Nueva economía

Por: 09:00 AM 2017-05-22

Así como la Región del Bío Bío se ha ido quedando atrás en su sitial dentro de del país para vivir o invertir, su desarrollo económico, muy anclado en los commodities y poco diversificado, también complica a Ñuble.

La gran diversidad en recursos naturales y el orgullo de sus habitantes, hacen que Ñuble, al menos en teoría, sea un territorio con un interesante potencial por desarrollar. 

Pero la realidad, incluso histórica, deja en evidencia una situación mucho más precaria y lábil. Desde siempre Ñuble se ha desenvuelto en un sistema monoproductor, muy dependiente de la explotación de recursos naturales. Primero fue el trigo y luego las plantaciones forestales. Ahora son las plantaciones de frutales de exportación.

Este proceso, nos lleva a la realidad actual, donde la industria asociada al desarrollo forestal y a la agroalimentación son las principales actividades que mueven la economía local.

Si se observa entonces la manera como se ha ido gestionando la matriz productiva, resulta fácil advertir que es extremadamente dependiente de los ciclos de la actividad económica y de compleja readaptación ante estos cambios. Ante ello, los especialistas hacen sus recomendaciones para fortalecer la malla en que se sustenta la producción y desarrollo local.

Un primer punto, está en la urgente necesidad de diversificar esta matriz. Pare ello se requiere inversión, y para atraer la inversión urge ampliar la investigación en ciencia y desarrollo, así como la innovación. En esta etapa juegan un rol significativo las instituciones de educación superior, que son las que deben generar este conocimiento en conjunto con el resto de la sociedad.

Otra de las recomendaciones va por la vía de la innovación y el valor agregado a las exportaciones tradicionales. En este aspecto algo se ha ido avanzando y hoy se observan algunos nichos que están apostando a esta idea, principalmente en la agricultura. Por otra parte el emprendimiento privado es algo que sin estar mencionado como un factor por los expertos, sin duda es uno de los pilares para poder avanzar en las otras áreas. 

Finalmente, la descentralización aparece como otro de los factores a considerar y que cruza todos los aspectos del proceso productivo. Sin embargo, conociendo las resistencias sistémicas para avanzar, ello no puede constituirse en un obstáculo para dar un salto en materia de crecimiento productivo.

Ñuble ha sufrido numerosos intentos de desarrollo económico frustrado. La experiencia de los errores y fracasos son instancias de aprendizaje y deben ser aprovechadas en ese sentido. Hoy la creación de la Región es una inédita oportunidad para recomenzar,  sin esperar recetas del nivel central, sino que con la fuerza que existe en la propia ciudadanía y líderes locales.

Comentarios