Astorga no podrá contar con su columna ideal

Por: Rodrigo Oses 2017-05-14

“Ojalá que puedan llegar los refuerzos de la columna vertebral que estamos pidiendo. Esperamos que se haga el esfuerzo para tenerlos, son imprecindibles porque los conocemos como trabajan y son profesionales para nuestra idea de juego”. Así reflexionaba hace algunos días Emiliano Astorga hijo, ayudante técnico de Ñublense, proyectando el pensamiento de su padre en materia de refuerzos.

Sin embargo, el deseo de ambos no podrá hacerse realidad ya que se estrelló de golpe con la capacidad negociadora del gerente deportivo Rubén Espinoza y la planificación presupuestaria del máximo accionista del club Patrick Kiblisky. Astorga pidió expresamente a cuatro jugadores que terminaron contrato en San Marcos de Arica, pero de este grupo, sólo ha sido oficializado uno, el central Hugo Bascuñán. Octavio Pozo, volante mixto, espero varios días negociar con Ñublense, tras petición previa de Astorga, pero finalmente renovó en Arica porque Kiblisky vetó este fichaje aduciendo que no era necesario si mantenía contrato vigente Sebastián Páez.

¿Se cae Silva?

Astorga cedió a la baja de Pozo, esperanzado en que los recursos se optimizaran en el fichaje del goleador de la Primera B, Michael Silva, quien “bajó” sus pretensiones para seguir negociando con Ñublense. Sin embargo, en las últimas horas, el propio jugador reconoció que está a un paso de firmar por San Marcos de Arica, club que le hizo una oferta mucho más ventajosa que la de Ñublense.

“Las conversaciones con Arica están avanzadas, estamos a un paso, aún no he firmado, pero estoy más cerca de Arica que de Ñublense”, confesó Silva, ante una inminente firma por el club ariqueño.

Astorga añoraba contar con el escurridizo goleador proyectando una dupla ofensivacon Sebastián Varas, quien debe retornar al club en junio tras cumplir su préstamo en Everton de Viña del Mar.

Más cerca

En tanto, el volante de corte Sebastián Méndez, que terminó contrato en Arica, reconoció que solo espera la respuesta de Ñublense tras hacer también un esfuerzo económico tras la propuesta inicial. El mediocampista revela que ahora están “más cerca”, pero es Ñublense el que debe responder. Si llega a acuerdo, Ñublense habrá logrado fichar a dos de los cuatro jugadore que Astorga quería para su columna vertebral. Sin embargo, si finalmente no logra un acuerdo, solo Bascuñán habrá sido el exclusivo elemento de los cuatro pedidos expresamente por Astorga, en ponerse la roja.

“La idea es que lleguen esos cuatro jugadores, porque de lo contrario, claro, hay alternativas, pero es lo que pueda traer el club”, comentó hace algunos días Astorga hijo.
Volante creativo Más allá de la columna vertebral, el nuevo técnico de Ñublense está en busca de un enganche o armador y un delantero más. Para el puesto de creador surgió el nombre de Paulo Rosales, jugador que tuvo en Unión La Calera, pero estaría fuera del limitado presupuesto del club, por lo que Astorga, tendrá que recurrir a un plan B.

En este sentido, se descartó que tuviera en carpeta a Jefferson Castillo y Matías Arrúa. Para el puesto de atacante, como alternativa, se barajan los nombres del ex Iberia, Carlos Soza, y del ex delantero de San Marcos de Arica, Francisco “Paco” Ibañez. De los canteranos, a un paso de firmar está el polifuncional Felipe Albornoz, y mantiene negociaciones el volante de corte, Michael Sobarzo, quien no aceptó la primera propuesta económica que le hizo el club para que renovara. Esta semana será clave en materia de fichajes.

Comentarios