Para el año 2021 estaría lista la primera manzana de genética chilena

Por: José Luis Montes 11:10 PM 2016-04-01

En seminario y día de campo efectuado en el predio experimental Santa Rosa de  INIA se divulgaron los “Avances y Resultados del Mejoramiento Genético y Enfermedades en Manzanos”, donde el director del proyecto el investigador local Pablo Grau, informó que ya se pasó a un ensayo a nivel comercial con cinco líneas de variedades mejoradas de manzanas, el que contaría con al menos una variedad de manzana chilena al año 2021.


Cerca de 40 personas, entre investigadores, productores y exportadores, venidos de distintos lugares del país, se juntaron en Chillán para conocer este trabajo que data del año 2006 y que ya está arrojando resultados. La actividad consistió en presentaciones del avance y detalles de lo que se está haciendo, una visita al huerto experimental y culminó con una degustación de 15 variedades de líneas de manzanas obtenidas en el proyecto, con calificación de cualidades del fruto como crocancia, dulzor, color y otras variables.


Los expositores de la jornada fueron el jefe de proyecto Pablo Grau, que habló de la metodología que se utiliza en el largo proceso que toma la selección genética, donde los resultados para descarte de variedades recién se aprecian al cuarto año. 


El genetista explicó luego que al llegar a seleccionarse la variedad, viene un proceso de reproducción de plantas, que solo puede realizarse a través de injertos, ya que en las manzanas no se utilizan técnicas de micropropagación, por lo que cada árbol de la nueva variedad es un injerto sobre determinado portainjerto, pero se va multiplicando de una sola planta madre.


Juan Pablo Zoffoli, de la  Universidad Católica, está a cargo de la vida post cosecha de las variedades, lo que es un tema de suma importancia ya que la fruta de exportación chilena debe ser resistente  y de larga vida luego de cosechada, ya que debe llegar por vía marítima a mercados lejanos. 


Comentó que este trabajo en equipo a largo plazo ha sido una experiencia interesante y que se han testado miles de frutas con un patrón de búsqueda específico, pero que en el camino van apareciendo otros sabores, aromas, colores y formas, que también resultan muy atractivos. Dijo que la expresión de una planta es una parte genética y la otra medioambiental y que Chillán siendo una zona extrema en temperaturas, es muy buena para elaborar y verificar materiales, ya que si funcionan en Chillán, también lo harán en otros lados.


La tercera charla fue del especialista Andrés France de INIA, quien comentó que una de las cualidades que se busca en la nueva manzana chilena es la resistencia al venturia, un hongo que reduce la producción y daña los huertos. El científico también dio importancia a la prevención del “plateado”, otro hongo que igual que la venturia ingresa a la planta a través de los cortes de poda y que pueden ser tratado en forma preventiva evitando las podas en momentos de  la acumulación de esporas en el aire, lo que ocurre desde que se inicia el periodo de lluvias, ya que el hongo busca humedad.

Comentarios