Pretemporada diabla también saldrá de Chillán

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-05-22

A menos de 10 días del inicio de la pretemporada de Ñublense de cara al Torneo de Transición del segundo semestre y previo a lo que será la Copa Chile, ya se delinea lo que serán los trabajos preparativos del nuevo plantel diablo, cuya misión es, en el primer plazo, zafar de los últimos puestos para alivianar la presión al equipo, y tras ello, ser protagonista del campeonato corto que se avecina, reencantando al hincha que quiere ver a su equipo en puestos de avanzada.

Para lo anterior, clave será el trabajo del cuerpo técnico de Emiliano Astorga, en particular la figura del preparador físico Denis Escobar.

El penquista aventuró a lo que dedicará su trabajo en el poco más de un mes que tendrán, considerando que la Copa Chile tendría como fecha de inicio el 8 de julio, pues podría postergarse una semana más, mientras que la competencia en la Primera B tendrá su pitazo inicial el 28 de julio.

El sello del nuevo Ñublense
Para Escobar, el sello del nuevo equipo chillanejo desde su punto de vista como preparador físico, dará cuenta de un equipo “con jugadores intensos, y donde se pueda tener una presión idónea en la zona media. La idea de nosotros, en lo físico, es lograr que duren ese ritmo constante hasta el minuto 85 o 90 si es necesario, de parte del mayor número posible de jugadores del plantel”, aventura el penquista, además de la preocupación de quienes tengan menor carga de partidos, “poniéndose en casos de quienes vengan a reemplazar a un jugador que venga de titular, y que lo haga de buena manera, además de mantener una competitividad constante en el equipo”.

Metodología integrada
Una vez arrancada la competencia, tanto en Copa Chile como en el Torneo de Transición, Ñublense trabajará con una metodología integrada según adelantó Escobar, sin dejar nada fuera.

“En el aspecto físico involucramos de todo, desde carreras continuas, hasta trabajos intermitentes. Trabajos intervalados, hartas jugadas reducidas, con objetivos específicos del sistema de juego que va a ocupar el ‘profe’. Pasamos por todo, y en pretemporada la verdad que eso le da una variabilidad a los entrenamientos enorme, y por ende, también le va cambiando los estímulos a los jugadores y reduce la cantidad de lesiones”, afirma el profesional.

En lo que a trabajo señala, se realizará un periodo de readaptación de entrenamientos, reajustes, evaluar en el nivel que llegarán los jugadores, readaptar el organismo para las cargas que se vienen que serán más fuertes. En el segundo microciclo se aumentarán los volúmenes para prepararlos para el tercer microciclo, que será el más fuerte, y tener así un organismo más adaptado para cargas elevadas en intensidad. Tras ello se pasa a un microciclo de recuperación, y luego relucir las capacidades a mejorar, y todo entrelazado con el uso de balón”, detalla Escobar.

La novedad, a diferencia de los dos últimos años, es que Ñublense haría parte de su pretemporada fuera de la ciudad, en un lugar aún por definir, dado que actualmente se evalúan los costos de ello, por lo que sería dentro de la Región.

Antes del inicio de la pretemporada, el 1 de junio, el cuerpo técnico verá el trabajo de los cadetes y vislumbrar quiénes podrían sumar minutaje de sub 20 en cancha.

Comentarios