Más de $10 millones pierden locatarios de Coihueco por ola de robos

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Vícto Orellana 10:55 PM 2016-04-01

Cuando un lugar es afectado por una ola de robos, las sensaciones más adivinables en quienes resultaron ser las víctimas suele ser las de la rabia, impotencia y miedo.


Pero tras casi siete casos que tuvieron como afectados a dueños de locales comerciales de Coihueco, una nueva emoción se suma a las ya clásicas: la decepción.


Esto porque en la comuna, cuando empezaron a notar que se trataban de casos repetidos y con un modus operandi similar, la PDI y Carabineros iniciaron una serie de investigaciones las que hasta el momento han arrojado que uno de los principales sospechosos es un joven de 22 años, “y que es una persona que todos conocemos desde niño. De hecho vive como a 50 metros de nuestro local y toda la vida ha venido a comprar acá”, explicó Kimberly Espinoza, del minimarket El Quijote.


Solo en ese local, que ya ha sufrido dos robos, las sumas declaradas como pérdidas por este ilícito ascienden a los 3 millones 250 mil pesos.


“La primera vez nos robaron hasta las cámaras y el aparato que grababa, pero ahora creo que no robaron más porque sonaron las alarmas”, agregó la comerciante.


Opinión y sentimientos similares expresó Rosa Ferrada, del bazar y librería Génesis, a quien incluso le abrieron las ventanas del living de su casa para poder ingresar al local.


“Los escuché y la verdad me dio miedo levantarme a ver. Menos mal que no lo hice porque quizás qué hubiera pasado si me los encuentro”, comentó.


Ella también conoce al sospechoso desde pequeño, quien al igual que el resto de su familia eran clientes suyos de toda una vida.


“Lo que perdimos fue algo menos de un millón de pesos, parte era el dinero que había por la Caja Vecina, pero es decepcionante saber quién fue. El problema es que este niño estuvo preso ya por robo (cuatro años), pero todos saben que cuando una persona cae presa, después sale peor”, dijo.


Tal como en el resto de los casos, el ingreso de los delincuentes fue sin daños, e incluso sin siquiera forzar puertas, lo que ha hecho que cada uno de los siete afectados en menos de diez días hayan comenzado a buscar servicios de alarmas, cámaras de seguridad y de enrejado de ventanas, lo que es un daño al clásico bienestar de quienes viven en esa comuna.


“Lo que pasa es que todavía no estamos acostumbrados a estas cosas. Incluso los niños que nosotros conocemos como un poco desordenados y que de repente hacen cosas (se refiere a robar) decían ¿pero cómo le entran a robar a don Becar?”, apuntaba Patricia Becar, del minimarket San Sebastián ubicado frente a la Plaza de Armas de Coihueco.


Lo que ellos perdieron bordean los 2 millones de pesos, considerando cigarrillos más algunos comestibles, bebestibles y 15 mil pesos en efectivo, aparte de unos relojes de plata que eran parte de una colección del dueño.


“Saltaron por la pandereta de la casa y entraron al local por la puerta de atrás. No rompieron nada y de hecho los carabineros nos dijeron que si hubiesen querido nos hubieran robado más cosas”, apuntó Patricia.


Los locales afectados fueron El Quijote, San Esteban, El Embalse, Bazar Génesis, Supermercado Balmaceda, San Javier y el minimarket de Manuel Cofré, todos con pérdidas que oscilaban entre uno y tres millones de pesos.


aumentan patrullajes nocturnos
Las reuniones del alcalde Carlos Chandía con los comerciantes y con Carabineros se sucedieron esa misma semana.


“Sabemos que hay imágenes muy precisas y que ya existe una autorización fiscal para detener a la banda o al hechor de estos acontecimientos”, dijo el alcalde.


Conocido es que Chandía lleva años pidiendo más dotación policial, y tras una reunión con el mayor Luis Ceroni, de la 6ª Comisaría de Chillán Viejo, se logró aumentar la frecuencia de patrullajes nocturnos. De hecho los afectados destacaban que ya veían carabineros “nuevos” haciendo rondas.


Respecto al sospechoso y a su presunto cómplice, llamado “Mario”, están fuera de la ciudad, de la que al parecer habrían arrancado para evitar la detención.

Comentarios