Los cadetes que se ilusionan con el llamado al primer equipo

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Gentileza jugadores 2017-05-23

“Cuando estuve en el primer equipo crecí mucho tácticamente, y gané experiencia”
Matías Gutiérrez

La serie sub-19 derrotó a rivales poderosos como Huachipato, la UC y la UdeC.

El nuevo técnico de Ñublense, Emiliano Astorga, tendrá la misión de evaluar a los canteranos de proyección para determinar quienes tienen talento para dar el salto al primer equipo en la pretemporada.

A la espera de esa evaluación, los referentes de la serie sub-19 se ilusionan con el llamado del experimentado entrenador.

Volante polifuncional
Matías Gutiérrez tiene 18 años y estuvo en el primer equipo con Pablo Abraham. Hizo cadetes de los 12 a los 18 años en Huachipato, pero en 2016 arribó a la cantera “diabla”. Juega como volante central, pero también es mixto y creativo. En la era de Abraham disputó diversos  amistosos y le marcó un gol a la UdeC. Fue citado a partidos oficiales ante Colo Colo por Copa Chile y por la Primera B frente a Copiapó, Coquimbo Unido, Magallanes, Curicó Unido.

Debutó oficialmente en el amistoso internacional ante América de Cali en Chillán.

Hoy el capitán de la sub-19 se ilusiona con el retorno al primer equipo de la mano de Emiliano Astorga. “Estamos ilusionados, esperando que llegue el profesor Astorga para que nos pueda ver y ojalá volver al primer equipo. Creo que en la etapa anterior me pasaron la cuenta las lesiones, pero me sirvió mucho mi pasada por el primer equipo para crecer, sobre todo en el aspecto táctico, porque el profesor Abraham trabajaba mucho los movimientos. Tengo buena técnica, le pego bien al balón, visión del juego y aporto mucho en la recuperación”, sentencia “Mati”.

Artillero
El goleador de la sub-19 es Luis “El Tanque” Peña, con 11 anotaciones, a tan solo cuatro del máximo anotador del torneo del Fútbol Joven. Hizo la mayoría de las inferiores en la Universidad de Concepción, pero a los 17 años recaló en la cantera de los “diablos rojos”. “Me caracterizo por ser un atacante fuerte, aguanto bien la pelota, me apoyo harto y tengo un buen cabezazo y tiro al arco. Lo que más quiere uno es subir al primer equipo y aprovechar esa oportunidad, tengo todas las ganas de estar ahí y obvio que me ilusiono con llegar y ojalá se sigan dando las cosas si Dios quiere. Mi meta en la sub-19 es ser el goleador del campeonato nacional”, comenta el centrodelantero de 1.80 metros, 19 años y nativo de San Carlos.

Muerde en defensa
El zaguero o lateral Marcos Alegría es otro de los canteranos que destaca en la sub-19 de Ñublense y se ilusiona con un llamado del primer equipo. “Soy rápido, agresivo en la marca y con buen juego aéreo. Puedo jugar de lateral derecho y central y he jugado hasta de lateral izquierdo, soy polifuncional en defensa”, cuenta.

Alegría hizo cadetes en Huachipato desde los 12 años y hace tres meses se integró a la sub-19 de Ñublense. “La idea es demostrar que uno puede estar en el primer equipo. Estoy dedicado al fútbol. Mis padres me pagan una pieza en Chillán. Pedí el pase en Huachipato y me vine a Ñublense”, confiesa el nativo de Linares.

El “fogonero”
David Tapia tiene 19 años. Juega de volante de corte. Debutó en el primer equipo con Fernando Díaz en Primera B el año 2015 y tuvo un paso por las inferiores de Colo Colo cuando tenía 11 años.


Llegó con 15 a la cantera del Rojo. “Juego de volante de contención, me puedo acomodar en cualquier parte del campo. Me ilusiono con subir al primer equipo, he trabajado duro estos meses al igual que mis compañeros de categoría. Me siento bien física y psicológicamente. Mis cualidades son buen despliegue físico, buena entrega de balón, soy fuerte defensivamente y me gusta llegar al área rival, aunque siempre queda por mejorar varias cosas como la ubicación dentro del campo de juego y la técnica individual. La clave es no parar de trabajar porque siempre me he sentido a tope para competir un lugar dentro de lo que venga”, declara el oriundo de Linares.

Comentarios