayoría informales, lo que en opinión del académico es una señal de la precarización del empleo en la zona, que disfraza un desempleo mucho mayor, generado como consecuencia de la desaceleración económica que ha golpeado principalmente a aquellas personas con menores niveles de educación.

Asimismo, Sanhueza, quien hizo hincapié en que la economía chilena se encuentra estancada, expresó que los indicadores muestran un rezago de la Región del Bío Bío respecto del resto del país, con proyecciones de inversión bajas y un estancamiento en las exportaciones. Eso se traduce, por ejemplo, en que la tasa de pobreza en Chillán sea de 16,3%, versus el promedio nacional de 11,7%. “Y como consecuencia de ello el desempleo ha estado subiendo en Ñuble, y Chillán tiene un problema estructural de desempleo, que es muy alto”. 

Ello, explicó Umaña, tiene directa relación con la escasa diversificación de la matriz productiva local, dependiente principalmente de la agricultura y el sector forestal, y eso hace que la economía local sea muy vulnerable a los vaivenes económicos. “La volatilidad del empleo en Chillán es muy alta y eso es porque depende de pocos sectores que tienen una marcada estacionalidad”, comentó.

De esta forma, se estima que ese 7,9% de desocupación en la intercomuna esconde una cifra mayor si se suman los trabajadores por cuenta propia -entre 1 y 2 puntos porcentuales más-, así como también los trabajos de medio tiempo y aquel grupo de personas que desistieron de seguir buscando un empleo, por las dificultades del mercado laboral actual, aunque aun tienen interés en trabajar. De hecho, en el sondeo de Corñuble un 21,9% de los consultados afirmó que no hay oportunidad de encontrar empleo en los próximos seis  meses, versus un 35,4% que cree que sí hay.

Proyecciones y optimismo
Se espera, sin embargo, que la situación comience a mejorar a partir del próximo año, debido a las positivas cifras que exhiben los principales mercados del mundo y a una recuperación de las confianzas y las expectativas de los inversionistas y de los consumidores, explicó Sanhueza, a partir de las encuestas que realiza el Banco Central, y que se refleja también en el sondeo de Corñuble, por ejemplo, en materia de decisiones de compra de viviendas o en la expectativa de mayores ingresos.

Frente a ello, Juan Ramírez, presidente de Corñuble, se mostró optimista frente a los efectos que pueda tener la rebaja en la tasa de interés, por ejemplo, en el sector construcción, donde se prevé un aumento de las ventas de viviendas y la reactivación de proyectos de inversión que han estado paralizados, principalmente del rubro energético.

Comentarios