Municipios enfrentan 28 demandas por despidos

Por: Felipe Ahumada 02:55 PM 2017-05-21

El 24 de marzo de 2017 ingresó al Juzgado de Letras de Bulnes un escrito realizado por la profesora Ángela Cárdenas Carrasco, demandando a la Municipalidad de San Ignacio, representada por el alcalde Osiel Soto (UDI), acusándolo de despido injustificado. En el texto legal, la docente asegura haber sido contratada en 2010 como educadora del Departamento Municipal de Educación (Daem), con Wilson Olivares como jefe comunal, especificando además, que en 2016 firmó una extensión hasta noviembre de 2017 por un sueldo de $1.400.000, sin embargo, al asumir Osiel Soto, quien derrotó en las urnas a Olivares, fue despedida por “necesidades de la empresa” el 28 de diciembre de 2016.

En la misma demanda, Cárdenas alega que se trata de un despido injustificado añadiendo que “se me discrimina por mi inclinación política” y por no compartir la del actual jefe comunal. Este tipo de demanda se repite en dos oportunidades más en la misma comuna y en contra del mismo alcalde, dejando a San Ignacio como una de las cuatro comunas en las que hubo cambios en la jefatura muncipal en los que se ha repetido esta misma denuncia. Son 28 las denuncias que todavía no han llegado a veredicto en Ñuble, de las cuales 14 corresponden a Coelemu, la comuna con más ingresos.

“Esto es inédito, no se había visto nunca antes en la comuna”, dice el alcalde aludido, Alejandro Pedreros (Ind. NM), quien derrotó a la entonces alcaldesa RN Laura Aravena. “No se trata de despidos injustificados, simplemente no se le renovó el contrato a varias personas que terminaban su vínculo laboral con el municipio en diciembre del 2016, o personal de algunos departamentos que estaban pésimamente evaluados, como Vivienda, entendiendo que hace más de 18 años que no se construía una población”, afirmó Pedreros, quien añadió que “hay una presión y un hostigamiento muy fuerte para que estas personas demanden al municipio, y la verdad es que parece que no se esperaban la derrota de la alcaldesa, y eso los tomó por sorpresa y les dolió bastante”.

“Esto no es una fábrica”

La segunda comuna con más demandas laborales es Cobquecura, que hoy dirige el PRSD Julio Fuentes. Con 10 causas, la última que ingresó (el 17 de mayo) es del contador Sergio Devia Cortés, quien menciona en el escrito confeccionado por el abogado Gregorio Crisóstomo Sepúlveda, que comenzó a trabajar en ese municipio en 2014, sin embargo, y a raíz de las múltiples licencias médicas presentadas por el director de Finanzas, a contar de junio de 2016 empezó a realizar tales funciones, lo que le significó una prórroga de contrata que vencía en marzo de este año.

Tal decreto se derogó antes del plazo establecido comunicándole la determinación vía correo electrónico. Una vez más, las diferencias políticas se plantean en el escrito como causa basal del despido injustificado. Y lo mismo en el resto de las municipalidades demandadas. Osiel Soto (UDI), alcalde de San Ignacio, por el contrario, plantea que “estas situaciones son dolorosas, pero si no renovamos algunos contratos fue porque cuando asumí como alcalde me encontré con un déficit muy grande. Es doloroso no renovar contratos, pero también duele no tener para pagar remedios, para no pagarle a los proveedores que tanto han esperado”. Como colorario, Soto zanja que “las personas tienen que entender que esto no es una fábrica, la municipalidad es un lugar para venir a trabajar por la comuna, no para ganar plata”.

Comentarios