La chillaneja que atraviesa los cielos nacionales

Por: Camilo Díaz Fotografía: Gentileza Fernanda Sade 2017-05-22

Un emprendimiento laboral en torno a una revista de deportes extremos le hizo adentrarse al paracaidismo, dándole la oportunidad de foguearse con exponentes nacionales y referentes como fue el caso del fallecido Ramón “Chapa” Rojas, leyenda a nivel mundial, y quien terminara siendo su amigo.

Se trata de la chillaneja radicada en Santiago, Fernanda Sade (30), quien pertenece al único club chileno de mujeres paracaidistas llamado las Juliet Skydivers, con 15 integrantes, y que suma a su haber en su bitácora personal de saltos, un total de 115 en casi tres años de práctica de dicha disciplina.

“Para la presentación de nuestra revista Free Magazine, conocí a Circo Volante, la elite del paracaidismo deportivo en Chile, también conocí a las Juliet. Me fueron envolviendo en todo esto, y ya cuando las entrevisté a ellas (Juliet), decidí que quería hacer el curso sí o sí. Verlas cuando te hablan de paracaidismo, como que sus caras se les iluminan, y yo también quería que me pasara eso, qué es la experiencia en verdad”, evoca la chillaneja que es diseñadora gráfica de profesión, que agrega que la idea precisamente previo a la hora de saltar, una vez hecho el curso, “es poder enfrentar los miedos”.

“Si los instructores te ven con miedo, no te dejan subir al avión”, enfatiza.

De los cuatro lugares autorizados en Chile para poder realizar dichos saltos de paracaidismo deportivo, a Sade sólo le falta hacerlo en Pucón.

“He saltado en Skydive Andes, Melipilla, Paracaidismo Chile en Curacaví, y Skydive Aloha en Tapihue. Las diferencias entre ellos son los aviones y las alturas”, precisó quien ha sabido caer desde 13 mil pies de altura, agregando que en cuanto a sensaciones, varía según la experiencia.

“Al principio estás preocupada de todos los detalles y cosas que no puedes controlar, pero que con el paso de los saltos vas superando, tal y como los niños cuando aprenden a caminar (...) El segundo mientras cae comienza a deformarse. En rigor, son entre 40 y 45 segundos de caída libre, pero en esos puedes hacer distintas formaciones, y piruetas antes de abrir el paracaídas. El minuto arriba lo disfrutas a concho”, narra la adrenalínica deportista, cerrando que “todos deberían vivir la experiencia alguna vez. La idea no es caer, es sentir la sensación de volar”.

Túnel en Rusia
Específicamente el 2015 en San Petersburgo, Rusia, Sade tuvo la oportunidad de saltar en el Flay Station, en túnel, bajo la tutela de Leonid Volkov, quien fuese campeón en la versión 2015 de los Wind Games.

“Túnel es un edificio, que tiene una turbina especial en el fondo, donde el aire es fuerte y puedes hacer distintas figuras y entrenamientos, con una experiencia que fue increíble”, expresa, quien en rigor hiciera 2 horas y media de dicho salto.

Actualmente la deportista, quien por su trabajo tuvo la oportunidad de compartir con la leyenda del skate “Tony” Howk, entre otras figuras, trabaja en un proyecto audiovisual denominado “El Mundo es tu Patio”, dedicado al acceso que tienen los chilenos al deporte extremo, junto a los también chillanejos Felipe Lagos y Álvaro Matamala, quienes hacen un llamado abierto a sumarse a la iniciativa.

Comentarios