Astorga y sus esquemas tácticos predilecto

Por: Camilo Díaz Fotografía: Agencia Uno 2017-05-08

El nuevo entrenador diablo apuesta por el 4-3-3 y 3-5-2, pero por sobre todo busca el manejo del balón en la zona media

Versatilidad en jugadores es clave

“Yo iría con la ambición de llevar a Ñublense de vuelta la Primera División porque es un club que se merece estar ahí, esperamos que se pueda concretar en algún momento”, precisaba Emiliano Astorga en entrevista telefónica con Dimensión Deportiva de radio La Discusión, el 13 de abril, a un par de días de haber tenido la primera reunión y acercamiento con la dirigencia diabla, específicamente con Patrick Kiblisky.

Ya ratificado como el nuevo entrenador diablo, junto con su cuerpo técnico, integrado por su hijo como ayudante técnico, Emiliano Astorga, el preprarado físico, Denis Escobar, y el preparador de arqueros, Anibal Pinto, ahora es preciso vislumbrar cómo desde dentro de la cancha el sanantonino buscará esa ambición trazada para el equipo chillanejo.

En entrevista con el sitio web oficial de Ñublense la pasada semana, el ex Cobresal se refiere precisamente al tópico de los esquemas tácticos preferidos por él en sus equipos.

“Siempre me ha gustado el 3-5-2, dependiendo de los jugadores que tenga, pero también he estado trabajando mucho el 4-3-3, que también es importante y hay momentos en que uno lo puede ocupar. Pero independiente del sistema, es importante que el jugador esté comprometido, no quiero jugadores que sean irresponsables, para mí la responsabilidad debe ser día a día, sobre todo los fines de semana”, explicó el ex jugador.

Variación con ambos esquemas
En el mas corto plazo como adiestrador, Astorga al mando de Cobresal, precisamente recurrió a tal empleo táctico para con sus dirigidos, pero en el que no se puede profundizar mucho entendiendo que es un equipo que ya estaba conformado.

No así la gran campaña realizada con San Marcos de Arica en el Torneo de Apertura pasado, donde quedaron a 4 puntos de Curicó Unido.

Allí, con los del norte, primó el 4-3-3 y con los frutos ya mencionados.

“Le gusta que el contención pueda tener un volante mixto que ayude a tener el mayor control de balón posible. También un enganche hábil para sacarse jugadores y poder asistir bien a los delanteros. En Arica ocupamos mucho el 4-3-3, y pocas veces el 3-5-2, que la verdad por tiempo también no pudimos trabajarlo mucho allá. En la Calera cuando subimos fue lo contrario, ahí si ocupamos mucho el 3-5-2 que fue al final con el esquema que ascendimos”, explaya el ex Ñublense, Octavio Pozo.

Las palabras de “Super 8”, coinciden con lo que también expresa el preparador físico de Astorga, Denis Escobar.

“Lo que logramos con Arica, fue un equipo bastante ordenado, que trata de mantener las líneas muy juntas, permutar mucho las posiciones, es decir con posiciones establecidas pero los nombres van cambiando, como un desorden organizado”, acotó el penquista.

Permutando posiciones para desorientar el rival
Profundizando en dicho énfasis en su juego y buscando precisamente desorientar al elenco rival, Escobar reitera que es lo que más busca el estratega con sus dirigidos, lo que de paso también habla de la necesidad de futbolistas versátiles.

“De pronto el que esté jugando en el centro puede llegar jugando como externo derecho y el externo derecho pasar al medio y así van permutando posiciones, o si juega con un volante o enlace, este pueda pasar a centro delantero, o el centro delantero se pueda recoger, en el fondo permutar muchas posiciones para desorientar al rival, cosa que usa mucho y para lo que necesita jugadores versátiles”, recalca el nuevo PF diablo, ejemplificando lo hecho por Michael Silva, “quien no tenía probema de jugar por las bandas o por el centro. Cuando más provecho sacó de esto, fue cuando con más jugadores versátiles pudo contar, teniendo incluso extremos que podían pasar a ser laterales en un momento dado”, cerró.

Comentarios