UPA Chillán premió a los defensores del patrimonio

Por: Carla Aliaga Fotografía: Gentileza UPA 09:30 PM 2017-05-23

Los homenajeados llegaron hasta la Municipalidad de Chillán para recibir su reconociemiento.

Uno de los premiados fue el programa del Minvu Quiero mi barrio, que tiene un proyectos de recuperación de Quinchamalí.

Como parte de las actividades del Mes del Patrimonio, la Municipalidad de Chillán, a través de su Unidad de Patrimonio, destacó prácticas, personas, proyectos y organizaciones cuyas acciones resultan significativas para la protección, conservación y difusión del patrimonio cultural. Lo anterior, con el fin de visibilizar los diferentes aspectos que configuran la identidad, fomentando a través de un reconocimiento formal su fortalecimiento y puesta en valor como parte integral de la definición como chillanejos.

En su quinta versión, el Reconocimiento Municipal de Patrimonio recayó en dos universidades, una escuela, un programa de gobierno y un artesano.

Categorías
En “Ciudad” fue destacado el archivo de Arquitectura de la Universidad del Bío-Bío, por salvaguardar y valorizar la memoria documental relativa al patrimonio arquitectónico y urbano de Chillán y de la región.  El archivo fue fundado en noviembre de 2005 como resultado de un proyecto de la casa de estudios con el apoyo de la Fundación Andes y el Centro Nacional del Patrimonio Fotográfico. 

En la categoría “Barrios”, el  Programa Quiero Mi Barrio del Ministerio de Vivienda Urbanismo, recibió el reconocimiento por considerar la identidad y el patrimonio en el desarrollo de los proyectos realizados en Chillán.  

El Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Concepción fue destacado por trabajar en la preservación del patrimonio natural. El centro recibe regularmente especies silvestres afectadas por distintas dolencias, las cuales deben ser sometidas a diversos manejos para lograr que se recuperen y poder con suerte a futuro ser liberadas o derivadas a zoológicos existentes en el país.

La categoría “Niños” fue representada en esta oportunidad por la Escuela Palestina por el desarrollo de  la iniciativa de educación patrimonial en el  Barrio Santa Elvira “Unidos por el patrimonio y el medio ambiente”, que busca que los más de 200 estudiantes de la escuela ubicada en la Población Santa Elvira, conozcan la historia del barrio mediante acciones que permiten valorar y preservar el patrimonio. 

Y en la categoría “Vivo” el premio fue para Pablo Gutiérrez Gutiérrez, por su destacada trayectoria de 52 años como chupallero. Aprendió el oficio de colchandero de su madre y abuela en su tierra natal, Ninhue. A los 14 años emigró a Chillán y trabajó en diversas sombrererías.

Comentarios