El armado del plantel

Por: Rodrigo Oses 2017-05-08
Rodrigo Oses

Si hay una etapa clave en cada club previo a una competencia, esa es el armado del plantel. El que comete menos errores en la elección de las piezas, generalmente, logra un funcionamiento que le permite ser protagonista en el torneo y contar con variantes para el recambio, mientras otros planteles se caen a pedazos o sufren a la hora de echar mano a su banca de suplentes.

Ese es el objetivo que persigue por estos días el técnico de Ñublense, Emiliano Astorga, quien tendrá que equilibrar sus aspiraciones con la capacidad negociadora del gerente deportivo Rubén Espinoza.

Esta semana será trascendental en materia de contrataciones y la “muñeca” del ex técnico interino será puesta a prueba una vez más.

Si la dirigencia del club, y fundamentalmente, Patrick Kiblisky, entiende que Astorga y el técnico que haya sido elegido, ya lo supimos con Abraham, no hará milagros si no le traen los jugadores adecuados para plasmar su idea de juego.

Esto cobra mayor relevancia si el discurso público de los dirigentes apunta a pelear el ascenso en el Torneo de Transición. En este sentido, se espera que Ñublense haga el esfuerzo, entendiendo la conformación del plantel como una inversión y no un gasto, como un proyecto deportivo ambicioso para recuperar al público chillanejo, y no como el ejercicio del regateo que lo único que hace es socavar la calidad de un plantel desde su conformación por unos miserables pesos.

Es de esperar que a diferencia del anterior entrenador, Astorga haga respetar su criterio técnico en equilibrio con la realidad económica del club, pero en ningún caso, sacrificando su ideal de plantel, porque el que pagará después las consecuencias será él.

Comentarios