Barrios viajó a China tras madrugadora preparación

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Diario de Concepción 2016-04-01

Tomás Barrios se embarcó anoche rumbo a China para disputar desde el 8 de abril el Master Junior que congregará a los ocho mejores tenistas de la categoría en 2015.


El tenista chillanejo, eso sí, antes se sometió a una serie de duros entrenamientos que buscaron adaptarlo al cambio horario que sufrirá en Chengdu, la ciudad china en donde se disputará la próxima semana la segunda versión del torneo que posee los mismos protocolos del circuito profesional.


De hecho, la organización ya le solicitó las medidas anatómicas al chileno para la confección del traje que lucirá en la gala oficial del certamen, entre el 8 y el 10 de abril.
La preparación fue particularmente intensa y madrugadora. Sí, porque la gran carta del tenis chillanejo tuvo que raquetear a las 4 de la madrugada en el Club Providencia para simular las 11 horas de diferencia con la ciudad oriental.


Por eso, en cada una de las tres sesiones en las que repitió la exigente rutina, en vez de desayunar, almorzaba a las 2 de la mañana (algo liviano, arroz con pollo) y se marchaba al club.


“Tomás respondió muy bien a este exigente entrenamiento, al comienzo estaba cansado, pero se fue acostumbrado, además que debía hacerlo para adaptarse a las 11 horas de diferencia que existen con China. Viaja con la mentalidad de siempre, tratar de ganar y llegar lo más arriba posible. Lo bueno es que lo apoya un gran equipo de profesionales”, revela Marcelo Barrios, padre del gran proyecto del tenis chileno. 


El equipo de trabajo que lideró la trasnochadora preparación del chillanejo lo encabezó el entrenador Guillermo Gómez, el preparador físico Marcelo Clavero y la psicóloga deportiva Anita Yávar.


Sin embargo, en China lo dirigirá el entrenador que lo forjó en Concepción, Gonzalo González.


Lo que se hizo en las sesiones fue simular que Barrios, cambiando sus comidas y horarios, entrenaba como si el reloj marcara las 4 de la tarde, por lo que se le exigía que no durmiera hasta las 10 de la mañana.


El objetivo era hacer una autorregulación biológica, mental y nutricional, para que cambiara el switch, porque en diversos torneos viajando por el mundo tendrá que hacer lo mismo.


Clavero, reconocido preparador físico nacional, explicó que Tomás fue capaz de trabajar a alta intensidad, aguantando 169 pulsaciones por minuto, aunque lo ideal es que  se mantenga en 174 o un poco más, porque a ese ritmo se entrena, por lo menos, a nivel de challenger. 


Tomás, que actualmente ocupa el puesto 719 del ranking ATP, también ensayó sus diversos golpes bajo la atenta mirada de Guillermo Gómez.


Tras su último entrenamiento en el Club Providencia, confesó que no esperaba jugar el Master Junior.


“No me lo esperaba al principio del año pasado, porque no venía jugando bien. Tenía como meta solo jugar los Grand Slam. Ahí fui subiendo y terminé entrando al Master. Espero que me vaya bien”, declaró Tomás, antes de abordar el avión.


La mejor raqueta en la historia del tenis chillanejo promete escribir otro capítulo dorado en China, pues sabe que a quien madruga, Dios lo ayuda. Y Barrios es un hombre de fe.

 

Comentarios